Lecciones aprendidas por la UE aplicables en Libia

EMILIO HERMOSO

Mando de Adiestramiento y Doctrina del Ejército de Tierra, España

 

Title: Lessons learned by the UE applicable in Libya

Resumen: La situación de Libia constituye un desafío para la seguridad europea. El terrorismo, la inmigración ilegal y el flujo de hidrocarburos afectan su estabilidad. La atomización de poderes, en base a las autoridades locales y milicias, facilita la expansión del Daesh. La formación de un nuevo gobierno de unidad abre una ventana de esperanza. La Unión Europea pretende favorecer los procesos de reconstrucción post-conflicto y una de las áreas de trabajo es el fortalecimiento de las estructuras de seguridad. En la actualidad, la Unión Europea desarrolla diversas misiones de este tipo (EUTM Malí, Somalia, RCA, EUCAP-Sahel, EUBAM). El positivismo y el aprovechamiento de las lecciones son enfoques necesarios antes de iniciar cualquier misión, por lo que es obligado recopilar las enseñanzas de otros escenarios y aplicarlas al caso de Libia.

Palabras clave: Libia, Somalia, Seguridad, Gobernabilidad, Desarrollo

Abstract: The situation of Libya constitutes a challenge for the European security. Terrorism, illegal immigration and hydrocarbons flux affects its stability. The atomization of powers, into base of local authorities and militias, facilitates the expansion of Daesh. The formation of a new government opens a window of hope. The European Union expects to favour the process of post-conflict reconstruction and on of the working areas of security structures reinforcement. Currently, the European Union develops several missions of this kind (EUTM Mali, Somalia, RCA, EUCAP-Sahel, EUBAM). The positivism and use of lessons are necessary approaches before beginning any mission, so that it is obligatory to compile lessons from others scenarios and apply them in the case of Libya.

Keywords: Libya, Somalia, Security, Governance, Development

Recibido: 30 de junio de  2016

Aceptado: 16 de septiembre de 2016

Para citar este artículo/To cite this article: Emilio Hermoso, “Lecciones aprendidas por la UE aplicables en Libia", Revista de Estudios en Seguridad Internacional, Vol. 2, No. 2, (2016), pp. 171-204. DOI: http://dx.doi.org/10.18847/1.4.8

 

Introducción

El conflicto de Libia constituye una amenaza para la seguridad de la Unión Europea (UE), que se manifiesta, fundamentalmente, a través de la inmigración irregular y el terrorismo. Uno de los objetivos estratégicos de la UE en África es el de facilitar los procesos de reconstrucción post-conflicto a través del fortalecimiento de la paz y de la seguridad, área en la que dispone de una experiencia amplia, en base a las misiones de asistencia a fuerzas de seguridad (EUTM). La Estrategia de la UE en África establece que el positivismo y el aprovechamiento de las lecciones aprendidas son enfoques que deben primar en cualquiera de sus actuaciones.

Los objetivos de este estudio son: 1) identificar lecciones y buenas prácticas de las misiones de entrenamiento de la UE y de las Fuerzas Armadas (FAS) españolas, de cara a su aplicación en la reforma del sector de seguridad en Libia y 2) contribuir al análisis de la situación de Libia, ante una posible intervención de la Unión Europea (UE) en apoyo al Gobierno de Unidad.

 

Metodología

Este trabajo pretende responder a dos preguntas; la primera cuestión es identificar cuál es el escenario, entre los que opera la UE y las FAS españolas, que más se asemeja con la realidad de Libia. La hipótesis planteada, al respecto, es que Somalia es el conflicto que presenta más afinidades. Para demostrar esta tesis, se empleará un método científico no experimental, consistente en identificar algunas variables que determinan el entorno operativo de Libia y compararlas con la situación en otros países en los que operan las FAS.

La segunda pregunta es la siguiente: de acuerdo con las lecciones aprendidas por la UE en la misión de entrenamiento en Somalia y otras similares ¿es recomendable una intervención de la UE en apoyo a la reforma del sector de seguridad de Libia? Al respecto, la hipótesis de trabajo es que, salvo que se produzca un deterioro de la situación de seguridad, la UE no debería intervenir directamente en la reforma del sistema de seguridad de Libia. Para sustentar esta opinión, se realizará un estudio comparativo entre los casos de Libia y Somalia, que permitirá establecer generalizaciones aplicables al caso de Libia. Finalmente, se ofrecerán varias opciones de respuesta a la crisis de Libia, en base a la prospectiva de escenarios identificados por el GESI[1].

 

Desarrollo de la investigación

Definición del problema

En la actualidad, Libia ofrece un terreno seguro para la formación de terroristas que operan en Europa y en los países del Norte de África, además, la falta de un gobierno representativo dificulta la cooperación en materia de inmigración[2]. La muerte de los refugiados, en aguas del Mediterráneo, es un trauma, que degrada la imagen de la Unión Europea y pone de relieve su incapacidad para detener la tragedia humanitaria. En consecuencia, Europa siente la necesidad de actuar en favor de la estabilidad en Libia, pero precisa de garantías de éxito, ya que una intervención fallida puede ocasionar más problemas que la inacción.

La Unión Europea debe analizar el entorno del Sahel, África y Oriente Medio, en busca de modelos que les permitan identificar buenas prácticas en materia de seguridad. España es uno de los socios más comprometidos de la Unión y participa en buena parte de las misiones de asistencia a fuerzas de seguridad de la UE en suelo africano.

Por consiguiente, el problema radica en identificar un modelo con afinidades razonables a la realidad de Libia, sobre el cual implementar el saber hacer europeo, ante una posible operación de entrenamiento o asistencia militar.

 

El camino hacia la crisis libia

La revolución de Libia forma parte de las revueltas árabes iniciadas en 2011. Tras producirse los graves disturbios de Darna, Bengasi y Trípoli, el Régimen de Gadaffi bloqueó las comunicaciones y aplicó una violencia desmedida, lo que impulsó a la OTAN a intervenir[3], de tal forma que, en agosto de ese mismo año, los rebeldes irrumpieron en Trípoli y acabaron con la vida del dictador.

Los motivos que dieron origen a la revolución fueron, entre otros: el subdesarrollo, el descontento de la población ante la falta de servicios básicos, el deseo de libertad, la corrupción del régimen, los abusos de las tropas de mercenarios o el sentimiento religioso. Las operaciones se sucedieron de forma muy dinámica. Algunas ciudades fueron liberadas y recuperadas en varias ocasiones. La intervención de la OTAN supuso un factor desequilibrante en favor de la revolución. Sin embargo, la rapidez con la que se formaron los grupos armados y se sucedieron los combates favoreció la atomización de poderes. Por otro lado, la necesidad de reactivar las exportaciones de hidrocarburos requirió del apoyo de los técnicos del antiguo régimen, lo que mantuvo en el poder a buena parte de sus élites.

A partir de la caída del Régimen, se inició un proceso de ruptura entre el Gobierno de Trípoli[4] y el de Tobruk[5], que facilitó la expansión de grupos yihadistas como Ansar al Sharia o el Daesh. El 11 de septiembre de 2012, Ansar al Sharia atacó el consulado de EEUU[6] en Bengasi. Otros ataques terroristas[7]interrumpieron el flujo de los hidrocarburos hacia Europa.

En el plano internacional, algunos países árabes apoyaron a las partes enfrentadas; Turquía, Qatar y los Hermanos Musulmanes de Egipto se posicionaron a favor del gobierno de Trípoli, mientras que el régimen de Al Sisi (Egipto) y los Emiratos Árabes Unidos se decantaron por el Gobierno de Tobruk.

En medio de esta división, el Daesh se hizo con el control de algunas zonas[8], lo que facilitó la comisión de la serie de atentados[9]de 2015 y provocó la movilización internacional contra la presencia de este grupo en todo el mundo.

 

Presencia de la UE y de la FAS españolas en África

En la actualidad, la UE desarrolla un total de diez operaciones y misiones en suelo africano. España está representada en casi todas[10]. Dos de estas operaciones son navales: EUNAVFOR ATALANTA y EUNAVFOR MED Op Sophia[11], desarrolladas respectivamente en el Océano Índico y en el Mediterráneo. Tres misiones militares se encargan de proporcionar entrenamiento a las fuerzas de seguridad locales (EUTM SOMALIA, MALI y EUMAM RCA[12]). Otras tres son misiones civiles comprometidas con el desarrollo de las capacidades policiales y jurídicas (EUCAP NESTOR Cuerno de África, EUCAP SAHEL NIGER y MALI). De igual forma, la UE mantiene una misión civil en Libia para apoyar a la policía.

Este análisis, dirige su atención a las misiones militares de asistencia a fuerzas de seguridad (EUTM), donde las Fuerzas Armadas españolas (FAS), a través del Ejército de Tierra (ET), contribuyen de forma decidida. Además, España desarrolla otros proyectos de seguridad cooperativa para la formación de fuerzas de seguridad estatales en Cabo Verde (Infantería de Marina), Senegal y Mauritania (Ejército de Tierra).

 

Selección de casos

Los casos seleccionados son aquellos en los que participan las Fuerzas Armadas (FAS) españolas: EUTM-MALI, EUTM-SOMALIA, EUTM-RCA, Coalición contra el Daesh (Irak) y los programas de seguridad cooperativa desarrollados con las Fuerzas Armadas de Senegal, Cabo Verde y Mauritania. Todos se sitúan en África, con excepción de la Coalición contra el Daesh, que se desarrolla en Irak, si bien, se ha incorporado, dadas las similitudes que ofrece con el caso de Libia y por la posibilidad de que esta coalición extienda su zona de acción a Libia.

Se trata de una estrategia intensiva con pocos casos y muchas variables, lo que permite abordar el problema y centrar la atención en un grupo reducido de escenarios. Los inconvenientes de limitar la estrategia de comparación son: el sesgo selectivo y la capacidad de generalización limitada. Finalmente, la investigación se centrará en la comparación del caso más similar con el de Libia, lo que permitirá centrarse en la diferencia. La comparación se efectuará de forma diacrónica.

