Sendero Luminoso, narcoterrorismo y seguridad en el Perú

Versión para impresiónVersión para impresión

Análisis GESI, 25/2016

Resumen: Sendero Luminoso es una de las mayores organizaciones terroristas que han operado en América Latina, con más de 30.000 víctimas mortales a sus espaldas, como señala el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación.

El presente análisis intentará explicar brevemente los orígenes de la organización maoísta, su actividad hasta nuestros días y su actual relación con el narcotráfico.

*****

Los orígenes del PCP-SL

Las ideas socialistas llegaron a Perú de la mano del periodista José Carlos Mariátegui (1894-1930), que tras visitar diversos países de Europa y pertenecer a los círculos internos del Partido Socialista Italiano (PSI), se convirtió en el intelectual marxista más influyente del país latinoamericano[i] y fundador del Partido Socialista Peruano (PSP). Tras la muerte de Mariátegui en 1930, el partido cambió su nombre a Partido Comunista Peruano (PCP) y se alineó con el resto de partidos que pertenecían a la III Internacional, fuertemente influenciados por las directrices del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).

El socialismo peruano se vio marcado por la ruptura chino-soviética, ya que dividió a las bases del partido en pro-soviéticos (PCP-Unidad)[ii], defensores de la coexistencia pacífica y la transición no violenta hacia el socialismo, y pro-chinos (PCP-Bandera Roja), partidarios de la lucha armada. Cabe destacar que las facciones utilizaron la denominación de sus respectivos boletines informativos para diferenciarse entre sí.

En todo este contexto de ruptura y crisis, Abimael Guzmán (fundador de Sendero Luminoso), profesor de filosofía en la Universidad de Huamanga y dirigente del Comité Regional “José Carlos Mariátegui” en Ayacucho, se posicionó con el PCP-Bandera Roja aunque ya había formado una facción propia en Ayacucho conformada por jóvenes estudiantes e intelectuales vinculados a la Universidad.

A pesar de que el líder del PCP-Bandera Roja, Saturnino Paredes, logró retener a la mayor parte de las bases del partido, Guzmán fundó el Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL) tomando como referencia el eslogan estudiantil: “Por el sendero luminoso de Mariátegui”, utilizado y popularizado por los estudiantes de Huamanga.

Si bien la nueva organización la componían solo 63 miembros (12 en Ayacucho y 51 en el resto del país)[iii], esta logró sobrevivir gracias a la fuerte legitimidad y apoyo que poseía de diversos colectivos en todo el país (estudiantes, intelectuales, campesinos…), a los círculos clandestinos dentro de la Universidad de Huamanga y al debilitamiento de la organización de Paredes y otros movimientos de izquierda.

La organización Sendero Luminoso nació, por tanto, como resultado de una larga depuración ideológica y dogmática a finales de los años 70, a partir de las escisiones producidas entre marxistas-leninistas y maoístas en un primer momento, y posteriormente, entre las organizaciones seguidoras del pensamiento del carismático líder chino Mao Zedong.

 

Fuente: Apéndice 2. Antecedentes del PCP-SL. CVR.

De Mariátegui al Pensamiento Gonzalo

Como señala el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, las bases ideológicas de Sendero Luminoso se encuentran dentro de las tesis más rígidas del marxismo, autocalificándose como una organización “marxista-leninista-maoísta”.

José Carlos Mariátegui, el padre del socialismo en América Latina, había adoptado un pensamiento cercano a las posiciones del cofundador del Partido Comunista Italiano (PCI) Antonio Gramsci, y fue inspirador de los sucesivos movimientos izquierdistas que se crearon tras su muerte. Mariátegui había enfatizado en la necesidad de comenzar la revolución socialista desde las clases populares indígenas y se mostró contrario al revisionismo de la II Internacional que había expulsado a los anarquistas en 1896.

Abimael Guzmán bebió de los pensamientos de Marx, Lenin, Mao y Mariátegui y elaboró una doctrina guía conocida como “Pensamiento Gonzalo” que adaptaba el maoísmo a la realidad peruana. Esta ideología posteriormente sería la base ideológica y estratégica de Sendero Luminoso. Guzmán se autoproclamó la “cuarta espada del comunismo”, dejando claro que su interpretación filosófica había superado el “pensamiento guía” de Mariátegui.

