Los retos de Níger en el espacio sahelo-sahariano: Dinámicas regionales, impacto global

Versión para impresiónVersión para impresión

Análisis GESI, 11/2017

Resumen: Las intervenciones militares en Libia y Malí contribuyeron a desestabilizar el espacio sahelo-sahariano, donde una combinación de conflictos armados, escalada del terrorismo islamista, Estados débiles, frágiles economías y déficit democrático amenaza con extender las nuevas zonas grises.

El yihadismo ha penetrado fácilmente en él. Los expertos señalan que se trata de una yihad regional, no global, rebajando así los temores de Bruselas, que también mira con inquietud el aumento de migrantes llegados desde Libia, donde opera a gran escala el crimen organizado transnacional. La región es prioritaria para la Unión Europea, en especial Níger, clave en la seguridad energética comunitaria.

 

Introducción

Uno de los países más vulnerables del mundo y situado en una de las regiones más convulsas del planeta, Níger se encuentra inmerso de lleno en la compleja espiral saheliana, en la que el terrorismo yihadista, la debilidad del Estado de Derecho, el crimen organizado y los flujos migratorios y de refugiados, principalmente, pueden alterar profundamente el equilibrio geopolítico del Sahel, además de arrastrar al caos a la región entera.

Rodeado de países en conflicto (Libia, Malí y Nigeria) y atenazado por el yihadismo de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y de Boko Haram, así como por una creciente presencia de Daesh en Libia, Níger ha podido mantener hasta la fecha una precaria estabilidad política.

El país, de vital relevancia estratégica y energética para Occidente, es un destacado aliado de éste, en especial de la Unión Europea, empeñada en evitar una degradación del statu quo en el Sahel que terminaría por derribar la tambaleante ficha nigerina del dominó regional. 

 

Níger: estado clave, estado débil

Después de las elecciones presidenciales de marzo de 2016, ganadas en segunda vuelta por Mahamadou Issoufou -que renueva así su mandato por otros cinco años más-, Níger parecía seguir avanzando lentamente en la transición a la democracia tras el golpe de Estado de 2010. El principal rival de Issoufou, Copa 2016 (Coalición por la Alternancia), una alianza de partidos opositores, se negó a reconocer la victoria de aquél, denunciando la manipulación gubernamental de la cifra de participación electoral, que aseguran se situó en torno a un exiguo 10%. (Mathieu, 2016)

A esta cuestionada legitimidad salida de las urnas se une un deterioro de la situación política marcado por una campaña para neutralizar a los demás partidos, a periodistas, activistas de la sociedad civil y a todos aquellos que puedan cuestionar al gobierno en el poder, instrumentalizando para ello el argumento de la seguridad interna ante al terrorismo islamista. (Rainfroy, 2015), (International Crisis Group, 2016).

Los nigerinos habían depositado en 2011 sus esperanzas en el programa Renacimiento, la promesa electoral estrella de Issoufou en aquel entonces, que se comprometía al desarrollo económico, el fin de la inseguridad alimentaria y la transparencia para acabar con la corrupción y la impunidad. Sin embargo, el gobierno lo ha ido relegando a un segundo plano en favor de la seguridad a medida que escalaba la amenaza del extremismo yihadista. Así, si el presupuesto de Defensa nigerino estaba dotado de cerca de 41 millones de euros en 2010, éste se estimaba por encima de los 180 millones de euros en 2014. (Touchard, 2014).

Esta deriva autoritaria no hace sino fragilizar la ya de por sí débil salud democrática de Níger, país que, según el think tank Fund for Peace, se encuentra en alerta en el Índice de Estados Frágiles elaborado en 2016, quedando en la 19ª posición.

Colonizado por Francia a finales del siglo XIX, Níger proclamó su independencia de la metrópoli en 1960. Desde entonces, el país ha vivido tres golpes de Estado, el último en 2010, y otras tres tentativas hasta diciembre de 2015. Sequías y subsiguientes crisis alimentarias, la última de ellas en 2005, enfrentamientos entre los tuaregs y el ejército y amplias protestas sociales de estudiantes y trabajadores forman parte de la convulsa y reciente historia nigerina.

Aunque el país no ha experimentado recientemente ningún estallido de violencia en la calle, en enero de 2015 se produjo una serie de disturbios con víctimas mortales en Niamey, Zinder y Agadez como consecuencia de la publicación de una caricatura del profeta Mahoma en el semanario satírico francés Charlie Hebdo.[1] En esta combinación de frustración social, indignación religiosa y sentimiento antifrancés subyace un potencial de violencia susceptible de ser instrumentalizado por el poder de turno.

Con cerca de la mitad de la población bajo el umbral de la pobreza, la desigualdad social es una de las principales fuentes de descontento ciudadano. Según Naciones Unidas, Níger es el país más pobre del mundo, ocupando la posición 188ª del Índice de Desarrollo Humano y, por tanto, la última de la clasificación mundial elaborada en 2015. (United Nations Development Program, 2015). 

Ello a pesar de la geoestratégica riqueza mineral del país, que es el cuarto productor de uranio del mundo (World Nuclear Association, 2016) [2] y que cuenta con importantes yacimientos de oro y de carbón, entre otros minerales. Asimismo, Níger comenzó a producir sus primeros barriles de petróleo en 2011. (Mbadi, 2013). [3]  

 

El espacio sahelo-sahariano, una encrucijada securitaria

Los desafíos endógenos no son los únicos a los que se enfrenta Níger, sino que también se ciernen sobre él fenómenos de naturaleza exógena que se están desarrollando actualmente en el espacio sahelo-sahariano.

Diversos especialistas han advertido sobre el riesgo de una desestabilización irreversible de la región en su conjunto, un hipotético escenario cuyo origen más inmediato se podría situar en 2011, fecha de la intervención militar multinacional de la OTAN en Libia.

Tras la caída del régimen de Muamar el Gadafi y el vacío de poder subsiguiente, el país se sumió en una guerra en la que se enfrentan entre sí las diversas facciones que derrocaron al dictador, a las que se unen otras tantas facciones islamistas. Estado fallido, Libia ha visto su territorio fragmentado y caído en manos de los distintos bandos en conflicto.

Uno de ellos, Daesh, está incrementando y extendiendo su presencia en el país. No en vano, los servicios secretos franceses han advertido a su gobierno sobre una nueva tendencia entre los yihadistas salidos de Francia: la preferencia de Libia sobre Siria o Iraq para integrarse en las filas del Estado Islámico. (Yárnoz, 2016). A los nuevos yihadistas salidos de Europa se unen aquellos que ya se encontraban en Siria o Iraq, cuyo territorio están abandonando para acudir a Libia (Yárnoz, 2016), debido en gran parte a los reveses que el Estado Islámico está sufriendo por la pérdida de terreno ante el avance de las tropas regulares.