 

Definición de conceptos

A continuación, se exponen unos conceptos claves relacionados con las misiones de fortalecimiento del estado, lo cuales se encuentran en continua evolución y son tratados de diferente forma según la nación o la organización que las utilice.

  • Actividades de estabilización[13]: aquellas que, mediante el uso equilibrado de las capacidades coercitivas y constructivas de una fuerza militar, contribuyen a establecer un entorno seguro y estable; facilitan la reconciliación entre adversarios de carácter local y regional; y apoyan el establecimiento y desarrollo de las instituciones políticas, sociales, legales y económicas, facilitando la asunción plena de las responsabilidades de gobierno por la autoridad legítima de la nación anfitriona.
  • Reforma del sector de seguridad (SSR)[14]: proceso integral por el que se desarrollan las estructuras de seguridad efectivas que permiten proporcionar un entorno seguro a los ciudadanos del Estado apoyado.
  • Asistencia a las fuerzas de seguridad (SFA)[15]: conjunto de actividades de apoyo, que contribuyen al desarrollo y a la mejora de las fuerzas locales de una nación anfitriona (HN), de sus servicios y de sus instituciones asociadas en situaciones de paz, crisis o conflicto armado. Dichas fuerzas locales están configuradas por las fuerzas de seguridad militares indígenas de la nación anfitriona (HN).
  • Desmovilización, desarme y reintegración (DDR)[16]: proceso que contribuye a la seguridad y la estabilidad tras un conflicto, mediante la recogida de armas en poder de los combatientes (ya sea de forma individual o por unidades o grupos), la desvinculación de los mismos de las estructuras militares y la ayuda para su integración social y económica. Este proceso es aplicable a las fuerzas armadas, a la policía y a otras fuerzas regulares, así como a aquellas facciones no legítimas como grupos insurgentes, ejércitos privados, milicias, etc.

 

Situación en Libia

El panorama político de Libia se encuentra en continua evolución. Por un lado, el Gobierno de Unidad (GNA), gracias al respaldo internacional recibido de NNUU y de la UE[17], se está consolidando en Trípoli, lo que le permite asumir el control de los organismos estatales. Por otro lado, algunos representantes de las autoridades regionales de Trípoli (GNC) y de Tobruk (HoR) se resisten a reconocer al GNA[18] y a asumir su nuevo rol, de acuerdo con el borrador de la Constitución establecido. A esta división se le añade una atomización de fuerzas en base a las milicias locales, que actúan de acuerdo con las lealtades personales y los lazos de sangre. El poder de las autoridades políticas se mide por el respaldo que reciben de las milicias, por lo que su intención es dotarlas de más poder. Las milicias controlan la seguridad de algunas infraestructuras energéticas,[19]ante la incapacidad de la Guardia de Infraestructuras Petrolíferas(PFG). No obstante,el GNA ha recibido el apoyo de algunas municipalidades y, desde principios de abril, controla las exportaciones de hidrocarburos,por medio del Banco Central de Libia (CBL), la Autoridad de Inversión libia (LIA) y la Compañía Nacional del Petróleo (NOC).

La OTAN no ha desplegado ninguna operación en Libia, aunque es posible que próximamente asista a los militares libios[20], sus prioridades son proteger frente a la actividad terrorista[21], controlar el tráfico de armamento, limitar el poder de las milicias y fortalecer las estructuras nacionales libias. En cuanto a la Unión Europea, mantiene una misión civil (EUBAM) para asistir a la policía y una operación naval (EUNAVFOR-MED, Operación Sophia), con el objetivo de controlar el tráfico ilegal de mercancías y personas en las aguas internacionales del sur del Mediterráneo. Esta operación podría ampliar su zona de acción a las aguas de soberanía libia, aunque, por el momento, las autoridades locales no son partidarias de implementar esta medida. Italia, por su parte, ha enviado buques de guerra para proteger el gaseoducto de ENI, mientras que el Reino Unido planea enviar más buques para luchar contra el tráfico de personas[22] y Alemania ha manifestado[23]estar dispuesta a enviar instructores militares a Libia, una vez que se estabilice la situación de seguridad. Algunas naciones, como EEUU, Francia o el Reino Unido, desarrollan ataques[24] contra objetivos del Daesh en suelo libio.

Túnez[25] y Egipto se ven afectados por los ataques del Daesh y han tomado medidas para incrementar la vigilancia de sus fronteras[26]. Egipto lanzó un raid aéreo tras el asesinato de 21 coptos en febrero de 2015. Ambos países podrían verse beneficiados por la reforma del sector de seguridad en Libia, sin embargo, sus intereses particulares, especialmente en el caso de Egipto[27], dificultan la participación en el proceso[28]. Debido a la falta de seguridad en Trípoli, Túnez ha alojado a muchas delegaciones diplomáticas en Libia, así como a la mayoría de los integrantes de la misión EUBAM. Argelia, consciente de las consecuencias de la inestabilidad en Libia, podría variar su postura históricamente contraria al intervencionismo[29]e incluso estaría dispuesta a apoyar a una coalición de lucha contra el Daesh en Libia.

Hasta el momento, la prioridad de la UE ha sido potenciar a las policías locales y a los servicios de guardacostas, como forma de controlar la inmigración ilegal, si bien, los Ministros de Defensa de Francia e Italia han manifestado su compromiso con el Gobierno de Unidad para formar a las fuerzas libias[30], en caso de que así lo solicite.

En el plano económico, la venta de gas y de crudo constituye la principal fuente de ingresos de Libia y asegura el sustento de las milicias. Hasta abril de 2016, el gobierno de Trípoli consiguió impedir las exportaciones no autorizadas, sin embargo, la HoR ha enviado un primer cargamento de petróleo al exterior sin el consentimiento de Trípoli[31], lo que abre un precedente peligroso para la estabilidad de Libia. Desde 2011, las exportaciones de petróleo y gas han sufrido una evolución desigual. En la actualidad se ven mermadas por la falta de seguridad en las instalaciones y los ataques entre las milicias[32]. Además, se ha producido una depreciación del crudo y el nivel de corrupción en Libia es muy elevado. El sistema económico se mantiene gracias a las reservas de divisas, pero el ritmo de gasto es insostenible. Algunos expertos estiman que podrían agotarse en 2016[33], los más optimistas no le dan más de tres años de duración. En caso de que esto ocurriera, se produciría una grave crisis humanitaria.

La situación social es muy delicada, los funcionarios acumulan retrasos de más de cuatro meses en la percepción de las pagas. Según un informe de NNUU, más del 40 % de las instalaciones sanitarias no están operativas debido a la falta de personal facultativo y a la escasez de suministro eléctrico. A menudo, se producen disturbios contra las autoridades, debido a las malas condiciones de vida de la población, la escasez de alimentos[34], los cortes energéticos o la falta de liquidez de los bancos. Esta falta de expectativas, sobre todo entre los jóvenes, es terreno abonado para la radicalización.

La transición al nuevo régimen jurídico ha sido un fracaso. Los ciudadanos han perdido la confianza en el sistema. Miles de detenidos esperan ser juzgados. Las autoridades revolucionarias dictaminan de forma arbitraria[35] (Elmangoush, 2015). El borrador de constitución tampoco garantiza la independencia de la justicia.

En general, el domino de la información se encuentra polarizado entre dos grupos principales de influencia: los revolucionarios-islamistas y los conservadores-institucionalistas, si bien,la afiliación es muy volátil[36].Los medios oficiales han perdido credibilidad[37], mientras que los privados tienen más influencia y apoyan a algunas milicias. Hay escasos profesionales de la información y habitualmente toman partido claramente por algún grupo. Cabe destacar, que los discursos anti-islamistas tienen mejor acogida que los doctrinarios. En ocasiones, se producen ataques contra periodistas y creadores de opinión independientes[38]. La confianza en los medios internacionales, como Al Jazeera o Al Arabiya, es escasa[39]. Los líderes políticos utilizan las redes sociales para emitir sus comunicados, mientras que el Daesh muestra un buen aprovechamiento de estas redes, para explotar la información y dar publicidad a sus acciones de terror.

 

El sector de seguridad en Libia

Gadaffi basaba su poder en la lealtad del Ejército, la Policía y las milicias locales. Durante la revolución, estas fuerzas se dividieron entre los que permanecieron leales al Régimen y los que se unieron a los rebeldes. Con la disolución del ejército, todo el poder se concentró en las milicias. Posteriormente, el Gobierno de Transición (NTC) fue incapaz de controlarlas y se fueron aglutinando entre los grupos «Amanecer Libio» (Trípoli) y «Dignidad» (Tobruk).

El intento de reforma[40] impulsado por el Consejo Nacional de Transición (NTC) se vio frustrado por la falta de transparencia a la hora de determinar la pertenencia a las milicias y por la proliferación de instituciones de antiguos combatientes[41] (Sayid, 2015). Otros obstáculos son: la corrupción, las disputas entre ministerios, las desigualdades salariales, los cambios en la dirección y la falta de profesionalidad. Muchos de los profesionales del sector, que tuvieron responsabilidades en el antiguo régimen, fueron excluidos del sistema, por estar asociados a la represión, pero no todos. A pesar de la Ley de Aislamiento Político[42], algunos han mantenido sus cargos, lo que despierta el rechazo de los revolucionarios. El sentimiento de revancha ha propiciado los asesinatos selectivos contra antiguos militares y líderes de la revolución.

Todos los grupos reclaman un levantamiento del embargo impuesto por NN.UU. sobre la venta de armamento, lo que les permitiría estar en mejores condiciones para luchar contra el Daesh[43], aunque es probable que intensifique las disputas. Recientemente, el Gobierno de Unidad (GNA) ha recibido el respaldo de algunas milicias[44]y tribus[45], pero carece de importantes apoyos, como el LNA[46]. El Consejo Presidencial del GNA ha establecido nuevas unidades[47] y un órgano de coordinación de las operaciones contra el Daesh[48] en Sirte, pero las milicias siguen actuando de forma autónoma y se limitan a tomar posiciones de ventaja frente a otras fuerzas[49] (Cochrane, 2016).