Esta forma de ver la realidad a la que Guzmán llamó Pensamiento Gonzalo se basa en:

  • El concepto leninista de “partido de cuadros, selectos y secretos”: Lenin, para poder llevar a cabo la revolución, planteó la necesidad de crear un partido de cuadros compuesto por militantes (no afiliados) que hicieran “de las actividades revolucionarias su profesión”,[iv] y por una estructura sindical (con los revolucionarios más experimentados y sabios) y otra clandestina (con el resto de militantes) encargada de imponer por la vía de las armas la “dictadura del proletariado”.
  • La idea de “guerra popular”[v] elaborada por Mao Zedong durante la Revolución China: Guzmán consideraba la guerra popular como la piedra angular de la revolución, otorgándole la categoría de principio de validez “universal”. La lucha armada es por tanto la única forma de alcanzar su ideal de sociedad.
  • Oficialidad: Sendero Luminoso consideraba el Pensamiento Gonzalo como la “única doctrina científica” y la adoptó como ideología oficial, lo que otorgaba a Guzmán la capacidad única de liderar, pensar y modificar la doctrina del partido
  • Culto a la personalidad: Guzmán se autoproclamó “el más grande marxista-leninista-maoísta viviente”[vi]. Este culto a la personalidad, basado en el estalinismo, le reconocía  cierta divinidad por parte de los integrantes de Sendero.
  • Repudio a las tradiciones culturales andinas: Guzmán, a diferencia de Mariátegui, odiaba profundamente las tradiciones de los pueblos andinos, pues consideraba que estas eran el resultado de años de opresión estatal que habían llevado a los pueblos indígenas a la superstición y a la ignorancia.
  • Rechazo total al individualismo: todos los integrantes de la organización debían acatar la dirección del partido para así alcanzar la colectivización, borrando cualquier pluralismo social, religioso o personal. Según la doctrina senderista todo había de regirse por las directrices del partido, eliminando el ámbito privado de cualquier esfera.

¡El Presidente Gonzalo, jefe del Partido y la Revolución!

¡Por su magistral dirección y su condición de continuador de Marx, Lenin y el presidente Mao Zedong!

¡El Partido Comunista del Perú guiándose por el marxismo-leninismo-maoísmo-pensamiento Gonzalo garantiza el rumbo de la revolución!

¡Honor y gloria al proletariado y al pueblo del Perú, la sangre no obra de revolución y no reniega!

¡Dar la vida por el Partido y la Revolución!

¡Dar la vida por el Partido y la Revolución!

(Consigna Senderista)

 

La actividad de Sendero Luminoso

El 17 de mayo de 1980 se produce el primer ataque reivindicado por la guerrilla maoísta. Un comando compuesto por cinco senderistas atacó un local en la localidad de Chuschi (región de Ayacucho) que albergaba urnas y papeletas electorales, produciendo un incendio que pulverizó la mayoría de ellas. Por otro lado, se registraron pequeños altercados en la localidad de Cerro de Pasco y en el distrito limeño de San Martín de Porres, que apenas ocuparon unas líneas de los diarios locales, más preocupados en dar cobertura a las elecciones presidenciales que al día siguiente ganaría Fernando Belaúnde Terry, del partido Acción Popular,[vii] tras más de 17 años de dictadura militar.

Este primer ataque en Chuschi supuso el comienzo del terror en Perú.

Cabe destacar que en un primer momento Sendero Luminoso no fue tomado como una seria amenaza por las fuerzas de seguridad e inteligencia, ya que la organización no poseía campos de entrenamiento o depósitos de armas como otras asociaciones guerrilleras clásicas, como el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), pues Guzmán consideró que, antes de pasar a la lucha armada activa, la ideología senderista tendría que calar poco a poco en una sociedad empobrecida y desencantada políticamente.

Desde el ataque en el día anterior a las elecciones, Sendero continuó perpetrando pequeños ataques en todo el país (especialmente destinados al robo de materiales explosivos y armamento ligero) dirigidos por el denominado “Comité Regional Principal”, siendo el más notorio de estos el asalto al Centro Penitenciario de Ayacucho el 3 de marzo de 1982.

Estos primeros años de actividad de Sendero iban encaminados a la creación y consolidación de comandos guerrilleros en todo el país, iniciando así una especie de guerra relámpago que obligase a las fuerzas de seguridad a  tomar medidas de urgencia que les deslegitimasen ante la sociedad peruana.

