Patrullero de altura para la Guardia Civil

Versión para impresiónVersión para impresión

Ha sido botado el primer patrullero de altura (OPV) de la Benemérita de nueva construcción, después de que se incorporaran dos buques de segunda mano a la flotilla de dicho instituto armado.

El astillero responsable de su construcción es Gondán, ubicado en Asturias, que anteriormente ya había fabricado el patrullero Fulmar para el Servicio de Vigilancia Aduanera. La botadura tuvo lugar el 30 de marzo, y se espera que el buque entre en servicio este mismo otoño. Hay que tener en cuenta que las prestaciones de los dos buques que ya están en servicio, el Río Miño (un ex arrastrero) y el Río Tajo (un ex buque de salvamento) son muy limitadas. Así que el nuevo buque, denominado Río Segura, será muy bienvenido.

Sus características básicas serán: 73 metros de eslora por 12 de manga; dos motores con una potencia total de 4.500 HP, que le proporcionarán una velocidad de crucero de unos 15 nudos. También destaca la posibilidad de operar con helicópteros desde su amplia plataforma de popa, aunque el buque carece de hangar. El armamento será el normalizado en los buques de la Guardia Civil, a base montajes de 12.70mm, M-2 y, en su caso, la posibilidad de embarcar lanzagranadas de 40mm.