En la frontera con Libia, el principal quebradero de cabeza de Níger es la región libia de Fezzan, convertida en zona de tránsito de todo tipo de tráficos y flujos ilícitos y de disputas tribales entre los tuaregs y los tubus por el control de dichas rutas y de los campos petrolíferos. Así las cosas, el Ministro de Interior de Níger llegó a pedir a Francia y a Estados Unidos una intervención en esta región sudoriental de Libia, alegando que "el sur libio es un incubador de terroristas". (Jeune Afrique, 2014).

Por su parte, la intervención occidental en Libia terminó por desestabilizar a Malí, que también fue objeto en 2013 de otra intervención militar llevada a cabo por una coalición liderada por el gobierno maliense junto con Francia y apoyado por varios países occidentales y africanos, entre ellos Níger, que tiene tropas desplegadas en la región de Gao, en la frontera occidental con Malí.

La declaración unilateral de independencia de la región de Azawad, al norte del país, y el gobierno de facto que se estaba implantando por parte de tres grupos islamistas, el tuareg Ansar Dine, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y el Movimiento para la Unidad de la Yihad en África Occidental (MUYAO), [4] desencadenó una guerra que sigue abierta a pesar de la presencia de la Misión de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA). 

La inestabilidad en Malí ha atravesado las fronteras nigerinas y actualmente se cree que tanto AQMI como MUYAO están presentes en prácticamente todo el territorio nigerino, con consecuencias fatales. Empeñado en evitar un contagio yihadista y aliado militar de Occidente, en especial de París y de Washington, Níger se ha convertido en objetivo de ambos grupos terroristas. 

En el flanco meridional, el gobierno nigerino declaró en febrero de 2015 el estado de emergencia en la región sudoriental de Diffa como consecuencia de una serie de ataques y atentados mortales contra objetivos civiles por parte del grupo terrorista nigeriano Boko Haram. Niamey desplegó asimismo 3000 militares, respaldados por otros 2000 chadianos. (Jeune Afrique, 2015). [5]

Un mes después, Níger y Chad lanzaban una ofensiva militar terrestre y aérea desde Diffa contra Boko Haram, adentrándose en suelo nigeriano. (AFP, 2015a). Al extenderse el radio de acción del grupo terrorista a Chad y Camerún, el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana aprobó en enero de 2015 la creación de la Fuerza de intervención conjunta multinacional MNJTF (según sus siglas en inglés) Arrow Five, integrada por Nigeria, Níger, Chad, Camerún y Benín, (Kappès-Grangé y Roger, 2015) que desde principios de 2016 ha llevado a cabo operaciones contra Boko Haram en Nigeria. (Jeune Afrique y AFP, 2016).

Los múltiples conflictos armados, la escalada del terrorismo yihadista, la inestabilidad política y el frágil contexto socio-económico del espacio sahelo-sahariano han creado las condiciones propicias para la aparición de varias zonas grises que escapan al control de cualquier gobierno.

El riesgo ahora es que esas zonas grises se extiendan, se unan y desestabilicen aún más la región, dando paso a una zona gris que abarcaría distintas áreas de Libia, Argelia, Mauritania, Malí, Níger, Nigeria, Camerún, Chad y la República Centroafricana. Ello sin olvidar que el terrorismo yihadista hizo acto de presencia en 2016 en Burkina Faso y Costa de Marfil con el sello de AQMI. (Naranjo, 2016). [6]

Un Estado, en especial un Estado moderno, en palabras de Max Weber, es "aquella comunidad humana que, dentro de un determinado territorio (el «territorio» es elemento distintivo), reclama (con éxito) para sí el monopolio de la violencia física legítima". (Weber, 1986:83). Es decir, una de las principales funciones de un Estado es el control de la integralidad de los espacios situados en el interior de sus fronteras políticas.

Cuando en el territorio de un Estado surgen zonas que escapan al control del poder central, no debido a la ocupación de un Estado o un actor externo, sino a una rebelión interna, esas zonas pasan a constituir zonas grises.

Si un Estado fracasa o renuncia a ejercer su soberanía sobre su territorio, deja paso a otros actores y formas de poder, tales como grupos sediciosos tribales, facciones rebeldes, grupos terroristas o redes de narcotraficantes y de contrabandistas. (Encel, 2011:103). [7]

El fin de la Guerra Fría favoreció la aparición de estas zonas grises como consecuencia del debilitamiento de los poderes centrales apoyados por Washington o por Moscú y, en menor medida, por las antiguas metrópolis París y Londres.

Entre las zonas grises del planeta figuran Waziristán, una zona montañosa del noroeste de Pakistán en la que proliferan grupos islamistas radicales bajo la influencia de Al Qaeda ante la impotencia de Islamabad; las regiones de Ituri, Kivu del Norte y Kivu del Sur en la República Democrática del Congo; las zonas de Colombia que estaban bajo control de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia); y también espacios marítimos, como los situados frente a las costas de Somalia, el mar de China y el Golfo de Guinea, en los que prolifera la piratería. La cuestión es si pronto el espacio sahelo-sahariano se convertirá también en una zona gris.      

 

Terrorismo, crimen organizado y flujos migratorios en áfrica occidental

La atomización y africanización del terrorismo yihadista en la región.

Los dos atentados suicidas contra objetivos civiles y militares que se produjeron en el norte de Níger en mayo de 2013 sembraron por primera vez serias dudas sobre la inmunidad de Níger frente al terrorismo islamista y la relativa estabilidad del país hasta esa fecha.

El 23 de mayo de 2013, un coche bomba hacía explosión en los alrededores de un cuartel militar en Agadez, en el norte del país, segando la vida de 18 militares nigerinos y de un civil.

Casi de forma simultánea, otro coche bomba hacía explosión en Arlit, también en el norte del país, en las instalaciones de la mina de uranio de Somaïr (Sociedad de Minas de Air), que la empresa francesa Areva explota. El kamikaze, que fue la única víctima mortal, dejó trece trabajadores heridos y serios daños materiales.

El doble ataque fue reivindicado por MUYAO, cuyo portavoz, Abu Walid Sahraoui, declaró a AFP que "Gracias a Alá, hemos efectuado dos operaciones contra los enemigos del Islam en Níger", a lo que añadía que "Hemos atacado a Francia y a Níger por su cooperación con Francia en la guerra contra la sharía". Sahraoui amenazó además con nuevos ataques contra el país galo y sus aliados africanos. (Roger, 2013).         

El periodista francés Samuel Laurent señaló en 2013, durante la presentación de su libro Sahelistán, a propósito de estos atentados que Al limpiar el norte de Malí, hemos reforzado a esos mismos islamistas en el sur de Libia e incluso en Túnez, Mauritania, Níger y ello supone un riesgo hasta para Marruecos. (Cembrero, 2013). Algunos indicios apuntan a que los terroristas salieron de Libia para atentar en Arlit. (Cembrero, 2013).