La estrategia de la guerrilla dio sus frutos ya que el día 3 de diciembre de 1982 (coincidiendo con el cumpleaños de Abimael Guzmán) Sendero anunció la creación del llamado “Ejercito Guerrillero Popular”.

Para el año 1983 el ejército peruano preparó una importante operación de contraofensiva que eliminase los comandos senderistas tan consolidados en el oeste del país, no obstante Guzmán, que no dudaba del apoyo social que poseía la organización, ordenó la creación de comités populares cuya misión debía ser la extensión de la propaganda senderista entre los campesinos y los pilares locales de la futura República Popular Socialista.

Las fuerzas de seguridad fueron ineficaces a la hora de detener el avance de la guerrilla. Sin embargo, ya en 1983, los excesos autoritarios y sangrientos de Sendero empezaron a alejarlos de las poblaciones campesinas locales, como el famoso caso de la comunidad de Huaychao, donde los campesinos asesinaron a siete senderistas como respuesta a la desaparición de las anteriores autoridades locales. Las rebeliones campesinas (espontáneas) se propagaron por numerosas comarcas ante los constantes abusos de los comités populares. El punto de inflexión se produjo en Lucanamarca donde una columna formada por unos 80 senderistas masacraron y torturaron a 69 campesinos de todas las edades produciéndose así el principio del fin del apoyo social a Sendero Luminoso.[viii]

Durante el periodo 1982-1985, la organización de Abimael Guzmán, ya rebautizado como el Presidente Gonzalo[ix], sembró el terror en el país latinoamericano convirtiéndose en la organización terrorista más mortífera de toda América Latina con más de 1.500 asesinatos.

El 28 de julio de 1985 toma posesión como nuevo Presidente del gobierno el progresista Alan García Pérez, del Partido Aprista Peruano (APRA), prometiendo acabar con la guerra subversiva y evitar carnicerías como la producida en la comunidad de Putis, donde fallecieron 117 personas a manos de los militares en septiembre de 1984[x]. Pero el objetivo del nuevo gobierno quedó en una mera manifestación de voluntades pues, entre los días 18 y 19 de junio de 1986, las fuerzas del orden produjeron una auténtica matanza en las prisiones de San Juan de Lurigancho, El Frontón y Santa Bárbara, donde más de 300 reclusos acusados de terrorismo perdieron la vida.[xi]

Esta violenta represión gubernamental fue aprovechada por Guzmán como una oportunidad de “desenmascarar” al nuevo gobierno con el fin de volver a recuperar el apoyo en las regiones andinas ya que Sendero consideraba al campesinado como la piedra angular de la revolución socialista. Sin embargo, las comunidades de campesinos ya habían empezado a organizarse, con apoyo de la Marina de Guerra peruana, en los denominados “Comités de Autodefensa” cuyo fin era expulsar a las columnas senderistas del VRAEM (Valle del río Apurímac y Ene) y otras regiones estratégicas donde el PCP-SL instauraba el Pensamiento Gonzalo.

Los últimos años de la década de los ochenta se caracterizan por la incapacidad de Sendero de combatir abiertamente contra las FAS, optando por intensificar los ataques con coches-bomba y por las violentas acciones contra los Comités de Autodefensa que habían debilitado enormemente a la organización[xii].

El comienzo de los años noventa supuso el principio del fin de Sendero Luminoso. Justo cuando la organización cuenta con el mayor número de miembros (unos 3.000 senderistas) y Guzmán es venerado casi como un Dios, ocurrieron dos sucesos fundamentales que cambiaron el rumbo de la guerra subversiva. Por un lado, el gobierno de Alberto Fujimori (formado en 1990) a través del decreto legislativo 740/1991 aprueba de forma oficial la entrega de armamento a las Rondas Campesinas y a los Comités de Autodefensa dándoles casi ilimitada potestad. Y por otro, la captura del Abimael Guzmán y su entorno más cercano dejaron a la guerrilla en una delicada situación.

La detención del Presidente Gonzalo[xiii] se produjo la noche del 12 de septiembre de 1992 en una residencia del distrito de Surquillo (Lima) a las 8:15 pm, tras más de un año de investigación en una operación (operación Victoria) llevada a cabo por el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), dependiente de la Dirección Nacional contra el Terrorismo (DINCOTE) y liderada por el general Antonio Ketín Vidal Herrera. La captura de Guzmán junto con su círculo más íntimo, incluida su pareja sentimental y número dos de la organización, Elena Iparaguirre (alias: Camarada Miriam), tuvo efectos devastadores en la organización al entrar en un proceso de desmembración y conflictos internos que perduran hasta hoy.