En definitiva, desde la caída de Gadaffi, no ha existido un poder capaz de controlar a las diversas fuerzas libias y no es previsible que el GNA sea capaz de hacerlo a corto plazo. La reforma del sector de seguridad se encuentra con muchos obstáculos, que pueden retardar el proceso. Los mayores riesgos son la exclusión por la fuerza de algunas milicias y la perpetuación del descontrol estatal. Las opciones son; la formación de un nuevo sistema centralizado o la evolución hacia un modelo mixto, en el que convivan las fuerzas estatales con el resto de milicias locales y tribales.

Mapa conceptual de la situación del sistema de seguridad libio

Elaboración propia

 

Establecimiento de relaciones entre variables

Para acometer la investigación, se van a establecer unas variables independientes definidas en función del entorno operativo en el que se desarrollan los casos seleccionados, con el fin de identificar el que más se asemeja a la realidad de Libia. De igual forma, se establecen unos caracteres no propios de Libia que servirán para establecer los rasgos diferenciadores.

La razón de seleccionar estas variables son: 1) participan las FAS españolas, 2) la mayoría se sitúan en África y 3) son casos en los que se identifican factores similares a la realidad de Libia.

A tenor de los resultados, se puede concluir que Somalia es el escenario que guarda más similitudes con el caso de Libia.

 

Situación en Somalia

Somalia es un estado en proceso de reconstrucción, que debe consolidar sus instituciones federales y regionales, de acuerdo con la nueva constitución[50],su capitales una ciudad insegura[51]y el Gobierno Federal (FGS) se enfrenta al separatismo[52], las disputas territoriales[53], la división entre clanes, la pobreza, el subdesarrollo, la emigración, las actividades ilícitas[54] y sobre todo; al grupo terrorista Al Shabab (AS)[55]. También, debe aprobar un nuevo sistema electoral[56], favorecer la libertad de prensa y luchar contra el blanqueo de capitales y la financiación de los grupos terroristas.

Las mayores amenazas para la seguridad son las disputas entre clanes y el grupo terrorista Al Shabab, que muestra una buena capacidad para sobreponerse a los reveses y adaptarse a la evolución del conflicto armado, de tal manera que, en la actualidad, tras ser expulsado de algunos de sus bastiones, ha modificado su forma de lucha[57] y se desplaza a zonas con una menor presencia de las fuerzas federales.

AMISOM y el Ejército Nacional de Somalia (SNA), desarrollan una campaña militar que ha alcanzado importantes logros[58]en cuanto al control del territorio, aunque adolece de la coordinación necesaria y recibe acusaciones de efectuar prácticas contrarias al Derecho Internacional Humanitario (DIH). Otro de los retos de esta campaña de contrainsurgencia es el de mejorar la cooperación cívico-militar[59]para favorecer las condiciones de vida de las comunidades liberadas. Paralelamente, las Fuerzas Armadas de EE.UU. desarrollan ataques aéreos contra los dirigentes de Al-Shabab[60]. En abril de 2016, se produjo el primer atentado del Daesh contra AMISOM, lo que incorpora un actor más al complicado escenario somalí e incrementa la tensión entre los grupos radicales[61].

En el plano económico, las remesas de divisas procedentes de la diáspora constituyen la principal fuente de ingresos. Otro sector clave es la pesca, afectada por el incremento de las capturas ilegales[62]. Somalia es uno de los cinco países más pobres del mundo, que carece de las infraestructuras más básicas. Además, las necesidades de la población aumentan, debido a la reducción de las ayudas de la comunidad internacional[63] y a las catástrofes naturales[64]. En la actualidad, hay 4,9 millones de personas que precisan de ayuda humanitaria y se registran más de un millón de desplazados internos[65].La libertad de prensa es muy limitada[66].

 

Misión de entrenamiento de la UE en Somalia (EUTM-SOMALIA)

Desde 2010, la UE mantiene una misión de formación[67] y asesoramiento[68] a las fuerzas somalíes (EUTM-Somalia)[69], la cual es muy valorada por los somalíes, sobre todo por su capacidad para coordinar las iniciativas de las diferentes naciones y agencias presentes[70]. Con tal finalidad, se establecen grupos de trabajo donde los somalíes identifican las necesidades de formación de su Ejército (SNA) y solicitan los cursos para cubrirlas. La misión está condicionada por:la falta de seguridad[71],las duras condiciones climáticas y de salubridad, la escasez de infraestructuras[72] y medios básicos,las carencias organizativas del SNA, las dificultades de movilidad del personal a instruir[73] y los retrasos en los pagos de los salarios del personal del Ejército de Somalia (SNA).En la actualidad, se enfrenta con el reto de extender su zona de actuación a otras ciudades, como Baidoa o Kismayo.

 

Generalización

A continuación, se expone un decálogo de medidas adoptadas, de forma cronológica, por la comunidad internacional, que han contribuido a consolidar la autoridad del Gobierno Federal, reducir la presencia de Al Shabab y mejorar las condiciones de seguridad en Somalia:

  1. Desplegar una operación marítima (EUNAVFOR) para luchar contra las actividades ilícitas en el mar (incluida la piratería) y asegurar la llegada de ayuda humanitaria[74].
  2. Impulsar la formación y consolidación de un Gobierno de Unidad (GFS).
  3. Establecer una Misión de Estabilización de la Unión Africana (AMISOM), sostenida a través de una oficina de NN.UU. (UNSOA) y con la contribución de los países de la región.
  4. Establecer una misión de formación de la UE a los servicios de guardacostas somalíes y de los países de la región, para reforzar la seguridad marítima (EUCAP NESTOR)
  5. Desarrollar una misión de entrenamiento de la UE (EUTM-SOMALIA) al Ejército Nacional Somalí (SNA) y fomentar el respeto al Derecho Internacional Humanitario (DIH) por parte del SNA y AMISOM.
  6. Desarrollar ataques selectivos contra los dirigentes de Al Shabab.
  7. Aprovisionar a las Fuerzas de Defensa de Somalia (SNF)[75], por medio de empresas de seguridad privada (Bancroft Global Development).
  8. Desarrollar una ofensiva, mediante acciones combinadas de AMISOM y el SNA, con la finalidad de controlar el territorio y denegar los puertos a Al Shabab[76].
  9. Impulsar la cooperación cívico militar para mejorar las condiciones de vida de la población liberada de AS.
  10. Consolidar las instituciones federales y regionales.

Como puede advertirse, las dos primeras medidas ya han sido implementadas en el caso de Libia, mientras que el resto también son extrapolables, de acuerdo con el análisis realizado.

 

Opciones de respuesta

Para definir las opciones de respuesta se tomará como base la identificación de escenarios[77] (Jordán y Bueno, 2015) establecida por el Observatorio sobre la Actividad Yihadista en el Magreb/Sahel Occidental del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). Con la finalidad de delimitar el problema, se propondrán sólo dos grupos de medidas aplicables al Escenario 2 (un agravamiento serio) y al Escenario 6 (el peor de los casos)[78].

En caso de un agravamiento interno (Escenario 2) se recomienda adoptar una combinación de las siguientes medidas:

  • Ampliar el mandato de la operación marítima (EUNAVFOR MED Operación Sophia) e implementar medidas adicionales, como son la formación de los guardacostas libios y la posibilidad de operar dentro de las aguas territoriales de Libia.
  • Incrementar el apoyo internacional al Gobierno de Unidad.
  • Establecer una misión de estabilización de la Unión Africana[79] (AMILIB) con: el apoyo de la comunidad internacional[80], el sostenimiento económico de la UE y la participación de los países de la región (Egipto, Argelia, Túnez, Chad, etc).
  • Facilitar la llegada de los recursos y servicios básicos[81] e impulsar la cooperación cívico militar.
  • Incrementarlos ataques directos contra el Daesh,en coordinación con el resto de operaciones, agencias y actores implicados en la lucha contra esta organización.
  • Impedirla exportación de hidrocarburos al Daesh y a cualquier otro actor al margen del gobierno de unidad.
  • Considerar la posibilidad de aprovisionar alas milicias contrarias al Daesh[82].
  • Fortalecer el sistema judicial y policial[83].
  • Desarrollar una estrategia de comunicación adecuada[84] que haga frente a la radicalización.
  • Establecer incentivos al diálogo entre los poderes establecidos[85].

En caso de que el Daesh consiga establecerse de forma permanente en Libia, se imponga al resto de actores armados y constituya una amenaza directa para la seguridad internacional (Escenario 6: peor situación), se proponen las siguientes medidas, en orden cronológico:

  • Mantener el Gobierno de Unidad de Libia[86] con representación de las principales fuerzas políticas.
  • Desarrollar una operación ofensiva combinada entre las fuerzas del Gobierno de Unidad, las milicias contrarias al Daesh, y la Coalición Internacional contra el Daesh,con el fin de recuperar el control del territorio y asegurar las infraestructuras críticas.
  • Establecer una misión de estabilización (UE[87], OTAN[88] ó NNUU[89]).
  • Establecer una misión de entrenamiento[90] de la EU (EUTM-LIBIA)o de la OTAN en Libia o, si la situación de seguridad lo impide, en un país de la región[91].

 

Conclusiones

El caso de Somalia es el que ofrece más similitudes con el de Libia, de hecho hay quien identifica a Libia como la Somalia del Mediterráneo[92], atendiendo, fundamentalmente, a la degradación progresiva del poder del estado, al fortalecimiento de las milicias, a la cada vez mayor independencia de la región de Tobruk y a la presencia del Daesh. No obstante, la mayor amenaza para la seguridad de Libia no es el Daesh, sino la división interna, ya que mientras no se reduzca el nivel de violencia entre las milicias, no será posible ni acabar con este grupo, ni controlar los flujos migratorios, fenómeno de la inmigración contra el que no existe una voluntad real de luchar en Libia, en tanto que siga aportando beneficios a los poderes internos y mientras que la UE no ofrezca mayores incentivos para detenerlo, tal y como ha sucedido en Turquía. El primer paso para acabar con el terrorismo y la inmigración en Libia es consolidar un Gobierno de Unidad[93] que dé respuesta a las necesidades de los libios e imponga la paz, aunque puede que éste no se corresponda exactamente con el modelo democrático de la UE[94]. Su supervivencia depende de la capacidad para mantener el control de las exportaciones de energía[95] y del apoyo del exterior, especialmente de la UE, Egipto y Argelia[96].La experiencia de este último,en la mediación del conflicto de Malí, es muy valiosa.

Por el momento, y salvo que se produzca un deterioro sustancial de la seguridad, no es recomendable la intervención de la UE o de la OTAN en Libia, ya que podría alimentar la narrativa del Daesh y provocar el rechazo del sector islamista-revolucionario[97], además, una presencia no debidamente justificada podría transmitir un mensaje de debilidad del nuevo gobierno con respecto a la población libia, en la cual hay sectores que consideran que la intervención internacional ha sido más la causa del problema, que una solución.

Ahora bien, la consolidación del Gobierno de Unidad requiere de una reforma del sector de seguridad que le otorgue progresivamente el monopolio del uso legítimo de la violencia, lo que requiere de una cesión del poder de las milicias, a cambio de concesiones e incentivos, pero este proceso debe ser obrado por los propios libios y sólo en caso de que así lo soliciten, la UE o la OTAN podrían apoyar a través del asesoramiento militar[98].El desarme, la desmovilización y la reintegración de las milicias requieren de tiempo y recursos, sin embargo, Libia, a diferencia de Somalia, dispone de estos, si es capaz de recuperar el ritmo de las exportaciones y mantener los niveles de corrupción en términos razonables. El Gobierno de Unidad no está en condiciones de imponerse a las milicias a corto o medio plazo, por lo que la solución puede ser adoptar un sistema de seguridad mixto, similar al que existía en Libia durante el régimen de Gadaffi, que le permita disponer de fuerzas capaces de vencer al Daesh[99]. En este sentido, sería un error excluir a los profesionales del antiguo régimen no implicados en crímenes de guerra.

En definitiva, la UE debe mantener un enfoque integral en Libia, para favorecer el desarrollo, la gobernación y la integración regional, aunque también tiene que vigilar la situación de seguridad, para actuar en caso de un deterioro alarmante (caso 6), con el apoyo de la OTAN, que dispone de las capacidades y los mecanismos para responder rápidamente en una situación de crisis. De igual forma, la comunidad internacional debe redoblar los esfuerzos de coordinación entre las diferentes operaciones y agencias que operan en el Mediterráneo para controlar el tráfico de personas, lo que permitiría una optimización de los medios y reduciría los solapamientos innecesarios y la existencia de zonas sin vigilancia. Algo parecido sucede con respecto a las misiones de entrenamiento (EUTM) y desarrollo de capacidades de seguridad en el Sahel (EUCAP-SAHEL). El origen de los problemas de inmigración y terrorismo que afectan a Europa no se localiza en Libia, sino más allá. Libia no es sino una lanzadera desde la que parten los refugiados y una base segura en la que se entrenan los terroristas procedentes, en su mayoría, de otros países de la región, en los cuales ya existen misiones de la UE, aunque es preciso incrementar la cooperación entre estas misiones, compartir capacidades y establecer un red de asesores en materia de seguridad, que permita disponer de la información más completa y afrontar los problemas de forma regional.

Regresando al caso de Libia, los pasos dados por el nuevo Gobierno de Unidad son esperanzadores, pero éste aún debe recorrer un largo y difícil camino de reformas, transparente, integral, basado en la reconciliación y el entendimiento. La reforma del sector de seguridad es un aspecto más, para el que UE puede prestar su apoyo en caso necesario, aunque no se debe caer en la precipitación.

 

Nota sobre el autor:

Emilio Hermoso es Comandante del Ejército de Tierra, diplomado en Estado Mayor. Dispone de experiencia en diversas misiones internacionales (Antigua República de Yugoslavia, Antigua República de Macedonia, Irak, Líbano y Malí). Es analista de la Sección de Lecciones Aprendidas del Mando de Doctrina.

 

Referencias:

Bildt, Carl (2016), “The Seven Lessons of State Building”, International Crisis Group.

Cochrane, Richard (2016), “Fledging Libyan unity government not yet in a position to co-ordinate effective military response to Islamic State”, IHS Janes, disponible en web: http://www.janes.com/article/60316/fledging-libyan-unity-government-not-yet-in-a-position-to-co-ordinate-effective-military-response-to-islamic-state [Consulta: 13 de octubre de 2016]

Duch Ramos, Emilio (2016), “Túnez y Libia: Expansión de las amenazas transfronterizas y sus posibles repercusiones en la seguridad de la región”, documento de opinión del IEEE. Disponible en web: http://www.ieee.es/contenido/noticias/2016/04/DIEEEO35-2016.html [Consulta: 13 de octubre de 2016]

Echevarría, Carlos (2016), “Los actores Tubu y Tuareg en el convulso sur profundo de Libia”. IEEE, disponible en web: http://www.ieee.es/contenido/noticias/2016/02/DIEEEINV04-2016.html [Consulta: 13 de octubre de 2016].

Ferro Rodríguez, Joaquín (2016), “La intervención de la UE en Somalia”, IEEE, disponible en web: http://www.ieee.es/contenido/noticias/2016/03/DIEEEO29-2016.html [Consulta: 13 de octubre de 2016].

Fuente Cobo, Ignacio (2015), “Libia y Túnez: dos transiciones contrapuestas”, IEEE, disponible en web: http://www.ieee.es/publicaciones-new/cuadernos-de-estrategia/2014/Cuaderno_168.html [Consulta: 13 de octubre de 2016].

García Guindo, Miguel (2014), “Libia: la «nueva guerra» por el poder económico”, GESI, disponible en web: http://www.seguridadinternacional.es/?q=es/content/libia-la-%C2%ABnueva-guerra%C2%BB-por-el-poder-econ%C3%B3mico [Consulta: 13 de octubre de 2016].

Grazzini, Claudia (2015), “Una tímida esperanza para una Libia despedazada por la guerra”, International Crisis Group.

J. Gil A. Lorca Ariel James (2015), “Cinco años después, ¿el origen del gran caos?: el peligroso paralelo de Libia y Yemen, 2015”, IEEE, disponible en web: http://www.ieee.es/contenido/noticias/2015/11/DIEEEO128-2015.html [Consulta: 13 de octubre de 2016].

Issandir el Amrani (2016), “How Much of Libya Does the Islamic State Control?”, Foreign Policy.

Jean-Marie Guéhenno, Emma Bonino (2016), “The Risks of Rushing a New Libyan Deal”, disponible en web: http://www.politico.eu/article/risks-of-rushing-new-libya-deal-benghazi-diplomacy-un-mission/ [Consulta: 13 de octubre de 2016].

Jordán, Javier (2014) “Ansar al Sharia y la inquietante evolución del yihadismo en Libia”, IEEE, disponible en web: http://www.ieee.es/contenido/noticias/2014/12/DIEEEO145-2014.html [Consulta: 13 de octubre de 2016].

Jordán, Javier y Bueno, Alberto (2015) “Análisis estratégico del Daesh en Libia”, GESI, disponible en web: http://www.seguridadinternacional.es/?q=es/content/an%C3%A1lisis-estrat%C3%A9gico-del-daesh-en-libia [Consulta: 13 de octubre de 2016].

Naji Abou-Khalil y Laurence Hargreaves (2015), “Libyan Television and its Influence on the Security Sector”, United Institute of Peace.

Najla, Elmangoush (2015), “Customary Practice and Restorative Justice in Libya”, United States Institutes of Peace.

Scafidi, Oscar (2016), “Somalia's high-risk areas shift north as Al-Shabaab's internal dissent grows over Islamic State affiliation”, IHS JANES, disponible en web: http://www.janes.com/article/57190/somalia-s-high-risk-areas-shift-north-as-al-shabaab-s-internal-dissent-grows-over-islamic-state-affiliation [Consulta: 13 de octubre de 2016].

Scafidi, Oscar (2015), “Illegal fishing and political instability fuel piracy risks in Somalia”, disponible en web: http://www.janes.com/article/55996/illegal-fishing-and-political-instability-fuel-piracy-risks-in-somalia [Consulta: 13 de octubre de 2016].

Yezid, Sayigh (2015), “CRUMBLING STATES Security Sector Reform in Libya and Yemen”, disponible en web: http://carnegie-mec.org/2015/06/18/crumbling-states-security-sector-reform-in-libya-and-yemen/ib3u [Consulta: 13 de octubre de 2016].

 

ANEXO A: MAPAS

A-1: ZONAS DE ACCIÓN DE LAS MILICIAS

Fuente: Critical Threats, disponible en: http://www.criticalthreats.org/libya/estelle-zimmerman-backgrounder-fighting-forces-in-libya-march-3-2016

A-2: MAPA DE LAS INFRAESTRUCTURAS ENERGÉTICAS

Fuente: «The Prize:Fighting for Libya’s Energy Wealth Middle East and North Africa», Report N°165. International Crisis Group. Bruselas, Bélgica, diciembre de 2015, disponible en: http://www.crisisgroup.org/en/regions/middle-east-north-africa/north-africa/libya/165-the-prize-fighting-for-libya-s-energy-wealth.aspx

 

A-3: MAPA DE SOMALIA

Fuente: Naciones Unidas

 

ANEXO B: ACTORES EN LIBIA Y SOMALIA

B-1: DIAGRAMA DE INFLUENCIAS EN LIBIA

 

NOTA EXPLICATIVA:

·Las flechas representan la interacción de un actor con otro.

·El sentido refleja hacia quién se dirige la acción.

·Junto a cada flecha hay un cuadro de texto que indica el tipo de acción que desarrolla.

·El signo al final de la flecha representa una influencia positiva (+) ó negativa (-).

 

B-2.- DESCRIPCIÓN DE ACTORES EN LIBIA

·GNA: Gouvernment of National Accord, Gobierno de Unidad de Libia. Creado a raíz del Acuerdo de Sjirat (Marruecos), con el consentimiento del GNC y del HoR. Este gobierno se encuentra en proceso de establecimiento en Trípoli. Cuenta con el respaldo internacional mayoritario. Desde comienzos de 2016, va sumando apoyos decisivos como el PFG, las autoridades que controlan la exportación del petróleo (LIA, NOC y CBL), las milicias de Misrata, etc.

·GNC: General National Council, gobierno de Trípoli heredero del gobierno revolucionario de transición. Se encuentra dividido entre los partidarios de ceder el poder al GNA y asumir su posición de acuerdo con el borrador de la constitución[100] y aquellos que se resisten.

·HoR: House of Representatives, gobierno de Tobruk. El 21 de abril de 2016, 102 de sus representantes declararon su apoyo al GNA. No obstante, todavía no ha mostrado su apoyo a la nueva constitución, según la cual debería subordinarse al GNA a través del Parlamento.

·LNA: Coalición de milicias, antiguas unidades leales al régimen de Gadaffi y brigadas revolucionarias. También conocidas bajo el sobre de «Dignidad», se compone de federalistas, milicianos, antiguos oficiales del Ejército de Gadaffi, etc. Su líder es el Kalifa Haiftar. A lo largo del 2016, este grupo ha desarrollado la mayoría de las acciones ofensivas contra el Daesh. Controla buena parte de la península de Cirenáica (Sirte y Derna) y el enclave de Zintán, al oeste de Trípoli.

·Libya Dawn (Amanecer Libio) coalición de milicias formadas con el apoyo de los Hermanos Musulmanes a partir del grupo de milicias conocido como Lybian Shield (Escudo Libio). Proceden mayoritariamente de Trípoli (de corte islamista) y de Misrata (más moderadas). Esta fuerza militar controla buena parte de Tripolitania.

 

B-3.- DIAGRAMA DE INFLUENCIAS EN SOMALIA

NOTA EXPLICATIVA:

·Las flechas representan la interacción de un actor con otro.

·El sentido refleja hacia quién se dirige la acción.

·Junto a cada flecha hay un cuadro de texto que indica el tipo de acción que desarrolla.

·El signo al final de la flecha representa una influencia positiva (+) ó negativa (-).

B-4.- DESCRIPCIÓN DE ACTORES EN SOMALIA

· Al Shabab (AS): grupo yihadista terrorista implantada en el este de África. Su origen radica en una escisión de la Unión de Cortes Islámicas (UCI). Se estima que está formado por unos 1.500 activistas, entre líderes, combatientes, encargados de la seguridad interna y simpatizantes. Tiene capacidad para atentar contra objetivos críticos del FGS y contra las tropas de AMISOM. En la actualidad existe una escisión interna entre los partidarios de mantener su afiliación con Al-Qaeda y los que se decantan por una alianza con el Daesh.    

·Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM): Misión multidimensional encargada de reducir la amenaza de Al Shabab, en coordinación con las Fuerzas de Seguridad de Somalia, así como extender la presencia del Gobierno Federal (FGS). También es responsable de facilitar la entrega de la ayuda humanitaria y proporcionar seguridad a otras agencias comprometidas en el fortalecimiento del estado. Está compuesto por un componente policial, civil, humanitario, marítimo y militar, siendo este último el más importante. La entidad máxima de fuerza autorizada, de acuerdo con la resolución del Consejo de Seguridad, es de 22.126 hombres.

·Bancroft Global Development: Agencia encargada de la desmilitarización de la sociedad civil y el desarrollo de capacidades militares estatales.

·EUTM-SOMALIA: Misión de adiestramiento y asesoramiento al Ejército de Somalia (SNA). Forma parte de la contribución integral de la UE para el fortalecimiento de las instituciones del Gobierno Federal de Somalia (FGS). Desde el 2010, ha formado a más de 3.600 militares somalíes.

·Gobierno Federal de Somalia (FGS), antiguo gobierno de Transición Federal (TFG). Establecido el 20 de agosto de 2012, constituye la autoridad internacionalmente reconocida de Somalia.

·International Authority on Development (IGAD):organización internacional que aglutina a los países del Cuerno de África y parte del Valle del Nilo y los Grandes Lagos. Tiene su sede en Djibuty. Aparte de este país, lo componen 7 más que son: Etiopía, Somalia, Eritrea, Sudán, Sudán del Sur, Kenia y Uganda.

·UNSOM (UnitedNationsAssistanceMission in Somalia): Misión de NNUU en apoyo del Gobierno Federal de Somalia (FGS). Proporciona asesoramiento político al FGS y a AMISOM, para el fortalecimiento de la paz y la formación del Estado en áreas como la gobernabilidad, la reforma del sector de seguridad o el imperio de la ley. También, promueve los derechos humanos.

·UNSOS (United Nations Support Office in Somalia), antigua UNSOA (United Nations Support Office to the African Union Mission in Somalia): oficina de NNUU encargada de sostener a la misión de estabilización de la UN (AMISOM). Esta oficina, a su vez recibe el apoyo económico de la UE, a través del Fondo de Apoyo a la Paz para África (APF), un fondo de ayuda específico que pertenece al Fondo Europeo para el Desarrollo (FED).

ANEXO C: EL SECTOR DE SEGURIDAD EN LIBIA Y SOMALIA.

Fuente: IHS, Janes

C-1: EL SECTOR DE SEGURIDAD EN LIBIA

1. Doctrina

En la actualidad no se puede hablar de doctrina de empleo de las fuerzas. La forma de actuar de las milicias y brigadas es fundamentalmente reactiva, no existe una cultura de planeamiento de las capacidades. Se trata de unas fuerzas eminentemente defensivas, orientadas a proteger a la población frente a los ataques terroristas y de otras milicias o a defender las infraestructuras energéticas.

Dada la influencia de la OTAN y el apoyo ofrecido a los rebeldes durante la revolución, es previsible que exista una tendencia entre los oficiales a seguir los principios doctrinales de esta organización.

2. Orgánica

La estructura del Régimen se basaba en fuerzas de control de las poblaciones, intervención rápida, protección de las infraestructuras críticas y defensa de las fronteras ante una agresión exterior. Sin embargo, después de la revolución las milicias se orientan solamente al control de las poblaciones y de algunas infraestructuras. La Guardia de Infraestructuras Petrolíferas se mantiene, aunque ha cedido la protección de algunas infraestructuras a las milicias locales.

3. Preparación

Las fuerzas de seguridad libias han recibido diferentes programas de formación, sin demasiado éxito. En 2013 el Reino Unido instruyó a 2.000 soldados libios en bases del Ejército británico y en 2014, EEUU comenzó a instruir a un grupo de entre 6.000 y 8.000 hombres en Novo Selo (Bulgaria), ambos programas finalizaron en noviembre de 2014 debido a un escándalo de malos tratos, en el primer caso y por la falta de apoyo económico del GNC, en el segundo.

Desde el2015 las Fuerzas Armadas de Jordania proporcionan entrenamiento a las tropas del LNA en lucha contra el terrorismo y en la formación de pilotos y técnicos de mantenimiento de aeronaves. Turquía ha dirigido su apoyo a la formación y equipamiento de policías y militares de grupos afines al GNC, sobre todo, en misiones de contraterrorismo.

4. Material

Los medios acorazados procedentes del Ejército del Régimen son de origen soviético y se encuentran obsoletos. Desde el triunfo de la Revolución los países miembros del consejo de Seguridad de NN.UU. han vetado cualquier intento de vender medios acorazados a las milicias. No obstante, EAU y Egipto han proporcionado vehículos blindados dotados de protección antiminas (MRAV)[101] al LNA.

5. Liderazgo

Las fuerzas de seguridad libias carecen de cuadros de mandos con la formación adecuada. Muchos de los antiguos profesionales procedentes del Régimen han sido excluidos del sistema. Los oficiales de las milicias y brigadas no disponen de la suficiente profesionalidad.

6. Personal

La entidad de las fuerzas del Régimen era de 45.000 hombres. Cuando el Gobierno Nacional de Transición intentó reformar el sistema de seguridad, en agosto de 2012, se registraron 162.000 antiguos combatientes, aunque se considera que no hay más de 60.000 empleados en activo ejerciendo tareas de seguridad.

7. Infraestructuras

La Escuela de Estado Mayor está localizada en Trípoli, mientras que la academia de cuadros de mando se sitúa en Sirte.

8. Interoperabilidad

La estructura de mando de las Fuerzas Armadas del Régimen se basaba en un estrecho control de los altos mandos, muchos de los cuales formaban parte del ámbito familiar de Gadaffi. Tras la caída del régimen el control de las milicias y de las brigadas revolucionarias es prácticamente nulo.

C-2: EL SECTOR DE SEGURIDAD EN SOMALIA

Fuente: IHS, Janes

1. Doctrina

Algunos oficiales fueron formados en la doctrina soviética, aunque en la actualidad la mayor influencia es occidental, gracias a los programas de formación desarrollados por la UE y otras naciones. En cualquier caso, sus cuadros de mando presentan grandes lagunas de conocimientos, lo que dificulta el planeamiento de los programas de instrucción. En 2013, el MADOC (Ejército de Tierra de España) participó en la redacción de un primer borrador de doctrina de las fuerzas terrestres somalíes.

2. Orgánica

El Ejército de Somalia (SNA) está compuesto por una amalgama de grupos armados, cuyo personal procede de la desmovilización de los clanes y ejércitos de los señores de la guerra y que muestran una mayor o menor fidelidad al FGS. Estas fuerzas conviven con las milicias de los clanes. No es posible establecer un orden de batalla, ni dispone de unidades, propiamente dichas.

En diciembre de 2011, el Gobierno de Somalia hizo pública la formación de un grupo de operaciones compuesto por unos 300 hombres y con base en el Aeropuerto Internacional de Mogadiscio.

3. Preparación

Los soldados disponen de una instrucción escasa. El SNA se beneficia de programas de formación proporcionados por la UE (EUTM-SOMALIA) y por otras naciones, como EE.UU., Uganda, Etiopía o Kenia, la mayoría fuera de Somalia. La falta de preparación obliga al SNA a adoptar un rol secundario en la lucha contra AS, con respecto a las tropas de AMISOM.

4. Material

Las fuerzas del SNA están pobremente equipadas, debido a la moratoria establecida por NN.UU. entre 1991 y el 2013, para vender armamento. No obstante, las comunidades disponen de armamento ligero adquirido a través del mercado ilegal. El sostenimiento del SNA depende del apoyo que recibe de otros ejércitos, como Etiopía. También se ha beneficiado de donaciones de procedentes de diferentes países y de AMISOM. En 2015, Emiratos Árabes Unidos proporcionó 10 vehículos RG-31, dotados de protección contra minas[102]. Los intentos de EUTM-Somalia para monitorizar los recursos del SNA han tenido poco éxito.

5. Liderazgo

Los soldados muestran una escasa disciplina, carecen de ningún sentimiento de pertenencia a una nación, frente a la lealtad mostrada hacia los clanes. Hay una gran deficiencia en cuanto a la formación de sus líderes, a pesar de los esfuerzos desarrollados por diferentes agencias y por la misión de la UE (EUTM-SOMALIA).

6. Personal

Según el informe del SG de NNUU dirigido al CSNU, en enero de 2016 se registraron biométricamente un total de 19.800 militares y 6.748 policías en Somalia, aunque el Ministerio de Finanzas se ha comprometido a proporcionar los salarios para alcanzar la cifra de 22.000 militares y 12.500 policías. Esta es la mayor dificultad para la formación y el mantenimiento de las capacidades militares. Los soldados reciben sus salarios con meses retraso, lo que ha obligado a suspender temporalmente diferentes programas de formación. La mayoría de los soldados reclutados pertenecen al clan del antiguo presidente; Yusuf. Algunas regiones, como el Bajo Shabelle, Bay o Bakool, están escasamente representadas en el SNA.

7. Infraestructuras

El SNA carece de las infraestructuras básicas para alojar a sus tropas. Las instalaciones próximas al Aeropuerto Internacional de Mogadiscio (MIA), levantadas gracias al apoyo de la comunidad internacional, son una excepción.

8. Interoperabilidad

Se ve dificultada por la falta de control de las milicias, que se rigen más por las lealtades tribales que por la sumisión al Gobierno Federal.

ANEXO E: MISIONES DE LA UE EN LIBIA Y SOMALIA

ANEXO G: ACRÓNIMOS

 

G-1: RELATIVOS AL CONFLICTO DE LIBIA

AGOCO

ArabianGulfOil Company, Compañía Petrolera del Golfo de Arabia

AS

Ansar al Sharia

CBL

Central Bank of Libya, Banco Central de Libia

DIH

Derecho Internacional Humanitario

EAU

Emiratos Árabes Unidos

ET

Ejército de Tierra

FAS

Fuerzas Armadas

GNA

Gouvernment of National Accord, Gobierno de Acuerdo Nacional

GNC

General National Council, Consejo General Nacional

HoR

House of Representatives, Casa de Representantes

IMF

International Monetary Found, Fondo Monetario Internacional

IOM

International Organisation for Migration, Organización internacional de inmigración

LAP

Libyan Africa Portfolio

LIA

Libyan Investment Authority, Autoridad de Inversión Libia

LIFG

Libyan Islamist Fighting Group, Grupo de Lucha Islámico de Libia

LNA

Lybian National Army, Ejército Nacional Libio

LPA

Lybian Peace Agreement, Acuerdo de Paz de Libia

MRAV

Vehículo blindado polivalente

NOC

National Oil Company, Compañía Petrolera Nacional

NTC

National Transitional Council, Consejo de Transición Nacional

UNSC

United Nation Security Council, Consejo de Seguridad de Naciones Unidas

OPEC

Organisation of Petroleum Exporting Countries, Organización de Países Exportadores de Petróleo

PFG

Petroleum Facilities Guards, Guardia de las Infraestructuras Petrolíferas

SSC

Supreme Security Committee, Comité de Seguridad Supremo

UNSMIL

United Nations Support Mission in Libya, Misión de NNUU en apoyo a Libia

G-2: RELATIVOS AL CONFLICTO DE SOMALIA

AU

African Union, Unión Africana

APF

Fondo de Apoyo a la Paz para África

AS

Al Shabab

BGD

Bancroft Global Development

COMESA

Common Market for Eastern and Southern Africa, Mercado Comunitario del Sureste de África

CSDP

Common Security and DefencePolicy, Política de Seguridad y Defensa Común

DCI

Development Cooperation Instrument, Instrumento de Cooperación y Desarrollo

DG ECHO

Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil

EAC

East African Community, Comunidad del Este de África

EA-SA-IO

East Africa, Southern Africa and the Indian Ocean region

EDF

European Development Fund, Fondo de Desarrollo Europeo

ENS

Ejército Nacional Somalí

EPA

Economic Partnership Agreements, Acuerdos de Asociación Económico

FED

Fondo Europeo para el Desarrollo

GAMM

Global Approach to Migration and Mobility, Enfoque Global a la Migración

GCC

Gulf Cooperation Council, Consejo de Cooperación del Golfo

GFS

Gobierno Federal de Somalia

ICSP

Instrument contributing to Stability and Peace, Instrumento de contribución a la Paz y la Estabilidad

IDP

Internally Displaced Persons, Desplazados Internos

IGAD

Intergovernmental Authorityon Development, Autoridad Internacional de Desarrollo

NIP

National Indicative Programmes, Programas Indicativos Nacionales

PANAF

Pan-African Programme, Programa de Pan-Africano

PMPF

Puntland Maritime Police Force, Fuerza de Policía Marítima de Puntalandia

RDPP

Regional Development and Protection Programme, Programa de Desarrollo y Protección Regional

REC

Regional Economic Communities, Comunidad Económica Regional

SNA

Somali National Army, Ejército Nacional Somalí

UNMAS

United Nations Mine Actions Service

UNSOA

UN Support Office to AMISOM, Oficina de NN.UU. de apoyo a AMISOM

UNSOM

United Nations Assistance Mission in Somalia, Misión de NNUU de Apoyo a Somalia

WFP

Programa Mundial de Alimentos de la ONU

 


[1] Ver el análisis estratégico del Daesh en Libia, realizado por Jordán y Bueno (2015), disponible en: http://www.seguridadinternacional.es/?q=es/content/an%C3%A1lisis-estrat%C3%A9gico-del-daesh-en-libia

[2] Según la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de NNUU (OCHA) desde enero de 2016 han salido más de 18.000 refugiados de Libia en dirección a las costas de Italia. Sólo en la última semana de mayo de 2016 fueron rescatados 13.800 inmigrantes. Fuente: Europa Press. Disponible en: http://www.europapress.es/internacional/noticia-frontex-cifra-13800-inmigrantes-rescatados-semana-pasada-mediterraneo-central-20160530160227.html

[3] Apelando a la Responsabilidad de Proteger a la población libia y por medio del  establecimiento de una zona de exclusión aérea y el suministro logístico a las brigadas revolucionarias.

[4] Inicialmente conocido como Consejo Nacional de Transición (NTC). Posteriormente, en agosto de 2012, se constituyó como Congreso General Nacional (GNC), con base en Trípoli.

[5] Casa de Representantes de Tobruk (HoR) parlamento regional reconocido por NNUU, hasta la formación del Gobierno de Unidad (GNA).

[6] Lo que provocó un cambio de la estrategia americana en África (New Normal).

[7] Como la de In Amenas (Argelia, enero de 2013) o Melitah (Libia, noviembre de 2013).

[8] Como Sirte, Bengasi y Derna.

[9] Entre los que cabe destacar la decapitación de 21 coptos egipcios en febrero de 2015, los atentados en el Museo Bardo (Túnez) en marzo de 2015, en la localidad turística tunecina de Susa en junio de 2015, así como los ataques contra París de noviembre de 2015.

[10] Excepto en EUSEC RD CONGO.

[11] El 13 de mayo de 2016, los 28 países miembros de la UE acordaron que esta operación incluyera entre sus cometidos la formación de los guardacostas libios en la lucha contra las mafias. Fuente, Europa Press. Disponible en: http://www.europapress.es/internacional/noticia-28-acuerdan-mision-contr...

[12] Esta misión se encuentra en proceso de transformación hacia una nueva EUTM.

[13] Según la publicación doctrinal del ET PD-303: Estabilización.

[14] Según la publicación doctrinal del ET PD-303: Estabilización. (5.1.c).

[15] Definición adoptada por el grupo de trabajo perteneciente al MADOC (ET)encargado de la generación de una publicación doctrinal sobre asistencia a fuerzas de seguridad.

[16] Según la publicación doctrinal del ET PD-303: Estabilización. (5.3.a.)

[17] La Alta Representante de la Política Exterior europea, Federica Mogherini ha reiterado el apoyo de la UE al GNA y su compromiso económico en el establecimiento del nuevo gobierno con 100 millones de Euros.

[18] El 5 de abril de 2016, decenas de miembros del GNC declararon la disolución del mismo y su apoyo al GNA. No obstante, su presidente, Nuri Abu Sahmain, al  día siguiente, negó tal extremo. De igual forma, dentro de la HoR, todavía existen diferencias a la hora de aceptar la subordinación al GNA y la validez del borrador de constitución.

[19] Las milicias han asumido las misiones de seguridad asumidas por la Policía de las Infraestructuras Petroleras (PFG), sobre todo en las instalaciones del sudeste.

[20] Europa Press. “La OTAN avanza que Libia enviará «pronto» expertos para negociar la asistencia”. Disponible en: http://www.europapress.es/internacional/noticia-otan-avanza-libia-enviara-pronto-expertos-negociar-asistencia-20160602180315.html

[21] Con esta finalidad patrullan el Mediterráneo los buques de la Alianza desde los atentados del 11 de septiembre de 2001. El éxito de la misión a animado a los dirigentes de la OTAN a mantenerla e incluso a ampliar sus cometidos. Más información en: http://www.nato.int/cps/en/natolive/topics_7932.htm

[23] A través del representante de NNUU; Martin Kobler, de nacionalidad alemana.

[24] Según informes locales del 27 de febrero de 2016, fuerzas de EEUU está proporcionando asistencia militar a las Milicias de Misrata para luchar contra el Daesh. De igual forma, y de acuerdo con fuentes locales del 23 de febrero de 2016, un grupo de militares franceses lleva más de dos meses instruyendo a milicias de Sirte para luchar contra el Daesh. Fuente; ArmedConflict Data Base. Disponible en:

https://acd.iiss.org/en/conflicts/libya-5a8a?month=2

[25] Cabe destacar, el ataque sufrido el 7 de marzo de 2016, en la localidad tunecina fronteriza con Libia de Ben Gardane, en el que murieron 46 personas, entre ellas las autoridades locales y soldados de la guarnición de la ciudad.

[26] Túnez ha instalado una valla de 200 km a lo largo de la frontera con Libia para dificultar el movimiento de los terroristas. Alemania y EE.UU están proporcionando equipos electrónicos para la mejorar la vigilancia  de esta frontera. Fuente: Armed Conflict Data Base. Disponible en: https://acd.iiss.org/en/conflicts/libya-5a8a?month=2

[27] El Régimen de Al Sisi mostró su rechazo al GNC, que se formó con el apoyo de los Hermanos Musulmanes, principal fuerza política de oposición en Egipto.

[28] No obstante, según el 18 de marzo de 2016, el enviado especial de NNUU en Libia, Martin Kobler, se desplazó a El Cairo para discutir sobre el apoyo de Egipto al GNA y al Ejército de unidad de Libia. Disponible en: https://acd.iiss.org/en/conflicts/libya-5a8a?month=3

[29] La Constitución de Argelia de 1976 prohíbe a sus Fuerzas Armadas participar en operaciones fuera de su territorio. Más información en: https://www.stratfor.com/analysis/pushing-algeria-limits-nonintervention

[30] El 15 de marzo de 2016, se celebró una reunión en Roma, en la que estuvieron representados 25 países, con la finalidad de sondear la disposición de las naciones para aportar fuerzas a una posible misión internacional de asistencia al GNA, en caso de que este gobierno lo reclame, lo cual parece improbable dado que la oposición libia le acusa de ser un gobierno impuesto desde el exterior. Fuentes: Reuters, disponible en: http://uk.reuters.com/article/uk-europe-migrants-libya-eu-idUKKCN0XC1F4 y Armed Conflict Database. Disponible en: https://acd.iiss.org/en/conflicts/libya-5a8a?month=4

[31] Ver artículo: «El Gobierno de Tobruk envía un petrolero desafiando la autoridad de Trípoli». Europa Press. Disponible en: http://www.europapress.es/internacional/noticia-gobierno-tobruk-envia-petrolero-desafiando-autoridad-tripoli-20160426185818.html

[32] Según el diario Washington Post, la producción de crudo ha descendido un 78% desde hace cinco años. Algunos campos petrolíferos, como los de Bayda, Tibisti, Samah and Waha fueron abandonados en abril de 2016 por el riesgo a sufrir ataques del Daesh.

[33] International Crisis Group. The Prize: Fighting for Libya’s Energy Wealth. Bruselas. Diciembre de  2015. «At the current pace, …, foreign currency reserves could run out as early as the beginning of 2016». Disponible en: http://www.crisisgroup.org/en/regions/middle-east-north-africa/north-africa/libya/165-the-prize-fighting-for-libya-s-energy-wealth.aspx

[34] Según un informe del Programa Mundial de Alimentos de NNUU de enero de 2016, son necesarios 29 millones de dólares adicionales mensualmente para poder asistir a 70.000 personas necesitadas en Libia.

[35] Elmangoush, Najla. «The logic of restorative justice is that where it is hardest to do, it is most important to do». Customary Practice and Restorative Justice in Libya, a hybrid approach. United States Special Report. Washington. Junio de 2015. Disponible en: http://www.usip.org/sites/default/files/SR374-Customary-Practice-and-Restorative-Justice-in-Libya-A-Hybrid-Approach.pdf

[36] Por ejemplo, los medios apoyados externamente e inicialmente con una postura neutral, con el paso del tiempo, se han posicionado a favor de uno u otro grupo de influencia.

[37] Como el canal Al Wataniyah.

[38] Según un informe del Centro de Libertad de Prensa de Libia, en el último trimestre de 2015 se produjeron 26 casos de ataques a la libertad de prensa, incluyendo asesinatos, secuestros y torturas. Por poner algunos ejemplos; en febrero de 2016 dos periodistas murieron mientras cubrían las noticias de los enfrentamientos en Bengasi. En marzo, el activista político y periodista Ahmed BinFayed fue secuestrado en Tobruk.

[39] Al Jazeera cuenta con una credibilidad del 6%, mientras que Al Arabiya dispone de un 11%. Fuente: NajiAbou-Khalil and Laurence Hargreaves, «Libyan Television and its Influence on the Security Sector», UNITED STATES INSTITUTE OF PEACE, marzo de 2015.

[40] En diciembre de 2011, se crea el Comité Supremo de Seguridad (SSC), encargado de realizar la reforma del sector. En enero de 2012, comienzan a filiarse los miembros de las milicias, proceso que finaliza en julio de ese mismo año. En agosto de ese año, había filiados 162.000 antiguos combatientes, aunque el gobierno sólo tenía constancia de 60.000 que realmente estaban sirviendo.

[41] Sayid, Yezih. Crumbling States, Security Sector Reform in Lybia and Yemen. Carnegie Middle East Center. Washington. Junio de 2015. «El Supreme Security Committee (SSC) no disponía de autoridad fuera de Trípoli, en Zawiya se creó el Security Directorate y en Bengasi el Joint Security Chamber, esta última institución incluso se ha valido de actores como Ansar Al Sharia». Disponible en: http://carnegie-mec.org/2015/06/18/crumbling-states-security-sector-reform-in-libya-and-yemen/iar7

[42] Aprobada en mayo de 2013.

[43] Postura defendida incluso desde algunos sectores del Gobierno de EE.UU.

[44] Como la de Misrata.

[45] Como la Tuareg, Tebu y Awlad Suleiman.

[46] La relación entre el Libian National Army (LNA) y el Gobierno de Unidad es complicada. A pesar de los intentos del GNA por ganarse su apoyo, su líder, el General Haftar, no ha reconocido públicamente la autoridad del Gobierno de Unidad. El 20 de mayo de 2016, el General Haftar, advirtió que no colaboraría con el GNA hasta que las milicias vinculadas a esta administración no fueran desmanteladas. Fuente: Europa Press. Disponible en: http://www.europapress.es/internacional/noticia-general-haftar-subraya-no-ayudara-gobierno-libio-si-mantiene-milicias-20160520211001.html

[47] El GNA, ha decidido formar una Guardia Presidencial encargada, no sólo de la seguridad del Primer Ministro, sino también de las instituciones clave como el Banco Central de Libia (CBL). Otras fuerzas de seguridad, como la Guardia de instalaciones petrolíferas (PFG) han confirmado su subordinación al GNA.

[48] Sólo encargado de coordinar las operaciones que se desarrollan en la zona comprendida entre Misrata y Sirte.

[49] Cochrane, Richard. Jane's Intelligence Weekly, 13 de mayo de 2016. «Fledging Libyan unity government not yet in a position to co-ordinate effective military response to Islamic State». «An example of this can be seen in the Libyan militia offensive currently underway against the Islamic State in Sirte. Three rival commands have been formed to co-ordinate the offensive, none of which is co-operating with each other. Two of the main elements, the Libyan National Army (LNA) forces approaching from the east, and Misratan militias approaching from the west, fought each other near the town of Zillah on 3 May 2016, as the LNA took the opportunity to seize Jufra airbase from its rivals. This highlights IHS's standing view that Libya's militias are likely to prioritise fighting each other over the Islamic State, action against which is primarily used as a means to garner international backing and increased leverage in the peace process». Disponible en: http://www.janes.com/article/60316/fledging-libyan-unity-government-not-yet-in-a-position-to-co-ordinate-effective-military-response-to-islamic-state

A pesar de este análisis, el Primer Ministro del GNA considera que Libia derrotará por sí sola al Daesh. Información disponible en: http://www.europapress.es/internacional/noticia-nuevo-primer-ministro-convencido-libia-derrotara-si-misma-estado-islamico-20160603163140.html

[50] En 2012, Somalia adoptó una Constitución provisional, la cual está en proceso de revisión.

[51] Semanalmente se comenten más de diez atentados, algunos dirigidos directamente contra el aparato de Gobierno Federal.

[52] De regiones como Somalilandia, Puntlandia o el Bajo Shabelle. En mayo de 1991, Somalilandia se declaró independiente y dispone de una total autonomía, aunque no ha sido reconocido internacionalmente.

[53] Somalia mantiene disputas diplomáticas con Kenia, sobre la soberanía de un espacio marítimo en el que existen reservas petrolíferas marítimas, y con Etiopía, por la delimitación de la frontera de la región del Ogadén, situada al oeste.

[54] Como son: la exportación ilegal de carbón vegetal, el cultivo de katola piratería.

[55] Grupo afiliado a Al Qaeda, que, a pesar de los reveses sufridos durante las ofensivas de las tropas de estabilización de la Unión Africana (AMISOM), permanece activo en muchas regiones de Somalia.

[56] Con el que se pretende desarrollar, en septiembre de 2016, un proceso electoral más abierto.

[57] Las derrotas sufridas por Al Shabab le llevan a abandonar los medios de lucha convencional en favor de la guerra irregular o el terrorismo.

[58] Avances en cuanto al control de territorio, que le han permitido expulsar a Al Shabab de importantes bastiones como Baraawe o Kismayo, lo cual no impide que esta organización siga muy activa en las zonas del interior de Somalia y se desplace a la región de Puntlandia.

[59] La acción coordinada del Fondo de Estabilidad de Somalia, la Agencia de EE.UU. para el desarrollo internacional y los proyectos de impacto rápido de AMISOM está permitiendo la reapertura de oficinas administrativas, colegios, estaciones de policía, juzgados y centros de atención sanitaria en algunos de los sectores liberados.

[60] Se trata de ataques selectivos dirigidos contra objetivos de alto valor. El 1 de septiembre de 2014 un ataque aéreo de EE.UU. acabó con el líder de AS, Ahmed Abdi Godane, lo que supuso el mayor golpe contra la organización, de igual forma, el 31 de marzo de 2016, otro ataque con aviones tripulados por control remoto acabó con la vida del líder de AS Hassan Ali Dhoore, responsable de numerosos atentados en Mogadiscio.

[61] El 22 de octubre de 2015, el líder de AS en la región de Puntlandia, Sheikh Abdiqadir Mumin, lo que dio origen a enfrentamientos dentro de AS entre los partidarios de afiliarse al Daesh y los que se oponen. Fuente: Informe del Secretario General de NN.UU. al Consejo de Seguridad, 8 de enero de 2016. Disponible en: http://www.un.org/en/ga/search/view_doc.asp?symbol=S/2016/27

[62] El repunte de la pesca ilegal reduce las posibilidades de las comunidades de la costa de vivir de las capturas, lo que las impulsa a adoptar la piratería como forma de vida.

[63] Que en los últimos años se orientan más hacia otras zonas de mayor inestabilidad, como Siria, Irak o incluso Libia.

[64] Tanto las inundaciones producidas por el fenómeno de El Niño como las sequías.

[65] Etiopía y Kenia son los principales destinos de los refugiados,en los que hay 700.000 y 550.000, respectivamente.

[66] A menudo, se producen arrestos de periodistas o cierres de páginas web de medios contrarios a las políticas del FGS o de las autoridades regionales.

[67] Las actividades de instrucción se desarrollan en un campo de entrenamiento cercano al aeropuerto internacional de Mogadiscio, denominado: Centro de Instrucción General Dhagabadan, donde se imparten los cursos de formación, con el apoyo de la seguridad que proporciona AMISOM.

[68] El asesoramiento a las autoridades militares somalíes se focaliza en áreas críticas como; la logística, la generación de doctrina, el planeamiento de la defensa, la redacción de leyes de la defensa, etc.

[69] Misión que se inició en Uganda y que en 2013 se estableció definitivamente en Mogadiscio.

[70] NNUU, EEUU, Turquía, Reino Unido, etc.

[71] Lo que requiere disponer de unidades de protección de la fuerza en todas las actividades, una de las mayores carencias de la misión.

[72] A diferencia de las instalaciones disponibles en Uganda (Bihanga Training Camp), el campo de entrenamiento de Mogadiscio ofrece pocas posibilidades para impartir la instrucción.

[73] Debido a las deficiencias del sistema de mando del SNA, la falta de infraestructuras y los check-point ilegales existentes en las vías principales del país.

[74] Con la finalidad de proteger la llegada de los buques del Programa Mundial de Alimentos de NN.UU.

[75] Medida no adoptada por la UE, que tiene entre sus principios de actuación no proporcionar armamento a las fuerzas de seguridad de otros países.

[76] De esta forma evitar la exportación ilegal de recursos energéticos (carbón vegetal).

[77] Jordán, Javier y Bueno, Alberto, «Análisis estratégico del Daesh en Libia», GESI, Granada, 2015.

[78] La razón por la que se han escogido estos dos escenarios es que se corresponden con la situación más probable y la más peligrosa.

[79] Una de las conclusiones de la cumbre de la Unión Africana desarrollada en enero de 2016 en Abdis Abeba es la posibilidad de enviar una nueva Fuerza de Estabilización en Libia.

[80] Sobre todo en aquellas capacidades que no disponen los países africanos, como el transporte aéreo estratégico.

[81] Por ejemplo, a través de la misión de Naciones Unidas (UNSMIL) y con el apoyo de una posible misión de estabilización de la UA.

[82] Esta medida debe someterse a un estrecho control por parte de la misión de Naciones Unidas   (UNSMIL), para determinar la situación de los recursos, evitar la fuga de capacidades e incentivar la colaboración de las milicias contra el Daesh y la subordinación política al Gobierno de Unidad.

[83] Por ejemplo, por medio de una misión EUCAP-SAHEL LIBIA. Los procesos de revitalización de la justicia ya han tenido éxito en otros lugares como Somalilandia.

[84] Se trata de un dominio de la información muy complejo, que requiere de un análisis en profundidad y en el que es difícil llegar a las audiencias, dada la diversidad de medios y la falta de imparcialidad. Es preciso emitir mensajes que pongan en valor el esfuerzo del GNA para conservar la unidad de Libia frente a los spoilers y conciencie a la población sobre los peligros de la fragmentación y el triunfo del Daesh. En este sentido, cabe destacar que, buena parte de los atentados suicidas del Daesh son perpetrados por terroristas extranjeros. Los abusos cometidos por los mercenarios subsaharianos durante el Régimen de Gadaffi fueron unos de los mensajes que más calaron en favor de la revolución. Las campañas de concienciación ciudadana y de unidad nacional deben orientarse a los medios privados. Otros medios de comunicación internacionales también pueden contribuir a la salida negociada.

[85] Fundamentalmente el Gobierno de Unidad, el Consejo General Nacional y la Cámara de Representantes.

[86] En caso necesario desde un país de la región, como Túnez.

[87] Cabe destacar, que esta organización carece de experiencia en el desarrollo de operaciones militares de estabilización.

[88] A pesar de la experiencia de esta organización en otras campañas de estabilización, como Afganistán (ISAF-ResoluteSupport) la postura de Turquía, claramente a favor de las autoridades de Trípoli, podría ser un serio condicionante para la participación. Además, el desarrollo de la pasada operación Unified Protector, por parte de la OTAN, puede ser un obstáculo para la reconciliación.

[89] En la actualidad NN.UU. desempeña varias misiones de estabilización similares en Malí (MINUSMA) y RDC (MONUSCO).

[90] De acuerdo con los resultados de los enfrentamientos producidos entre el LNA y el Daesh  a lo largo del 2016 ciertas áreas de la preparación merecen una especial atención, tales como la formación como la lucha contra los artefactos explosivos improvisados (C-IED), la limpieza de campos de minas, la protección frente a tiradores selectos, las operaciones en ambiente subterráneo, la prevención contra los ataques internos (IA o Green on Blue) o la defensa contra morteros, cohetes y proyectiles de artillería (C-RAM). De igual forma, la formación en Derecho Internacional Humanitario (DIH) es un aspecto prioritario.

[91] Estas dos últimas medidas sólo deben desarrollarse en caso de que se produzca una solicitud oficial del Gobierno de Unidad.

[92] En palabras de Jonathan Powell, enviado especial en Libia del Gobierno Británico, «Libia se ha convertido en la Somalia del Mediterráneo».

[93] Sin llegar a centralizar todo el poder cedido a las autoridades regionales, ni excluir a las milicias. El ejemplo de Somalilandia nos muestra como con un sistema político híbrido en el que participan del poder, tanto los partidos políticos como los clanes dominantes, se puede alcanzar la estabilidad necesaria para implantar las reformas.

[94] Libertad de prensa, pluralidad, igualdad de voto, etc.

[95] Lo que requiere reducir los enfrentamientos entre las milicias, que ponen en peligro el funcionamiento de las infraestructuras de exportación. Además, la comunidad internacional debe evitar los acuerdos con cualquier otra autoridad diferente al Gobierno de Unidad (GNA).

[96] Turquía, EAU, Qatar e incluso Irán, también deben ser tenidas en cuenta.

[97] El ejemplo de Somalia nos muestra cómo la situación es más estable en las regiones en las que ha habido una menor intervención internacional (como en Somalilandia). Lo ideal es alcanzar soluciones inclusivas, en las que todos cedan parte del poder y obtengan algún beneficio. La transición de un sistema de poderes en base a los clanes o milicias hacia otro democrático debe ser progresivo y ajustado al ritmo de la sociedad local. La intervención internacional implica el apoyo hacia uno de los sectores en perjuicio de otros, lo que provoca desequilibrios en las dinámicas de la sociedad.

[98] Tal y como ya hace la UE con las fuerzas policiales (EUBAM) y lo hará con los guardacostas (EUNAVFOR)

[99] No sólo grupos formados para proporcionar seguridad a las infraestructuras energéticas

[100]   Según el cual 150 de sus congresistas deberían integrarse en el Consejo de Estado, órgano subordinado al GNA.

[101] Se trata fundamentalmente de vehículos Panthera T6 y StreitTyphoon 4x4.

[102] Otras donaciones recibidas por el SNA le han dotado de 50 AT 105 Saxon, procedentes de Djibouti y 62 ACMAT Bastion, entregadas por el US AFRICOM.  

 

 
Español

          Licencia de Creative Commons

Revista de Estudios en Seguridad Internacional is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://www.seguridadinternacional.es/revista/.