La doctrina de Infantería antes de la Primera Guerra Mundial

Hasta la Primera Guerra Mundial la Infantería se articulaba en unidades a pie y dotadas de armamento homogéneo: fusiles con bayoneta. De ahí lo acertado de las denominaciones de sus unidades como ‘de fusileros’.

Todavía en los años inmediatamente anteriores a la Gran Guerra, los Ejércitos europeos seguían considerando que la Infantería actuaría de un modo básicamente similar al que había empleado en tiempos de Napoleón: desplazándose en columnas y desplegando en formaciones más o menos abiertas para el ataque.

La Infantería como arma principal en combate

Desde los tiempos de las Legiones romanas la Infantería ha sido el Arma que ha dominado el combate, con escasas excepciones en el tiempo (la preponderancia de la Caballería pesada medieval, por ejemplo) y en el espacio (como fue el caso del dominio de las hordas montadas en Asia Central, y sus victorias frente a chinos o persas). Sin embargo, desde la Primera Guerra Mundial, este dominio ha estado discutido: durante ese conflicto, en los victoriosos Ejércitos aliados se imponen tácticas de combate basadas en el fuego de Artillería y/o Aviación.

El combate ‘interarmas’

El concepto de combate ‘interarmas’ (combined arms, en su denominación anglosajona) se refiere a aquel tipo de combate en el que las distintas Armas se emplean de forma coordinada con el final de maximizar la eficacia combativa y la supervivencia de cada una de ellaso, en otra formulación, el conjunto de técnicas y procedimientos empleados por las unidades de las diferentes Armas para apoyarse mutuamente. En este tipo de combate, las fortalezas de un Arma deben compensar las carencias de otras, consiguiendo un efecto sinérgico del conjunto.

Combate interarmas: el ‘arma decisiva’ de Occidente

Desde el siglo XVI es casi una constante en la Historia la superioridad militar occidental sobre sus rivales procedentes de otras culturas. La expansión europea a partir del Renacimiento, la Era de los Descubrimientos, la colonización de África, América y Oceanía y la expansión de “mandatos” o colonias más o menos disfrazadas en Asia, son acontecimientos que fueron posibles casi exclusivamente por la superioridad de los Ejércitos y las Armadas occidentales sobre sus rivales del resto del mundo.

Lo racional y lo irracional en la gestión de los conflictos armados

Hace ya dos siglos que Clausewitz comenzó a escribir la que sería su obra cumbre: “De la Guerra”. En ella pretendía ir más allá de una descripción de lo que había visto en los campos de batalla desde su niñez, y adentrarse en la propia naturaleza de los conflictos armados. Un tema que resultaría central en su obra, y que tenía mucho que ver con la propia experiencia bélica del prusiano, era el de la racionalidad o irracionalidad en la gestión de un fenómeno tan complejo como la guerra.

Setenta años del atentado del Hotel Rey David de Jerusalén

Hace setenta años, a las 12:37 p.m. del 22 de julio de 1946, una explosión destruyó los siete pisos del ala sur del Hotel Rey David en Jerusalén, que albergaba el Gobierno Civil del Mandato Británico de Palestina, el Cuartel General del Ejército y la División de Investigación Criminal. El resultado fue la muerte de 91 personas, incluidos el personal militar y civil británico, así como árabes y judíos que se encontraban en el hotel en ese momento[1].

Obama y “Little Boy”

El pasado 27 de mayo de 2016, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama visitó la ciudad de Hiroshima en Japón, convirtiéndose en el primer presidente de Estados Unidos, en activo, que realiza un viaje oficial al país del sol naciente y que además se desplaza hasta el escenario en el que el 6 de Agosto de 1945 EEUU lanzaba la primera bomba atómica de la historia sobre una población, durante un conflicto bélico, en el marco de la Segunda Guerra Mundial.

Walking in Flanders Fields

A hundred years. This is the time that separates the present day from the one when the first bullet was shot to initiate World War I, a global armed conflict whose consequences determined the History of Europe throughout the 20th century. However, despite the long time that has passed, today we can still feel and see the scars of a war which took more than 16 million lives between combatants and civilians.

Páginas