Guzmán y sus acólitos fueron juzgados ante un tribunal sin rostro (los jueces iban encapuchados) y se estableció que el líder del PCP-SL (siempre en una postura desafiante) cumpliría la pena de prisión perpetua en la base naval de Callao. Hay que destacar que dicha pena fue suspendida por irregularidades jurídicas y se inició un nuevo juicio el 5 de noviembre de 2004, siendo condenado nuevamente a cadena perpetua por numerosos delitos de terrorismo el 13 de octubre de 2006[xiv].

El arresto de Guzmán fue posible gracias a la renovación producida en el GEIN por el general Ketín Vidal que, junto con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos, permitió a las fuerzas de seguridad rastrear con mayor éxito el paradero de los líderes de la cúpula de Sendero Luminoso.

A pesar de que Guzmán, en aquella famosa escena donde apareció enjaulado y con un característico traje a rayas, animó a la organización a seguir atentando, la nueva dirección del PCP-SL fue incapaz de desarrollar una estrategia eficaz. En primer lugar, ya no tenían el faro necesario para dictarles cuál era la vía “correcta” y, en segundo lugar, después de la elaboración de la llamada “Ley del arrepentimiento” (Decreto Ley: 25499) muchos senderistas depusieron las armas empujando al grupo a la más absoluta marginalidad[xv].

Aunque el grupo todavía seguía activo e intentaba, a través de nuevos atentados, mostrar que el proyecto de Sendero Luminoso era viable, la aparición de Guzmán en televisión en 1993, anunciando los principios de un acuerdo de paz, sembró las dudas dentro del comité central de la organización; mientras algunos sostenían que sus palabras eran fruto de la tortura, otros consideraban que el Presidente Gonzalo se estaba sacrificando por la unidad y el futuro del partido. Aunque estas palabras produjeron una autentica crisis interna, Óscar Ramírez Durand (alias: Camarada Feliciano), reestructuró las bases del grupo y animó a los destacamentos del Huallaga y del valle del Río Ene a proseguir con la guerra popular para reanudar así la “gran ofensiva” anunciada en uno de los congresos del partido.

El 14 de julio de 1999, el Camarada Feliciano fue capturado por la DINCOTE tras más de 40 días de cerco en la localidad de Cochas Chico[xvi], y el líder del comité regional de Huallaga y miembro histórico del grupo, Florindo Eleuterio Flores Hala (alias: Camarada Artemio), se alineó hacia la postura de Guzmán de sentar las bases para el fin de la lucha armada.

Dentro de ese acuerdo de paz (que Guzmán negoció con la esperanza de ver rebajada su pena), el líder de Sendero Luminoso hizo pública una carta donde se establecían las bases para el fin de las hostilidades gracias a los “supuestos  avances” que había tenido el PCP-SL y los logros del nuevo gobierno, hecho que el ejecutivo de Fujimori utilizó para legitimar la elaboración de una nueva Constitución que disipara cualquier tinte autoritario del autogolpe de 1992. No obstante, la publicación de una  segunda carta de Guzmán alabando al gobierno creó serias dudas no solo entre la militancia de Sendero sino dentro de la sociedad peruana. Este giro radical de la postura de Guzmán, y su círculo más íntimo, lo desconectaron definitivamente de la militancia más activa del grupo, mientras otros muchos senderistas depusieron las armas ante la evidente derrota anunciada por las FAS con el lema “¡Gonzalo se rindió, entrégate!”[xvii].

Los nuevos dirigentes, los hermanos Víctor y Jorge Quispe Palomino (alias: Camarada José y Camarada Raúl respectivamente) y Alejandro Borda Casafranca (alias: Camarada Alipio,) una vez derrotada, descabezada de su fundador y deslegitimada la organización, que ya apenas contaba con unos 100 militantes, se desvincularon totalmente de las posiciones de Guzmán y crearon una facción denominada “Proseguir”. Esta nueva facción, muy concentrada y limitada en la zona del VRAEM, inició el siglo XXI con la intención de rechazar frontalmente la marca “Sendero Luminoso” y reestructurar así los pilares de la nueva revolución comunista.

Aunque las actividades de Proseguir no son tan mortíferas y frecuentes como las de Sendero Luminoso a finales de los años 80, han probado ser todavía una verdadera amenaza para la seguridad en el Perú, como demostraron con el secuestro de 71 personas en un campo militar en Tocate (provincia de Ayacucho)[xviii] o con el ataque del 10 de octubre de 2008 a un convoy militar, en el que fallecieron 15 personas, siendo el peor atentado registrado en Perú desde la última década[xix].

El 9 de febrero de 2012, el presidente Ollanta Humala anunció la captura del Camarada Artemio, uno de los últimos integrantes de la antigua cúpula de Sendero, y en el año 2013 las fuerzas de seguridad peruanas pusieron fin a la vida del hasta entonces número 2 de Proseguir, el Camarada Alipio, asestando de nuevo un duro golpe a la organización, cada vez más reducida y dañada.

Aunque a día de hoy la banda maoísta se encuentra prácticamente desarticulada, las conexiones con los grandes grupos de narcotraficantes le dan todavía cuantiosos beneficios que le permiten el rearme y el mantenimiento de pequeñas células aisladas en la zona del VRAEM.

Los hermanos Quiste Palomino han hecho reaparecer el fantasma de Sendero Luminoso en el Perú, una organización que, según el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, se cobró la vida de más de 30.000 personas.

 

Narcoterrorismo

La conexión de Sendero Luminoso con la producción y distribución de sustancias estupefacientes se remonta a la creación del grupo en los años ochenta. Su relación con el narcotráfico se acentuó aún más tras la detención de Abimael Guzmán, ya que las sucesivas derrotas ante las fuerzas de seguridad y la reducción notable de sus zonas de control, cortó otras vías de financiación como el saqueo, el robo o el impuesto revolucionario. Aunque hay que señalar que el negocio de la droga siempre fue la base de las finanzas de la banda.

Años después de la caída de Guzmán, en octubre de 2010, el senderista Edgar Mejía Asencio (alias: Camarada Izula) confesó a la policía que el Camarada Artemio (entonces líder de la organización) tenía importantes vínculos con el narcotráfico, al producir unos 800 kilos de cocaína cada dos meses[xx], lo que supondría unas 4´8 toneladas de droga al año pese a que estas cifras no han podido ser confirmadas del todo por la policía. Estas impresionantes cifras no causaron gran sorpresa en Perú pues el investigador del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Pontificia Católica de Perú, Jaime Antezana, afirmó que “En 2000 Sendero Luminoso estableció una firme alianza con los traficantes de droga y desde el 2004 ya se convirtió en un cártel del narcotráfico”[xxi].

Las palabras del investigador peruano se confirmaron el 1 de junio de 2015 cuando la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), dependiente del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, clasificó a la organización como una organización criminal narcoterrorista. El director interino de la OFAC, Jonh E. Smith, señaló que “desde su creación hace más de tres décadas, Sendero Luminoso evolucionó desde un grupo terrorista militante a un grupo criminal narcoterrorista responsable del tráfico de cocaína en América del Sur”[xxii].

Numerosos indicios hacen sospechar que los negocios ilícitos del actual grupo localizado en el VRAEM están conectados con los cárteles de la droga en México y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ya que varios informes de la ONU señalan a Perú como el segundo productor mundial de cocaína tras Colombia[xxiii]. Se puede afirmar que el narcotráfico es, a día de hoy, la única vía de financiación del grupo de los hermanos Quiste Palomino, en su afán de liderar la antorcha de la revolución socialista, un dogma que ha abierto unas heridas profundas en Perú que tardarán largos años en cicatrizar.

 

Conclusiones

Después de analizar de forma cronológica las actividades más relevantes de Sendero Luminoso y su relación con el narcotráfico, se pueden destacar una serie de conclusiones principales:

  • La imposibilidad del PCP-SL de mantener una lucha subversiva organizada sin Abimael Guzmán: desde la detención del Presidente Gonzalo en el distrito de Surquillo la organización maoísta ha ido perdiendo capacidad y poder, entendido tanto desde la perspectiva de los recursos (armamento) como de la capacidad de persuasión (propaganda). Dado que Guzmán ejercía el poder desde el culto a la personalidad y su divinización, la ausencia del único e indiscutible líder provocó profundas escisiones en la organización que la han llevado a la casi desaparición.
  • El carácter extremadamente sanguinario y violento de Sendero Luminoso ha copado casi la totalidad de la atención mediática del conflicto interno en comparación con otros actores: como se ha señalado antes, la Comisión para la Verdad y la Reconciliación cifra en unas 30.000 personas las víctimas del PCP-SL lo que supone un 54% de las víctimas totales del conflicto. Las FAS dependientes del gobierno causaron un 37%, aunque el papel represivo de las fuerzas de seguridad retomó de nuevo la atención de los medios de comunicación tras el proceso contra Fujimori (2007). En definitiva las acciones de Sendero han relegado a un papel secundario tanto al gobierno como al MRTA del terrorista Víctor Polay Campos (detenido en 1992) que causó casi el 2% de las víctimas totales.
  • Las desigualdades sociales y económicas han permito que el discurso senderista, aunque maquillado, siga presente en la sociedad peruana: la creación del partido Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (MOVADEF) por el abogado defensor de Guzmán, Alfredo Crespo, deja claro que ciertos sectores, aunque minoritarios, siguen guiándose por el antiguo discurso del PCP-SL. ​A pesar de que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) denegó el registro del MOVADEF, en la actualidad el JNE se encuentra en proceso de confirmar la resolución del Registro de Organizaciones Políticas que declara improcedente el reconocimiento legal del nuevo grupo Frente de Unidad y Defensa del Pueblo Peruano (Fudepp), al considerar que existen numerosas evidencias de que el partido es el nuevo brazo político del MOVADEF y Sendero Luminoso.

  • Sendero Luminoso sigue presente en Perú y no ha sido desarticulada: aunque la línea Proseguir no posea ni la mitad del espacio de poder que llegó a ocupar Sendero Luminoso, todavía quedan círculos de combatientes (se calcula que unos 150 miembros) muy localizados en la zona del VRAEM con capacidad operativa para atentar, como demostraron en 2008 o recientemente en abril de 2016 cuando un comando atacó a una patrulla militar falleciendo 8 soldados y 2 civiles. Proseguir continua operando y revive con sus ataques el terror generalizado vivido a finales del siglo XX.
  • El grupo terrorista ha mutado a una organización narcoterrorista: todavía el factor ideológico sigue siendo una pieza importante dentro de la organización, pero el grupo ha centrado la mayor parte de sus actividades en el negocio de la cocaína. Se puede deducir que a día de hoy una parte importante de los integrantes de la organización entienden al grupo más como un cártel de la droga que como un partido ideológicamente comprometido con la guerra popular como fue en su origen.

José Manuel Moreno es ayudante de investigación de GESI. 

 

Referencias bibliográficas

[i]  Mariátegui, J. C. (1985). Defensa del marxismo. Biblioteca Amauta.

[ii]  Willakuy, H. (2004). Versión abreviada del informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Comisión de la Verdad y la Reconciliación.

[iii]  Mercado, R., & Reynoso, A. G. (1988). El partido comunista del Perú. Mergraf.

[iv]  Lenin, V. I. (2014). ¿Qué hacer? e-artsnow sro.

[v]  Mao, T. T. (1996). El libro rojo:(citas del presidente Mao). Planeta-De Agostini.

[vi] Ramirez, I., & Nureña, C. R. (2012). El “pensamiento Gonzalo”: la violencia hecha dogma político. Secretaría Nacional de la Juventud.

[vii] Soldevilla, F. T. (1998). Las elecciones presidenciales de 1980. Politika. 29 de agosto de 2016. http://blog.pucp.edu.pe/blog/fernandotuesta/1998/12/03/las-elecciones-presidenciales-de-1980/ (último acceso: 29 de agosto de 2016)

[viii] Gaviola, G. (2016). Abimael, el asesino de Lucanamarca. Diario Correo. 12 de septiembre de 2016. http://diariocorreo.pe/columnista-web/abimael-el-asesino-de-lucanamarca-697742/ (último acceso: 17 de septiembre de 2016)

[ix] Roncagliolo, S. (2007). La cuarta espada: La historia de Abimael Guzmán y Sendero Luminoso. Debate.