En octubre de 2015, el terrorismo suicida hizo de nuevo acto de presencia en Níger, esta vez por parte de Boko Haram. En la ciudad de Diffa, región que ya se encontraba en estado de emergencia, cuatro kamikazes hicieron estallar sus cinturones explosivos, matando a cuatro civiles y a un gendarme. (AFP, 2015c).

La situación en Diffa ya era "dramática", en palabras del Ministro de Defensa de Níger, Mahamadou Karidjo, durante una alocución al parlamento nigerino y además puso de manifiesto que la población local intentaba por todos los medios huir de dicha ciudad. (Jeune Afrique, 2015).

La región de Diffa acoge a unos 125.000 refugiados nigerianos que huyen de la brutalidad de Boko Haram, por lo que aquellos desplazamientos internos no hacen sino "añadir una nueva problemática humanitaria" a una "situación ya compleja", según Benoît Moreno, portavoz del Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados (HCR según sus siglas en inglés). (Jeune Afrique, 2015).

Según los expertos, Boko Haram cuenta con células durmientes en Níger, pero lo más preocupante para las autoridades del país es que jóvenes nigerinos que habían pasado por campos de entrenamiento de la secta yihadista ubicados en suelo nigeriano participaron en los recientes ataques contra Níger, según el primer ministro nigerino, Brigi Rafini. (Jeune Afrique, 2015).

Níger se ha convertido, por tanto, no sólo en escenario de ataques contra intereses extranjeros, sino también en objetivo de ataques contra militares y civiles y en cantera de yihadistas para Boko Haram.

La estrategia para la expansión de Boko Haram y la exportación del salafismo pasa por sobrepasar las fronteras nigerianas en dirección nororiental hacia el lago Chad, en el punto de confluencia de Nigeria, Níger, Chad y Camerún, los cuatro países que comparten las fronteras del lago. La relativa pérdida de terreno en Nigeria y el asedio por parte del ejército nigeriano han llevado al grupo terrorista a hacer del lago Chad su nuevo bastión. (Seignobos, 2016). 

Sólo era cuestión de tiempo que Boko Haram comenzara a proyectar su violencia terrorista contra los cuatro países ribereños. El 25 de abril de 2015 un asalto contra una posición del ejército nigerino en el lago Chad se saldaba con 74 víctimas mortales, 46 soldados y 28 civiles, uno de sus ataques más mortíferos. (Kibangula, 2015). 

La respuesta de los países del Chad fue unirse en una fuerza militar conjunta para impedir la santuarización de Boko Haram en un lago de gran importancia estratégica y económica para ellos, aunque de momento no hay evidencias de la eficacia de esta misión a falta de una estrategia unánime y coherente. 

La irrupción del grupo salafista ha tenido como consecuencia asimismo importantes desplazamientos de población civil que huye de sus ataques. De este modo, a los refugiados nigerianos presentes en el sur de Níger se unen los desplazados internos nigerinos, en total unos 300.000 refugiados y desplazados en esa parte del país, es decir, una de cada tres personas. (RFI, 2016). En la cuenca del lago Chad hay unos 2'7 millones de desplazados como resultado de la violencia de Boko Haram. (Radio des Nations Unies, 2016). 

La combinación de cientos de miles de refugiados y desplazados en una región ya de por sí paupérrima, la escasez de alimentos que hace temer una nueva crisis alimentaria, la dificultad de acceso al agua potable en una zona en la que avanza la desertificación (RFI, 2015) [8] y el riesgo de epidemias están creando las condiciones propicias para una amplia crisis humanitaria. 

En abril de 2015 apareció una división en el seno de Boko Haram en torno a dos posturas enfrentadas: una, partidaria de seguir denominándose Boko Haram y la otra, a favor de pasar a llamarse Estado Islámico en África Occidental, designación con la que la secta islamista se rebautizó finalmente, después de que su líder, Abubakar Shekau, jurara lealtad al líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi. (Daily Times of Nigeria, 2015). No obstante, Shekau difundió un mensaje de audio en agosto de 2016 afirmando que aún continuaba al frente del grupo, desmintiendo así las afirmaciones del Estado Islámico de que Abu Musab al-Barnawi era el nuevo líder del Estado Islámico en África Occidental.

El origen de la disputa parece estar en la disconformidad del EI respecto de algunas de las acciones que lleva a cabo Boko Haram, como los asesinatos en masa, el pillaje o la esclavización de niños, que aquél juzga como más bien propias de una guerrilla paramilitar africana (como el ugandés Ejército de Resistencia del Señor de Joseph Kony) y que lo alejan de las tácticas de un grupo salafista. (Cook, 2014:7-8). A pesar de las aparentes diferencias, Shekau se refirió a al-Baghdadi como "el califa". (BBC, 2016).

Estos serios desacuerdos en el seno del grupo terrorista podrían traducirse en enfrentamientos entre ambos brazos, divididos por la fidelidad a uno u otro líder. Algunos analistas apuntan a que puede ser una muestra de la debilidad de la banda y a que ésta podría estar cerca de su fin, aunque otros señalan que dichas disputas internas pueden volverla más imprevisible y mortífera. (BBC, 2016).

Lo cierto es que esta no es la primera escisión que experimentan los grupos terroristas presentes en África occidental, puesto que anteriormente, en 2011, había surgido MUYAO como nuevo grupo terrorista independiente de AQMI.

Estas discordias en el seno de Al Qaeda y del Estado Islámico pueden deberse a una incipiente atomización de los grupos terroristas islamistas operantes en el espacio sahelo-sahariano, en la línea del nuevo fenómeno caracterizador del terrorismo yihadista presente en África occidental. Por el momento, Ansar Dine no ha jurado lealtad a ninguna de las dos franquicias islamistas.

El otro fenómeno que se está produciendo es la africanización de Al Qaeda y del Estado Islámico en África Occidental, resultado del pulso que ambas mantienen por el liderazgo y supremacía yihadista en la región y que se inclina claramente del lado de la primera. (Naranjo, 2016).

La rápida penetración de ambas franquicias islamistas en África occidental viene facilitada por la porosidad de las fronteras, que acelera y simplifica la movilidad transfronteriza de ideas, terroristas y armas; la práctica ausencia de Estado en algunas áreas, lo cual da lugar a nuevas zonas grises, y la creciente radicalización del Islam, (Naranjo, 2016) a lo que se suma el endémico déficit democrático de los países de la zona.

Uno de los indicios de esta africanización es la mayor autonomía de los grupos que han atentado recientemente en Burkina Faso y Costa de Marfil respecto del poder central de AQMI, en manos de los argelinos. En opinión de Olga Bogorad, investigadora del International Peace Institute, "las redes locales permiten a AQMI extender su influencia sin que ello le suponga un gran coste en recursos humanos y financieros. La mayor asimilación en sus países y regiones de origen hace que estas células sean cada vez más peligrosas. Su cantidad podría crecer en 2016, fortaleciendo la capacidad de AQMI para inspirar y organizar ataques mortales en África occidental". (Naranjo, 2016).       

Consideradas en su conjunto, las filiales de Al Qaeda y del Estado Islámico implantadas en África -incluyendo a Al Shabab, que opera en el sur de Somalia- "no forman parte aún de una yihad global", según el teniente coronel Jesús Díez Alcalde, del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), "pero sí de una yihad regional porque pueden atentar fuera de sus fronteras y cuentan con milicianos de países vecinos", lo que descarta la posibilidad de que lleven a cabo atentados en Occidente, en especial en suelo europeo. (Gutiérrez, 2015).

Díez Alcalde añade que, pese a las rivalidades entre los distintos grupos terroristas, "Ni están coordinados ni centralizados todavía, pero sí hay conexiones, mantienen reuniones entre ellos y han compartido entrenamientos", poniendo como ejemplo un encuentro que se produjo en 2012 en Malí entre AQMI, MUYAO y Boko Haram para enterrar el hacha de guerra entre las tres. (Gutiérrez, 2015).

 

Níger, punto confluyente de los migrantes hacia Europa.

En octubre de 2013, un bote que transportaba cientos de personas que buscaban asilo humanitario en Europa se hundió frente a las costas italianas. Esta tragedia, que acaparó los titulares internacionales y conmocionó a la opinión pública, especialmente la europea, puso de manifiesto el aumento de la migración africana hacia Europa con respecto a años anteriores.

En parte debido a la Primavera Árabe pero también a la inestabilidad en África occidental, así como a la incapacidad de Libia de controlar sus fronteras, este flujo migratorio ha experimentado un alza sin precedentes y no parece que vaya a decrecer en los próximos años. 

Las redes de traficantes de migrantes y refugiados con origen en África y destino Europa atravesando el Mediterráneo tienden hacia un mayor poder, complejidad y profesionalización. Si hasta hace unos años eran pescadores reconvertidos, familias de contrabandistas y tribus que se movían por el desierto los que traficaban con migrantes, las lucrativas cifras de este negocio ilícito han terminado por atraer a las redes del crimen organizado transnacional. (AFP, 2015b).

Con unos beneficios de alrededor de siete mil millones de dólares al año, los nuevos actores de esta industria ilegal son ahora los traficantes internacionales, los señores de la guerra y los jefes de clanes y de redes locales. (AFP, 2015b).

En su informe anual de 2014 sobre la trata de personas, la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Crimen (UNODC en sus siglas en inglés) señalaba que "los flujos transfronterizos están en la mayoría de las veces relacionados con la criminalidad organizada. Cuando se vuelven complejos, los flujos pueden ser más fácilmente sostenidos por grandes grupos criminales bien organizados". (AFP, 2015b).

No sólo más sofisticadas, sino que además estas redes criminales "tienen manifiestamente vínculos entre ellas, porque vemos por ejemplo a mujeres pasar por Libia que nos volvemos a encontrar después empleadas en la prostitución, sobre las aceras de ciudades europeas", según el portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Génova, Joel Milman. (AFP, 2015b).

Los cuerpos de víctimas flotando en el agua, las llegadas de miles de migrantes y de refugiados a las costas europeas y los centros de internamiento de extranjeros desbordados son la cara más dramática y conocida en Europa de este fenómeno, pero el continente europeo no es el único afectado por este fenómeno. Las víctimas africanas son originarias mayoritariamente de África occidental y central, dos regiones que también son zonas de tránsito y de destino de las víctimas. Una parte considerable de ellas son niños, que son traficados cada año con fines de explotación sexual, trabajo esclavo, tráfico de órganos y/o niños soldado. (UNODC, 2015).

Hay tres rutas principales de tráfico de migrantes. La primera de ellas es la occidental, cuyos países de origen son Gambia, Senegal y Malí. Esta ruta suele conectarse con la ruta central, que atraviesa Ghana, Nigeria y Níger. Por último, está la ruta oriental, que parte de Somalia y continúa por Eritrea hasta llegar a Darfur, en Sudán del Sur. Las tres rutas convergen en el Magreb, sobre todo en Libia en los últimos años. (The Global Initiative Against Transnational Organized Crime, 2014). 

Dos de las rutas atraviesan Níger; no en vano, el delegado de la OIM en Níger, Giuseppe Loprete, afirma que "cerca del 90% de los migrantes llegados a Lampedusa pasan antes por Agadez", en el centro-sur del país. (Puig, 2016). Las autoridades nigerinas calcularon el año pasado que entre 120.000 y 150.000 migrantes, la mayoría procedentes de África occidental, atravesarían Agadez en 2016 en su camino hacia Libia o Argelia para embarcarse rumbo a la Unión Europea, sobre todo a los puertos italianos. (International Organization for Migration, 2016).   

La guerra, el caos y el vacío de poder en Libia han favorecido la asociación de traficantes, pasadores y milicianos para llevar la trata de personas a cotas casi industriales. Tal como explica Arezo Malakooti, de la agencia Altai, que trabaja conjuntamente con la OIM, "Hay en este país centros de detención, gestionados por las milicias, de los que pensamos que los pasadores se sirven para crear un mercado". (AFP, 2015b).

Ante esta situación, la Unión Europea quiere invertir unos 100 millones de euros para atajar la migración subsahariana hacia Europa. (Puig, 2016). Parte de esta inversión intentará dar "alternativas a las personas en los países de origen", aunque "los estudios demuestran que cuanto más desarrollo, más migraciones se dan", según indica el encargado de migración de la Cooperación Suiza, Serge Oumow, lo cual desmiente la común creencia de que "son los más pobres los que emigran". (Puig, 2016).

 

Tráficos ilícitos en una vasta zona gris. 

Naciones Unidas calcula que las drogas, las armas y el tabaco constituyen un negocio ilícito que generó alrededor de 3.500 millones de dólares en el Sahel entre 2013 y 2014. En el mismo periodo, 21 toneladas de droga atravesaron el desierto del Sahel con destino final a Europa. (Laleix, 2015).

La región saheliana se convirtió en un núcleo de tráfico de drogas, armas y tabaco en los años 2000. En el caso del narcotráfico, la droga latinoamericana llegaba a los puertos del Golfo de Guinea, desde donde emprendía una ruta que la llevaba hasta Malí y de allí, hacia Marruecos y Argelia, principalmente.

La intervención militar francesa en Malí de 2013 empujó la ruta de la droga hacia el este, hacia Níger, desde donde continuaba circulando hasta Libia, nueva zona gris de la región, de donde sale al mercado europeo.

Para Mathieu Guidère, profesor de universidad e islamólogo, la intervención en Malí ha sido una "patada en el hormiguero que ha perturbado totalmente los tráficos de droga, de armas y de inmigración clandestina en la región, haciendo estallar todas las redes que pasaban por el norte de Malí". A ello Guidère añade que "Todos los traficantes pagaban a los movimientos islamistas un derecho de pasaje del 10% calculado sobre el valor global del cargamento". "Algunos grupos armados aseguraban además -contra remuneración- una protección del convoy", concluye el profesor. (AFP, 2013).

"Estas evoluciones permanentes muestran la capacidad de reacción y los considerables medios financieros a disposición de los traficantes", según un informe del Senado francés titulado 'Sahel: para una aproximación global', hecho público en 2013. (Laleix, 2015).

El criminólogo Xavier Raufer indica que: "Es imposible dibujar los mapas de tráfico de la cocaína porque, apenas seca la tinta, las redes han cambiado". Raufer asegura que "jamás el transporte de cocaína hacia América del Norte y Europa ha sido interrumpido" en cuarenta años, tanto es así que "ya se están abriendo nuevas rutas por Angola, la República del Congo y los Grandes Lagos". (Laleix, 2015). 

Las características del Sahel lo convierten en un espacio óptimo para el tránsito de mercancías ilícitas: vastos territorios difícilmente vigilados, fronteras porosas, zonas grises, corrupción, pobreza y conflictos armados, entre otros factores.

Son las mismas características que hacen de la región un terreno proclive a los tráficos ilícitos. El trueque, el comercio y el intercambio de mercancías siempre se han situado en la base de la economía local: "Los tráficos son casi culturales en toda esta región. Pero el tráfico ilícito se ha intensificado desde hace quince años", tal como explica el criminólogo Pierre Delval. "Primero porque la miseria se instala duraderamente y, por otra parte, porque hay conflictos armados que intensifican la necesidad de armas y de financiaciones", aclara Delval. (Laleix, 2015).  

 

La Unión Europea y África Occidental: seguridad compartida.

El Sahel es una región de interés prioritario para la Unión Europea, para quien los principales retos son la lucha contra las amenazas a la seguridad, el terrorismo, el crimen organizado, la inmigración ilegal y el aprovisionamiento energético.

La inestabilidad actual y el carácter transnacional de las amenazas a la seguridad europea procedentes del Sahel han motivado la puesta en marcha de la Estrategia de la Unión Europea para la Seguridad y el Desarrollo en el Sahel, operativa desde marzo de 2011.

Níger ocupa un lugar central en esa estrategia con el envío de una misión civil europea, EUCAP Sahel, implementada en el verano de 2012 a petición del gobierno nigerino.

Las autoridades comunitarias son plenamente conscientes del crucial papel que juega Níger debido a su carácter geoestratégico en la lucha contra los grupos terroristas AQMI y Estado Islámico en África Occidental, así como por ser la ruta de paso obligatoria de los principales flujos migratorios que se dirigen hacia Europa.

España contribuye a la misión aportando formación policial y de servicios de inteligencia y 21 millones de euros a lo largo de los últimos tres años como ayuda al desarrollo con el objetivo de "mantener la estabilidad interna, respetando la democracia y los derechos humanos", en palabras del embajador de España en Níger, José Luis Pardo. (Puig, 2016).

En palabras del jefe de la Delegación de la UE en Níger, Raúl Mateus,"los desafíos son ingentes", entre ellos, contener la "explosión demográfica" de un país con la tasa de fecundidad más alta del planeta (de 7,6 hijos por mujer), por lo que Níger puede incluso doblar su población para 2033, llegando a los 35 millones de habitantes. (Puig, 2016). 

Actualmente, de los cerca de 20 millones de nigerinos, en torno a la mitad vive por debajo del umbral de la pobreza, con unos ingresos per cápita de 420 dólares al año, es decir, poco más de un dólar al día. (The World Bank, 2016). 

Las autoridades comunitarias temen que este incremento poblacional, unido a la pobreza estructural del país y la inseguridad alimentaria crónica, además de unos condicionantes políticos que dejan poco margen para el optimismo, se traduzcan en una bomba de relojería demográfica que incremente aún más el flujo de migrantes y refugiados que llegan a Europa.

Por ello no es casualidad que Níger se haya convertido en el mayor receptor de ayuda europea por habitante en 2016, con unos 400 millones de euros procedentes del Fondo Europeo de Desarrollo. Esa cantidad se une a los 100 millones de euros  desembolsados para atajar el volumen de migrantes hacia Europa y a los cuatro millones destinados a la supervisión de las elecciones presidenciales celebradas en marzo de 2016. (Puig, 2016).

Asimismo, Níger fue el primer país del África subsahariana que visitó la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, en 2015. (Puig, 2016).

 

Garantizar la seguridad energética. 

Níger juega un papel determinante en el aprovisionamiento y seguridad energética de la Unión Europea. Europa lleva décadas dependiendo de los recursos energéticos, principalmente gas y petróleo, de países extracomunitarios. Sin embargo, los últimos acontecimientos, como la guerra en Siria o la crisis en Ucrania, han puesto en evidencia la vulnerabilidad energética europea. Algunos países europeos ya sufrieron las consecuencias en forma de cortes temporales del suministro de gas por parte de Rusia en los inviernos de 2006 y 2009.

En un intento por diversificar sus fuentes de energía, en este caso de gas, la Unión Europea promovió el Gasoducto Trans-Sahariano, que conduce el gas nigeriano a Europa atravesando Níger y Argelia.    

La mayor preocupación de Bruselas es un sabotaje por parte de los grupos terroristas presentes en la zona o bien sucesos como la crisis de los rehenes de Amenas, en Argelia, donde, en enero de 2013, terroristas vinculados a Al Qaeda retuvieron a varios trabajadores extranjeros de la planta gasística Tigantourine. Después de cuatro días de secuestro, las fuerzas especiales argelinas asaltaron la planta con el fin de liberar a los rehenes y poner fin a la crisis, una operación que se saldó con la muerte de 39 rehenes extranjeros, un guarda de seguridad argelino y 29 terroristas. Un total de 685 trabajadores argelinos y 107 extranjeros fueron liberados y tres terroristas capturados.

Incidentes como el de Amenas pueden derivar no sólo en una interrupción temporal del suministro, sino también en una subida del precio del gas, con los consiguientes efectos que ello tendría sobre la economía de la zona euro.   

Consciente de sus debilidades y de su dependencia energética, la UE dio a conocer en 2014 los ocho pilares de la Estrategia Europea de Seguridad Energética, cuyo objetivo es asegurar y fortalecer su abastecimiento energético:

1. Medidas inmediatas para aumentar la capacidad de la UE de hacer frente a problemas graves durante el invierno de 2014/2015.

2. Reforzar los mecanismos de emergencia y de solidaridad, incluida la coordinación de las evaluaciones de riesgos y los planes de contingencias, y protección de las infraestructuras estratégicas.

3. Moderar la demanda de energía.

4. Desarrollar un mercado interior efectivo y plenamente integrado.

5. Aumentar la producción de energía en la Unión Europea.

6. Reforzar el desarrollo de las tecnologías energéticas.

7. Diversificar las fuentes externas de abastecimiento y las infraestructuras correspondientes.

8. Mejorar la coordinación de las políticas energéticas nacionales y actuar con una sola voz en la política energética exterior. (Comisión Europea, 2014).

                    

El uranio, un mineral geoestratégico. 

Además del petróleo y el gas, Europa también depende del uranio de otros países para mantener en funcionamiento sus centrales nucleares. Níger, cuarto productor de uranio a nivel mundial, es uno de los principales proveedores a Europa, en especial a Francia -la primera potencia nuclear civil-, cuyas necesidades eléctricas se cubren en un 75% por la energía generada en las centrales nucleares. (AFP, 2014).

La empresa francesa Areva, segunda productora a nivel mundial de este mineral estratégico, se aprovisiona en un 40% del uranio nigerino a través de dos sociedades: Somaïr y Cominak, que han operado desde los años '70 en Níger en régimen de cuasi monopolio. Areva posee el 63'6% y el 34% de cada empresa, respectivamente, mientras que Sopamim (Sociedad de Patrimonio de las Minas de Níger) es propietaria del 36% y del 31%, respectivamente. (Niaufre, 2014).

Los ingresos por la explotación del uranio aportan un 5% a las arcas nigerinas, muy dependientes de este mineral, pero en los años '80 la yellow cake (uranio concentrado y en forma de polvo) suponía el 50% de los ingresos y equivalía a un 80% de las exportaciones del país. (Niaufre, 2014). Se trata de un intercambio comercial entre Francia y Níger muy desequilibrado que favorece claramente a la primera y que siempre ha sido una cuestión muy polémica en Níger.

No obstante, tres factores han alterado el equilibrio de fuerzas entre ambos desde los años 2000. En primer lugar, hay un mayor sentido crítico de la población civil, sobre todo de los representantes de los trabajadores de las minas y de las fábricas, de las poblaciones locales y de las ONGs.

Greenpeace denuncia la degradación del medio ambiente en torno a las minas uraníferas y las precarias condiciones de trabajo y de vida de sus trabajadores. Asimismo, la organización ecologista afirma que los niveles de radioactividad registrados alrededor de las minas superan en ocasiones hasta 100 veces los niveles considerados seguros por la Organización Mundial de la Salud. (Greenpeace, 2010).

En segundo lugar, la inseguridad crónica de la región. A pesar de que se reforzara la seguridad de los yacimientos uraníferos doblando entre 2008 y 2010 el presupuesto dedicado a esta partida (Niaufre, 2014), en 2008 se produjo el primer ataque contra una de las instalaciones, lanzado por el Movimiento de los Nigerinos por la Justicia (MNJ), un movimiento rebelde tuareg aparecido en 2007 en la región de Aïr que aboga por un reparto más equitativo de los ingresos de los recursos naturales y el fin de su sobreexplotación. En 2010 AQMI llevó a cabo una toma de rehenes en Arlit. Los siete rehenes, entre los que se encontraban un trabajador de Areva y su esposa, además de cinco trabajadores de Sogea-Satom, una subcontrata de Areva, fueron liberados tras tres años de cautiverio en Malí. En 2013 tuvo lugar el doble atentado suicida contra las instalaciones de Areva por parte de MUYAO.   

La propia Areva también ha sido acusada de desestabilizar la seguridad en torno a las minas con el fin de debilitar al gobierno de cara a las negociaciones de los contratos. En 2007, Niamey acusó a Dominique Pin, responsable de Areva en Níger, de haber financiado al Movimiento de los Nigerinos por la Justicia (MNJ) y acto seguido lo expulsó del país. La decisión de la empresa francesa de contratar a tuaregs para garantizar la seguridad de sus instalaciones también ha sembrado el malestar entre las autoridades nigerinas. (Niaufre, 2014).

Finalmente, China ha aterrizado en Níger, convirtiéndose en la segunda socia comercial del país después de Francia. El país asiático, en plena transición energética, quiere aumentar la aportación de las centrales nucleares a la producción eléctrica del 2'5 hasta el 6%.

La Corporación Nuclear Nacional China ya se ha convertido en la segunda sociedad del sector en Níger después de Somaïr y Cominak. Por debajo se sitúa Canadá y, a continuación, en porcentajes variables, Corea del Sur, Japón y España a través de dos empresas, Overseas Uranium Resources Development y Enusa Industrias Avanzadas, accionarias del 25 y el 10%, respectivamente, de Cominak. (Niaufre, 2014).  

Por su parte, París ha estado intentando diversificar sus fuentes de aprovisionamiento de uranio y tiene la mira puesta en la República Democrática del Congo. Así, en 2009 Areva obtuvo un jugoso contrato para la prospección de uranio en todo el territorio congolés, al igual que para la futura explotación del mineral. (Meyer, 2009). 

Conclusiones

Salvo algunas pocas excepciones, la mayoría de los aliados occidentales de Níger no se han pronunciado en torno a la degradación del clima político interno de este último, más preocupados por no incomodar a un país clave en la estrategia de seguridad en el espacio sahelo-sahariano que por realmente fortalecer y consolidar de una vez por todas la democracia en el país.

Bien es cierto que la lucha contra el extremismo violento debe ser, y de hecho es, una prioridad no sólo para Europa y Estados Unidos, sino también para los países de la región, azotados por esta lacra relativamente reciente y que va a permanecer con ellos indefinidamente. La cuestión que sobrevuela el análisis evolutivo del terrorismo yihadista africanizado es hasta qué punto es una amenaza inminente para la seguridad en suelo europeo.

Los cientos de millones de euros y dólares que Occidente destina a Niamey para combatir el terrorismo y el crimen organizado transfronterizo serán en vano si no van acompañados de un verdadero plan para enraizar el Estado de Derecho, el juego multipartidista, la transparencia, la lucha contra la corrupción y la impunidad, el desarrollo económico y, en especial, recuperar la confianza de los nigerinos, representándolos y defendiendo sus necesidades e intereses reales. Es este, y no otro, el verdadero reto que Níger, al igual que toda el África occidental, tiene por delante.

Referencias:

AFP (2013), "Le conflit malien perturbe le trafic de cocaïne vers l’Europe", Jeune Afrique [Edición digital], 10 de marzo, http://www.jeuneafrique.com/150439/politique/le-conflit-malien-perturbe-... [Consultado el 23 de agosto de 2016].

- (2014), "Uranium: Niamey «approuve» la nouvelle convention d’exploitation avec Areva", Jeune Afrique [Edición digital], 13 de octubre,  http://www.jeuneafrique.com/depeches/10437/politique/uranium-niamey-appr... [Consultado el 27 de agosto de 2016].

- (2015a), "Nigeria: offensive militaire «terrestre et aérienne» du Niger et du Tchad", Jeune Afrique [Edición digital], 08 de marzo, http://www.jeuneafrique.com/226180/politique/nigeria-offensive-militaire... [Consultado el 19 de agosto de 2016].

- (2015b), "Passeurs de clandestins: des réseaux de plus en plus puissants", Jeune Afrique [Edición digital], 12 de mayo, http://www.jeuneafrique.com/depeches/231752/politique/passeurs-de-clande... [Consultado el 23 de agosto de 2016].

- (2015c), "Niger: des attentats-suicides à Diffa font au moins 6 morts", Jeune Afrique [Edición digital], 04 de octubre, http://www.jeuneafrique.com/269523/politique/niger-des-attentats-suicide... [Consultado el 20 de agosto de 2016].

BBC (2013), "Nigeria: Goodluck Jonathan declares emergency in states", [Web], 15 de mayo, http://www.bbc.com/news/world-africa-22533974 [Consultado el 19 de agosto de 2016].

- (2016), "Boko Haram in Nigeria: Split emerges over leadership", [Web], 04 de agosto, http://www.bbc.com/news/world-africa-36973354 [Consultado el 21 de agosto de 2016].

Cembrero, Ignacio (2013), "Un grupo terrorista expulsado de Malí en enero golpea ahora a Francia en Níger", El País [Edición digital], 24 de mayo, http://internacional.elpais.com/internacional/2013/05/23/actualidad/1369... [Consultado el 20 de agosto de 2016].

Comisión Europea (2014), "Estrategia Europea de Seguridad Energética", [Web], 28 de mayo, http://www.europarl.europa.eu/meetdocs/2014_2019/documents/com/com_com(2014)0330_/com_com(2014)0330_es.pdf [Consultado el 29 de agosto de 2016].

Cook, David (2014), "Boko Haram: A New Islamic State in Nigeria", Baker Institute for Public Policy, Rice University, pp. 7-8, 11 de diciembre, http://bakerinstitute.org/media/files/files/5f1f63c4/BI-pub-BokoHaram-12... [Consultado el 27 de agosto de 2016].

Daily Times of Nigeria (2015), "Boko Haram Changes Name to Islamic State is West Africa", [Edición digital], 24 de abril, http://dailytimes.ng/boko-haram-changes-name-to-islamic-state-in-west-af... [Consultado el 21 de agosto de 2016].

Encel, Frédéric (2011), Comprendre la géopolitique, París: Points, p. 103.

Greenpeace (2010), "Au Niger, Areva empoisonne l’environnement et ses habitants", [Web], 06 de mayo, http://presse.greenpeace.fr/energie-climat/au-niger-areva-empoisonne-len... [Consultado el 28 de agosto de 2016].

Gutiérrez Garrido, Óscar (2015), "Una yihad con el sello de África", El País [Edición digital], 11 de abril, http://internacional.elpais.com/internacional/2015/04/11/actualidad/1428... [Consultado el 21 de agosto de 2016].

Institut National de la Statistique (2014), "Le Niger en Chiffres 2014", p. 3, http://www.stat-niger.org/statistique/file/Affiches_Depliants/Nigerenchi...

[Consultado el 18 de agosto de 2016].

International Crisis Group (2016), "CrisisWatch", https://www.crisisgroup.org/crisiswatch [Consultado el 17 de agosto de 2016].

International Organization for Migration (2016), "IOM Niger Opens Migrant Information Office in Agadez", 04 de mayo, https://www.iom.int/news/iom-niger-opens-migrant-information-office-agadez [Consultado el 23 de agosto de 2016].

Jeune Afrique (2014), "Le Niger demande à la France et aux États-Unis d’intervenir dans le sud libyen", [Edición digital], 05 de febrero, http://www.jeuneafrique.com/165792/politique/le-niger-demande-la-france-... [Consultado el 18 de agosto de 2016].

- (2015), "Niger: Diffa sous le feu de Boko Haram, l’état d’urgence proclamé", [Edición digital], 11 de febrero, http://www.jeuneafrique.com/33261/politique/niger-diffa-sous-le-feu-de-b... [Consultado el 19 de agosto de 2016].

Jeune Afrique y AFP (2016), "Boko Haram: l’armée camerounaise intervient en force au nord du Nigeria", Jeune Afrique [Edición digital], 16 de febrero, http://www.jeuneafrique.com/302687/politique/boko-haram-larmee-camerouna... [Consultado el 19 de agosto de 2016].

Kappès-Grangé, Anne y Roger, Benjamin (2015), "L’UA souhaite une force multinationale de 7500 hommes contre Boko Haram", Jeune Afrique [Edición digital], 29 de enero, http://www.jeuneafrique.com/34049/politique/l-ua-souhaite-une-force-mult... [Consultado el 19 de agosto de 2016].

Kibangula, Trésor (2015), "Comment Boko Haram a infligé à l’armée nigérienne l’un de ses plus sanglants revers", Jeune Afrique [Edición digital], 29 de abril,  http://www.jeuneafrique.com/230702/politique/comment-boko-haram-a-inflig... [Consultado el 21 de agosto de 2016].

Laleix, Gaëlle (2015), "Sahel: les trafics illicites se substituent à l’économie réelle", RFI [Web], 21 de diciembre, http://www.rfi.fr/afrique/20151221-sahel-trafics-illicites-substituent-e...

[Consultado el 23 de agosto de 2016].

Mbadi, Omer (2013), "Le brut nigérien transitera par le pipeline Tchad-Cameroun", Jeune Afrique [Edición digital], 31 de octubre, http://www.jeuneafrique.com/15158/economie/le-brut-nig-rien-transitera-p... [Consultado el 18 de agosto de 2016].

Meyer, Jean-Michel (2009), "Comment la France a mis la main sur l’uranium congolais", Jeune Afrique [Edición digital], 07 de abril, http://www.jeuneafrique.com/204140/archives-thematique/comment-la-france... [Consultado el 27 de agosto de 2016].

Naranjo, José (2016), "Al Qaeda se extiende en África occidental apoyada en el cantera subsahariana", El País [Edición digital], 16 de abril, http://internacional.elpais.com/internacional/2016/04/15/actualidad/1460... [Consultado el 20 de agosto de 2016].

Niaufre, Camille (2014), "Uranium du Niger: Areva en position de faiblesse?", Afrique Décryptages, Le blog du programme Afrique subsaharienne de l'IFRI, 09 de septiembre, https://afriquedecryptages.wordpress.com/2014/09/09/uranium-du-niger-are... [Consultado el 27 de agosto de 2016].

Olivier, Mathieu (2016), "Niger: Mahamadou Issoufou réélu avec 92,49% des suffrages, selon des résultats provisoires", Jeune Afrique [Edición digital], 22 de marzo, http://www.jeuneafrique.com/312110/politique/niger-mahamadou-issoufou-re... [Consultado el 17 de agosto de 2016].

Puig, Oriol (2016), "Votos a media luz en el desierto", El País [Edición digital], 01 de abril, http://elpais.com/elpais/2016/03/31/planeta_futuro/1459418339_164635.html [Consultado el 23 de agosto de 2016].

Radio des Nations Unies (2016), "Boko Haram: détérioration de la situation humanitaire à Diffa, au Niger" [Web], 24 de mayo, http://www.unmultimedia.org/radio/french/2016/05/boko-haram-deterioratio... [Consultado el 21 de agosto de 2016].

Rainfroy, Claire (2015), "Niger: une marche citoyenne «contre les dérives autoritaires du gouvernement»", Jeune Afrique [Edición digital], 05 de junio, http://www.jeuneafrique.com/233944/politique/niger-une-marche-citoyenne-... [Consultado el 17 de agosto de 2016].

RFI (2015), "Changement climatique: comment sauver le lac Tchad?", [Web], 03 de diciembre, http://www.rfi.fr/afrique/20151203-changement-climatique-comment-sauver-... [Consultado el 22 de agosto de 2016].

- (2016), "Au Niger, une personne sur trois est déplacée, fuyant les attaques de Boko Haram", [Web], 20 de junio, http://www.rfi.fr/afrique/20160620-journee-mondiale-refugies-situation-a... [Consultado el 21 de agosto de 2016].

Roger, Benjamin (2013), "Niger: au moins 23 morts dans les attentats d’Arlit et d’Agadez", Jeune Afrique [Edición digital], 23 de mayo,

http://www.jeuneafrique.com/170667/politique/niger-au-moins-23-morts-dan... [Consultado el 20 de agosto de 2016].

Seignobos, Christian (2016), "Lac Tchad: tout comprendre de la stratégie des terroristes de Boko Haram", Le Monde [Edición digital], 29 de abril, http://www.lemonde.fr/afrique/article/2016/04/29/et-si-boko-haram-faisai... [Consultado el 21 de agosto de 2016].

The Global Initiative Against Transnational Organized Crime (2014), "Smuggled futures: the dangerous path of a migrant from Africa to Europe", 07 de mayo, http://globalinitiative.net/smuggled-futures/ [Consultado el 23 de agosto de 2016].

The World Bank (2016), "Niger Overview", 13 de abril, http://www.worldbank.org/en/country/niger/overview [Consultado el 23 de agosto de 2016].

Touchard, Laurent (2014), "Les défis de la politique de défense du Niger", Jeune Afrique [Edición digital], 17 de febrero, http://www.jeuneafrique.com/165498/politique/les-d-fis-de-la-politique-d... [Consultado el 17 de agosto de 2016].

United Nations Development Program (2015), "Datos sobre el Desarrollo Humano (1980-2015)", http://hdr.undp.org/es/data [Consultado el 16 de agosto de 2016].

UNODC (2015), "UNODC launches strategy against human trafficking and migrant smuggling in West and Central Africa", 07 de septiembre, https://www.unodc.org/unodc/en/frontpage/2015/September/unodc-launches-s... [Consultado el 23 de agosto de 2016].

Weber, Max, (1986), El político y el científico, Madrid: Alianza Editorial, p. 83. 

World Nuclear Association (2016), "World Uranium Mining Production", julio, http://www.world-nuclear.org/information-library/nuclear-fuel-cycle/mini... [Consultado el 18 de agosto de 2016].

Yárnoz, Carlos (2016), "Tras la muerte de tres militares, Francia admite que sus comandos actúan en Libia", El País [Edición digital], 21 de julio, http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/20/actualidad/1469... [Consultado el 18 de agosto de 2016].


[1]  La religión mayoritaria en Níger es el Islam, profesada por el 99% de los nigerinos según cifras oficiales del gobierno en 2014. Institut National de la Statistique, Le Niger en Chiffres 2014, p. 3,  http://www.stat-niger.org/statistique/file/Affiches_Depliants/Nigerenchi... [Consultado el 18 de agosto de 2016].

[2]  Según los datos de la World Nuclear Association correspondientes a 2015. 

[3]  En 2011, Níger y Camerún firmaron un acuerdo para el transporte del petróleo del yacimiento nigerino de Agadem, cuyas reservas están estimadas en 324 millones de barriles, por el oleoducto Chad-Camerún, que finalmente desemboca en el Golfo de Guinea. Niamey debía construir para ello un oleoducto complementario de 600 kilómetros en el este del país que se uniera al principal, dando salida así al crudo nigerino para su exportación vía el Océano Atlántico.               

[4]  MUYAO es una escisión de AQMI, con la que rompió en 2011 con el fin de extender la yihad a toda África occidental, lo cual no estaba en los planes de Al Qaeda en el Magreb Islámico. Otras razones apuntan a la contestación de la preponderancia argelino-árabe en el seno de AQMI para crear un nuevo grupo de carácter subsahariano. Hasta la fecha, MUYAO ha concentrado sus acciones en el sur de Argelia y el norte de Malí.

[5]  Por su parte, Nigeria también declaró el estado de emergencia en los estados de Yobe y Borno, en la frontera nor-oriental con Níger, y en el estado de Adamawa, limítrofe con Chad, tras una serie de atentados mortales perpetrados por Boko Haram. (BBC, 2013).

[6]  Hay ciertos elementos que apuntan a Senegal como el ansiado y siguiente objetivo terrorista de AQMI debido a su compromiso con Occidente en la lucha contra el yihadismo, a su estabilidad en comparación con los países que lo rodean y a la presencia de numerosos organismos internacionales, regionales y de ONGs, así como de turistas. Senegal se involucró en la Guerra del Golfo, en la Misión de Naciones Unidas en Malí y, desde 2015, en la intervención militar en Yemen.  

[7]  Es por ello por lo que tiene más sentido hablar de 'zonas grises' y no de 'zonas de no-derecho', ya que el primer concepto ilustra de manera más clara la ausencia de un control único por parte de un Estado no fallido.       

[8]  Los cuatro países del Chad temen que una degradación de las condiciones de vida y de trabajo de los habitantes que dependen del lago lleve a los jóvenes a engrosar las filas de Boko Haram y/o que se produzcan desplazamientos masivos de la población hacia nuevas fuentes de agua. 

 

Editado por: Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). Lugar de edición: Granada (España). ISSN: 2340-8421.

Licencia Creative Commons
Bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported