Vol. 6 Núm. 2 (2020)
Artículos

De la fragmentación de las estructuras criminales a una proto-mafia: un análisis del Primeiro Comando da Capital (PCC) en Sudamérica: DOI: http://dx.doi.org/10.18847/1.12.6

Carolina Sampó
Universidad Nacional de La Plata, Argentina
Biografía
Marcos Alan Ferreira
Universidade Federal da Paraíba, Brasil
Biografía
Publicado diciembre 3, 2020
Palabras clave
  • Carteles,
  • Narcotráfico,
  • Primeiro Comando da Capital (PCC),
  • Organizaciones criminales,
  • Mafia,
  • Sudamérica
  • ...Más
    Menos

Resumen

Este artículo examina cómo el Primeiro Comando da Capital (PCC) se estructura como un modelo particular de organización criminal en Sudamérica, entre lo que podría considerarse un cartel de tercera generación y una proto-mafia. Tras el fin de los grandes carteles colombianos, las organizaciones criminales debieron modificar la forma en la que se estructuraban. Estos cambios, se tradujeron en una marcada fragmentación que generó una multiplicidad de organizaciones pequeñas en Sudamérica que lograron ingresar al mercado del tráfico de droga, impulsadas por la “democratización” de la cocaína. Sin embargo, en la última década en Brasil se ha visto el proceso contrario. Mientras que en Latinoamérica se pasó de la concentración a la fragmentación – de la existencia de los carteles a la proliferación de un gran número de estructuras criminales pequeñas-, en Brasil, el PCC ha dejado de estar fragmentado para concentrarse y multiplicar su poder, a partir de su presencia y fortaleza en todo el territorio nacional, pero también gracias a su transnacionalización hacia países productores de drogas como Paraguay, Bolivia y Perú. Cabe preguntarnos entonces si estamos frente al surgimiento de una nueva generación de estructuras criminales, que se auto-perciben como empresas transnacionales y que adoptan una forma distinta a la de los carteles tradicionales, mucho más flexible y capaz de adaptarse frente al cambio, lo que las vuelve similar a una mafia, aunque no se han consolidado como tales aún.