[x] CVR. (2003). Ejecuciones extrajudiciales en Putis (1984). Informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. 28 de agosto de 2003. http://www.cverdad.org.pe/ifinal/pdf/TOMO%20VII/Casos%20Ilustrativos-UIE/2.14.%20putis.pdf  (último acceso: 17 de septiembre de 2016)

[xi] Torres, Q. M. (2011). Matanza de los penales 1986, democracia y revolución en el Perú. Perspectiva Internacional. 19 de julio de 2011. https://perspectivainternational.wordpress.com/2011/06/19/matanza-de-los-penales-1986-democracia-y-revolucion-en-el-peru-2/ (último acceso 18 de septiembre de 2016)

[xii] Zamora, G. (2015). Comunidades y Comités de Autodefensa, una historia del VRAEM. Noticias SER. 4 de noviembre de 2015. http://www.noticiasser.pe/04/11/2015/ayacucho/comunidades-y-comites-de-autodefensa-una-historia-desde-el-vraem (último acceso: 18 de septiembre de 2016)

[xiii] Cómas, J. (1992). Fujimori desarticula la cúpula de Sendero Luminoso. Dario El País. 14 de septiembre de 1992. http://elpais.com/diario/1992/09/14/internacional/716421613_850215.html (último acceso: 19 de septiembre de 2016)

[xiv] El Mundo (2006). Condenan a cadena perpetua al fundador de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán. Diario El Mundo. 16 de octubre de 2006. http://www.elmundo.es/elmundo/2006/10/14/internacional/1160789494.html (último acceso: 19 de septiembre de 2016)

[xv] Castillo, E, M. (2012). Fujimori redujo penas a terroristas arrepentidos y les dio un millón de soles. La República.pe. 12 de octubre de 2012. http://larepublica.pe/12-10-2012/fujimori-redujo-penas-terroristas-arrepentidos-y-les-dio-un-millon-de-soles (último acceso: 19 de septiembre de 2016)

[xvi] Inga, I. (2013). Los 14 años de la captura del senderista Feliciano. Diario Correo. 13 de julio de 2013. http://diariocorreo.pe/ciudad/los-14-anos-de-la-captura-del-senderista-fel-89143/  (último acceso: 19 de septiembre de 2016)

[xvii] CVR. (2003). Capítulo V SL: 1992-2000. Informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación. 28 de agosto de 2003. http://www.cverdad.org.pe/ifinal/pdf/TOMO%20II/CAPITULO%201%20-%20Los%20actores%20armados%20del%20conflicto/1.1.%20PCP-SL/CAP%20V%20SL%201992-2000.pdf  (último acceso: 21 de septiembre de 2016)

[xviii] Puertas, L. (2003). Liberados los 71 trabajadores secuestrados en Perú. Diario El País. 11 de junio de 2003. http://elpais.com/diario/2003/06/11/internacional/1055282415_850215.html (último acceso: 21 de septiembre de 2016)

[xix] Efe. (2008). Sendero Luminoso mata a 15 personas en un atentado contra un convoy de militares. Diario ABC. 11 de octubre de 2008. http://www.abc.es/hemeroteca/historico-11-10-2008/abc/Internacional/sendero-luminoso-mata-a-15-personas-en-un-atentado-contra-un-convoy-de-militares_91528172724.html  (último acceso: 21 de septiembre de 2016)

[xx] AFP Perú (2010). Sendero Luminoso produce casi 5 toneladas de droga al año en Perú. La Prensa Gráfica. 23 de noviembre de 2010. http://www.laprensagrafica.com/internacionales/centro-america/153229-sendero-luminoso-produce-casi-5-toneladas-de-droga-al-ano-en-peru-prensa (último acceso: 22 de septiembre de 2016)

[xxi]  Redacción Internacional (2015). Sendero Luminoso y el narco. El Espectador. 1 de junio de 2015. http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/sendero-luminoso-y-el-narco-articulo-563965 (último acceso: 22 de septiembre de 2016)

[xxii] Efe. (2015). EEUU incluye a Sendero Luminoso en la lista de narcotraficantes internacionales. 14ymedio.com. 2 de junio de 2015. http://www.14ymedio.com/internacional/EE-UU-Sendero-Luminoso-narcotraficantes_0_1790220982.html  (último acceso: 22 de septiembre de 2016)

[xxiii] AP. (2016). Perú es el segundo productor mundial de cocaína, según informe de la ONU. Diario El Universo. 13 de julio de 2016. http://www.eluniverso.com/noticias/2016/07/13/nota/5688306/peru-es-segundo-productor-mundial-cocaina-segun-informe-onu  (último acceso: 22 de septiembre de 2016)

Editado por: Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). Lugar de edición: Granada (España). ISSN: 2340-8421.

Licencia Creative Commons
Bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported