Vol. 6 Núm. 1 (2020)
Artículos

La cartografía como elemento geoestratégico en el Ártico: DOI: http://dx.doi.org/10.18847/1.11.13

Andrea Arrieta Ruiz
Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado, España
Biografía
Publicado mayo 28, 2020
Palabras clave
  • Ártico,
  • Geopolítica,
  • Cartografía,
  • Estrategia,
  • Gran juego,
  • Construcción soberanía
  • ...Más
    Menos

Resumen

El calentamiento global, inherente al cambio climático, está provocando el deshielo de algunos puntos geográficos y, con ello, posibilitando la apertura de algunos de ellos -históricamente inaccesibles-, como el Ártico. “Apenas se encuentra una región sobre la que se pueda hacer valer una pretensión de posesión”, una afirmación de Mackinder de cuestionable validez en relación con la cuestión del Ártico. El deshielo de esta zona geográfica permitiría la explotación de sus vastos recursos naturales y de dos rutas marítimas que suponen una disminución de la distancia entre el Océano Atlántico y Pacífico. Este hecho, ha contribuido a que, en los últimos años, cada vez hayan sido más los actores interesados en este espacio. En esta línea, a través de algunos de los marcos teóricos clásicos del ámbito de las relaciones internacionales, se estudiarán las diversas acciones que están desarrollando los distintos actores en la zona. Un recorrido desde las tesis neorrealistas de Waltz y Mearsheimer, hasta aquellas que definen Keohane y Nye, que presentan el sistema como una red compleja constituida por los intereses y las interacciones, basada en la cooperación y en el concepto de smart power, resultado de la combinación entre el hard y el soft power. Asimismo, tomando como base los postulados de estas corrientes teóricas, se estudiará el papel que desempeña la cartografía como elemento geoestratégico, utilizado como herramienta para la construcción de soberanía por parte de los distintos actores en el Ártico. El análisis de los movimientos y las capacidades de los actores en esta zona permitirá situar estos factores como los generadores de otro Gran Juego que situará, paradójicamente, al Círculo Polar Ártico como uno de los puntos más calientes del atlas geográfico, alzándose como un espacio de cruce de intereses de suma importancia en el contexto de la lucha de poder tanto a nivel regional, como global.