Red de redes: NATO Special Operations Forces

Versión para impresiónVersión para impresión

Es algo ya plenamente asumido por la comunidad estratégica que nos movemos entre y/o hacia nuevos paradigmas en el campo de la seguridad y la defensa. En efecto, el "tablero mundial" está cambiando y reconfigurando su orden. Hasta la misma naturaleza de las cosas se transforma: globalización, riesgos, interdependencia, guerras híbridas, amenazas asimétricas, complejidad, incertidumbre... Son vocablos comunes para –intentar– describir nuevas realidades en evolución.

Estos nuevos retos exigen respuestas acordes a su configuración y entidad. En este escenario, las fuerzas de operaciones especiales -Special Operations Forces, en inglés; SOF, en adelante- se descubren como una capacidad militar útil para tales fines, las cuales encarnan por sí mismas un concepto original para afrontar los desafíos que el siglo XXI presenta para la seguridad y la defensa inter-nacionales. Con el objetivo de profundizar en su comprensión, desarrollo y aplicabilidad, la OTAN organizó entre los pasados días 8 y 10 de septiembre en la localidad belga de Mons el NATO SOF Symposium 2015, en el cual tuve oportunidad de participar en representación del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional. Este breve comentario pretende ilustrar acerca de la visión y misión de las NATO SOF, así como de la contribución que GESI realizó en este encuentro internacional.

La Alianza Atlántica está decidida a impulsar las capacidades de operaciones especiales para hacer frente a todos los escenarios de riegos y amenazas asimétricas, irregulares, no convencionales y/o híbridas presentes en los denominados "Flanco Este" y "Flanco Sur" de los Estados aliados. El conflicto ucraniano, la guerra en Siria, la amenaza terrorista en Oriente Próximo o en el Norte de África, la vigorización de insurgencias, la inestabilidad política... dan buen ejemplo de a qué tipo de desafíos nos enfrentamos. Para responder a ellos, se puso en marcha el NATO Special Operations Headquarters -NSHQ- después de la celebración de la Cumbre de Riga en 2009, y el cual vino a alcanzar su capacidad operativa plena en 2016. En un "entorno securitario global y dinámico de una extrema complejidad", en palabras del Teniente General de la USA Air Force, Marshall Webb -Comandante del NSHQ-, las soluciones han de ser abordadas necesariamente desde una perspectiva holística, también compleja, e integral. Y dicha respuesta puede articularse con el despliegue de las capacidades SOF.

El objetivo básico del NSHQ es el dotar de un marco, estructuras e infraestructuras comunes a los países miembros con el fin de mejorar la coordinación y la interoperabilidad entre las propias SOF nacionales. Las operaciones especiales han tenido un desarrollo primero -y de manera lógica- estatal, pero las cuales también terminaron por demandar una mayor integración en ese nivel: buena muestra de ello dan el Joint Special Operations Command estadounidense o el Mando Conjunto de Operaciones Especiales español, de más reciente puesta en marcha. Esa dimensión nacional resta fuerza a la efectividad operacional de las fuerzas de operaciones especiales aliadas ante una eventual actuación común. Éstas son las coordenadas bajo las cuales la OTAN desea implementar y mejorar sus capacidades conjuntas de operaciones especiales, demostrando su capacidad de adaptación ante la nueva realidad y escenarios, así como su configuración como pool de cooperación entre los países aliados también en este sentido.

El de las operaciones especiales quiere configurarse como una nuevo paradigma, el del "Global SOF", el cual podría responder a una auténtica innovación, si no revolución, en los asuntos militares desde una perspectiva no convencional. No es nuestro propósito entrar aquí a debatir esta apasionante cuestión teórica, con indudable trascendencia práctica, pero sí el de resaltar cómo las SOF contribuyen, junto con las clásicas capacidades terrestres, marítimas y aéreas, tanto en el nivel táctico como -y es esto especialmente significativo- en el estratégico, a la seguridad y la defensa colectivas. Las SOF van mucho más allá de las pequeñas operaciones tácticas para alcanzar igualmente una dimensión estratégica a través de su contribución al ciclo de inteligencia, el refuerzo de las capacidades locales -a través de misiones de RSS-, el apoyo al comprehensive approach -enfoque integral- o la potenciación de la seguridad cooperativa. En una era de amenazas o guerras en red, tal y como teorizaran los investigadores de la RAND Corporation John Arquilla y David Ronfeldt en su obra "Networks and Netwars", se ha de actuar con estructuras flexibles y dinámicas.

Las NATO SOF pretenden caracterizarse como una red de redes, con un doble dimensión humana y tecnológica. Precisamente el objetivo concreto del NATO SOF Symposium 2015 era el de estimular y apoyar las redes de cooperación de esa primera naturaleza. Para ello, el simposio reunión a miembros militares de la OTAN y de los países aliados, a profesionales del sector privado, así como a investigadores universitarios y de think-tanks, con el objetivo de incrementar los trabajos en torno al entrenamiento, la formación y la resiliencia de la Alianza, ante su convicción de que la OTAN necesita capacidades propias del siglo XXI.

Las NATO SOF quieren integrar a miembros de SOF de los países aliados, pero ampliando sus líneas de colaboración y trabajo hacia las comunidades de defensa e inteligencia, entendidas en un sentido amplio. Esta concepción organizacional permite una constante comunicación y coordinación abiertas entre todos sus miembros. Como resultado de este tipo de organización no jerárquica, numerosos actores en el marco de las SOF pueden actuar de manera más estrecha y dinámica. Esta estructura provee una construcción global que facilita una interacción duradera y próxima entre los miembros de esta red, beneficiándose tanto de su dimensión interna -esto es, SOF y miembros OTAN, en general- como externa -sector privado e investigadores-. A su vez, ésta última puede desarrollarse aún más mediante nuevas comunidades de interés o subredes que actúen de manera parecida y complementaria, también en su seno, a la red "primegina" de las NATO SOF; un auténtico multiplicador y potenciador de capacidades. Esta colaboración con el sector privado, think-tanks y la comunidad académica, especialmente en el nivel estratégico, permite configurar un global SOF Network más amplio. Con ello se quiere reforzar la capacidad de la Alianza para detectar y defenderse frente a amenazas, como el terrorismo, incluyendo la mejora del análisis y el desarrollo de esas sub-redes de asesoramiento, planificación, etc., apoyando la preparación, la formación, el entrenamiento y resiliencia, ya mencionadas, como uno de sus varios objetivos.

GESI participó en uno de los cinco workshops temáticos desarrollados de forma paralela en el encuentro internacional, en concreto en el concerniente a "Training & Readiness". Durante tres días se exploraron y se debatieron diversas áreas relativas al entrenamiento, la educación y otras disciplinas relacionadas útiles a los objetivos político-militares de la Alianza y, particularmente en el caso de los participantes civiles -comunidades estratégicas en sentido amplio-, para identificar y/o redefinir los propósitos de la OTAN. Nuestra contribución consistió, precisamente, en explicar la filosofía de red que impregna nuestro Grupo, no sólo entre sus miembros, profesores de diversas universidades españolas, sino también la malla de cooperación que pretende crear con otros profesionales procedentes de los ámbitos militar, jurídico, de inteligencia o think-tanks, enriqueciendo así la experiencia práctica con la perspectiva académica, y viceversa; y cómo ésta sirve por ejemplo, y así lo quisimos ilustrar, para hacer frente a las amenazas emergentes de tipo yihadistas para la seguridad española y europea procedentes del norte de África. De esta manera se pretende apoyar en el nivel estratégico a la toma de decisiones y a la evaluación de las medidas y políticas públicas por implementar. Convencidos de la necesaria aproximación multidisciplinar a los nuevos problemas de la seguridad en el siglo XXI, se quiere consolidar el análisis desde una visión holística mediante nuestros diversos programas de formación, de divulgación, así como proyectos científicos y de investigación. Para tal fin, apoyándonos en una red de redes que consideramos herramienta eficaz y útil para enfrentar los nuevos retos en la seguridad y la defensa.

Esta disposición y enfoque son los que se quieren potenciar con objeto de incrementar la capacidad de la organización militar para hacer frente a las actuales amenazas, y de este modo contribuir de manera eficaz a la seguridad cooperativa, a la respuesta ante crisis y a la defensa colectiva.