La evolución de la doctrina militar soviética en el periodo de entreguerras (II)

Por otro lado, por razones tanto ideológicas como militares, el gobierno comunista realizó un importantísimo esfuerzo industrializador. Por la parte ideológica, el triunfo del comunismo requería construir una sociedad de obreros - donde Rusia sólo tenía campesinos-, lo que implicaba crear una potente industria, cuna de una numerosa clase obrera, y, por la parte militar, la expansión del comunismo requería un instrumento militar ofensivo y potente.

La evolución de la doctrina militar soviética en el periodo de entreguerras (I)

El caso soviético es una adaptación de la experiencia del Ejército Imperial ruso a las condiciones del combate en los amplios espacios de la Europa oriental, junto con las conclusiones obtenidas en su Guerra Civil. Sin embargo, el carácter ‘revolucionario’ del Ejército Rojo le permite separarse ampliamente de la tradición militar del Ejército zarista, aunque aprovechando la experiencia de la gran cantidad de personal que había servido en éste.

La evolución de la doctrina militar británica en el periodo de entreguerras (II)

Sin embargo, el proceso de motorización no fue sencillo, ni se llevó a cabo sin resistencias. No obstante, el reducido tamaño del Ejército británico del periodo de entreguerras hizo que se intentase siempre maximizar su poder de combate mediante el recurso a la introducción de máquinas y armas avanzadas.

La evolución de la doctrina militar británica en el periodo de entreguerras (I)

El caso británico es distinto: si, durante el periodo de entreguerras, franceses y alemanes profundizaron en su particular enfoque sobre el empleo de las Armas (especialmente de la Infantería y de la Artillería) desarrollado en la Primera Guerra Mundial, el pensamiento militar británico fue una reacción contra lo vivido en ese conflicto. Durante este periodo destaca la influencia de dos autores: J.F.C. Fuller y Basil Liddell-Hart.

Evolución de la doctrina militar francesa en el periodo de entreguerras (II)

La Infantería francesa fue ampliamente dotada de armas automáticas, articulándose en Pelotones a dos Escuadras, una de ametralladora ligera y otra de fusiles. Tres de estos Pelotones constituían una Sección. Los Pelotones no estaban concebidos para actuar separados, y tanto en defensiva como en ofensiva actuaban reunidos, siendo la Sección la menor unidad capaz de ejecutar una acción independiente. Cada Batallón tenía tres Compañías de fusiles a tres Secciones como la descrita y una Compañía de Ametralladoras, dotada en 1940 de entre 16 y 20 armas pesadas y un número limitado de morteros (de cuatro a seis).

Evolución de la doctrina militar francesa en el periodo de entreguerras (I)

Por parte francesa, su Estado Mayor del periodo de entreguerras diseñó su Ejército, en palabras de Liddell-Hart, “como una lenta apisonadora de fuego que debería hacer retroceder gradualmente, como en 1918, a un ejército similar. Para los franceses, un ataque era “fuego que avanza”.

Desarrollos doctrinales: el periodo de entreguerras

La Gran Guerra supuso un cataclismo geopolítico: al final de ese conflicto, el mapa político del mundo era notablemente diferente del de 1914. Tres grandes Imperios (el alemán, el austro-húngaro y el otomano) habían desaparecido, mientras que habían surgido en Europa muchos nuevos Estados (Checoslovaquia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Finlandia, Yugoslavia…) y otros habían cambiado sus fronteras (Alemania, Hungría, Polonia, Bélgica, Dinamarca, Italia…). Rusia se encontraba inmersa en una guerra civil de resultado imprevisible, mientras que Japón aparecía como una nueva potencia.

Cambios doctrinales en la Primera Guerra Mundial: Conclusiones (I)

La Gran Guerra es el primer conflicto ‘moderno’. Por primera vez se ponen en ejecución conceptos como la ‘guerra total’ (la implicación absoluta de todos los medios de una sociedad para sostener el conflicto, sin importar su coste), las máquinas toman un papel preponderante en el combate, y la potencia industrial y económica de los diferentes Estados es directamente proporcional a su capacidad militar.

Los otros frentes de la Primera Guerra Mundial: África

Pese al protagonismo del Frente Occidental, la Gran Guerra se desarrolló en muchos otros Teatros de Operaciones, tomando características muy diferentes a las descritas en ese Frente. Estas variaciones en el desarrollo de las operaciones hicieron que, tras el conflicto, la generalización de las lecciones aprendidas en los combates en Francia y Bélgica no fuese universalmente aceptada, especialmente por aquellos cuya experiencia en combate procedía de Teatros diferentes. Por este motivo es necesario analizar, siquiera someramente, el desarrollo de los combates en algunos de estos Teatros.

Páginas