Liderazgo estratégico en la toma de decisiones. Análisis de caso: la decisión de detenerse en el río Elba

Versión para impresiónVersión para impresión

En el contexto histórico del término de las operaciones militares aliadas en el frente europeo durante la primavera de 1945. Encontramos al Comandante Supremo de las Fuerzas General (Gral.) Dwight Eisenhower que toma la decisión de detenerse en el río Elba y no continuar su progresión hacia el corazón del Reich. Como consecuencia, algunos historiadores atribuyen esta acción a una decisión política criticando al Gral. Eisenhower y en posición contrapuesta Forrest C. Pogue[1] en un artículo señala que esta decisión sólo se debió a razones militares.

En lo expuesto anteriormente, es donde se encuentra la génesis de la presente postura que tiene como objetivo revisar la relevancia de la toma de decisiones y comparar la decisión del Gral. Eisenhower y sus consideraciones asociando los hechos e indicios con las cuatro perspectivas (Racional, comportamiento de la organización, política gubernamental y cognitiva) sobre la toma de decisiones propuesta por el profesor Jim Miskel[2] con la finalidad de aproximarse aún razonamiento que permita concluir que una decisión requiere la aplicación y combinación de estas cuatro perspectivas, de tal forma de tener una visión integral del problema con la finalidad de comprender la decisión en toda su dimensión desde un enfoque histórico para este caso en particular.

 

Desde la perspectiva racional

Analizando la decisión del Gral. Eisenhower desde esta perspectiva se evidencia que tiene coherencia entre los objetivos políticos del gobierno de los EE.UU., y sus acciones como lo señala en parte el modelo de análisis. Fundamentándose en lo siguiente:

  • Que en la conferencia de Yalta celebrada entre 4 y 11 de febrero de 1945, Europa había sido dividida por los líderes políticos aliados a causa del rápido avance del ejército ruso desde el este, lo cual hacia a los mandos militares dudar de la necesidad de hacer conquistas más hacia la profundidad del dispositivo alemán, ya que posteriormente estos territorios debían ser devueltos a los rusos, conforme a los límites acordados en la conferencia.
  • Además, sus decisiones se encontraban en sintonía con la Directiva dada por los Jefes de Estado Mayor, en la que se disponía solo acciones militares y que estos apoyaban las acciones del Gral. Eisenhower como resultado de sus éxitos.
  • También se debe considerar, que tanto la conducción política y militar de los EE.UU., ansiaban terminar la guerra pronto en el frente europeo, ya que requerían centrar su esfuerzo en el teatro de operaciones del pacífico y tenían como presión al pueblo norteamericano que deseaba pronto recuperar su vida normal.

Por lo tanto, se puede inferir que las decisiones tomadas por el Gral. Eisenhower fueron coherentes con los objetivos e intereses norteamericanos y por ende con el esfuerzo de la guerra, considerándose que la decisión condujo a los mejores resultados. Por los argumentos expuestos, la decisión se podría comprender desde el prisma racional.

 

Desde la perspectiva del comportamiento de la organización

Esta perspectiva se puede identificar en dos hechos. El primero en la presión ejercida por el primer ministro Churchill y el Gral. Montgomery para materializar la ofensiva sobre Berlín que estimaban era el objetivo político de guerra principal tratando de imponer su punto de vista privilegiando lo político por sobre lo militar y operando en forma corporativa sobre la conducción política y militar de la guerra y el teatro.

El segundo hecho se encuentra relacionado con la elección del Gral. Eisenhower de materializar un ataque en ancho frente, en forma contraria a lo propuesto por el Gral. Montgomery como consecuencia relegando al ejército británico a un papel secundario.

Por consiguiente, el primer hecho se puede relacionar conforme a la metodología a tratar de implementar la agenda predeterminada por parte de Churchill y el Gral. Montgomery, y en el caso particular de Montgomery evitar un fracaso inglés desde la perspectiva política y operacional al ser relegado aún esfuerzo secundario en las operaciones. En consecuencia, esta parte de la organización trata de influenciar las decisiones aliadas y en particular las del Gral. Eisenhower.

 

Desde la perspectiva de la Política Gubernamental

Esta perspectiva se encuentra en el hecho de la influencia final que tuvo en la decisión el Gral. Bradley cuando exageró las dificultades de avanzar sobre Berlín favoreciendo la dirección de ataque del Dresden en el momento de asesorar al Gral. Eisenhower a diferencia de la propuesta de Gral. Montgomery que era avanzar en un sólo eje sobre Berlín. Finalmente fue el Gral. Bradley quien condujera la ofensiva principal. En este caso claramente se identifica que el Gral. Eisenhower privilegió al Gral. Bradley por su personalidad, capacidades demostradas y éxitos obtenidos durante la campaña de Europa, estando en concordancia con los factores de análisis de esta perspectiva (personalidad del tomador de decisiones – ejercicio del poder; capacidad e influencia de los asesores).

 

Desde la perspectiva cognitiva

Esta se puede identificar debido a que la decisión de detenerse en el Elba tiene un carácter práctico y militar, más que político. Esta debió haber sido tomada considerando la sólida formación militar del Gral. Eisenhower que colocaba los aspectos militares por sobre los políticos en cada una de sus planificaciones dejando los asuntos políticos a las autoridades civiles. También esta perspectiva, se puede evidenciar en que el Gral. Eisenhower privilegiaba el pensamiento en grupo, el cual se ve representado en el continuo asesoramiento de su estado mayor e incluso señalando: “que el comandante tenía que conservar el optimismo tanto en sí mismo como en su comando. Sin la confianza, entusiasmo y optimismo en el comando, difícilmente se pueda lograr la victoria”[3]. Además, se debe considerar que el Gral. Eisenhower destacó durante su carrera militar por su compromiso total, energía y emociones, pero más aún, por su intelecto, talentos y liderazgo. Por lo tanto, se evidencia objetivamente la perspectiva cognitiva.

 

Conclusiones

  • Sin lugar a duda al analizar la decisión del Gral. Eisenhower utilizando como modelo la metodología propuesta por el profesor James F. Miskel desde cada una de las perspectivas se puede observar que en la decisión de detenerse en el rio Elba se encuentran características de cada uno de estos planteamientos. En síntesis, se puede concluir que a menudo las decisiones conjugarán estas cuatro perspectivas no siendo aisladas entre sí sino la tarea es interrelacionarlas con el fin de utilizarlas para llegar a la comprensión total de la acción.
  • Finalmente, al analizar la decisión de detenerse en el Elba bajo el modelo de estas cuatros perspectivas se pueden encontrar diferentes visiones planteadas por distintos autores. Sin embargo, no se debe perder de vista que la estrategia es la expresión del arte más alto de un comandante. En este caso el Gral. Eisenhower, acertó en muchas ocasiones más de lo que se equivocó siendo sin duda “el general más exitoso de la guerra más grande luchada”[4].

 

Moisés De Pablo es Coronel del Ejército de Tierra de Chile.


[1] FORREST, Pogue F. The Decision To Halt at the Elbe. http://www.history.army.mil/books/70-7_22.htm.

[2] Cuatro Perspectivas sobre la Toma de Decisiones, Profesor Jim Miskel, USN N.W.C.

[3] AMBROSE, Sthepen E. El generalato de Eisenhower. Military Review, Septiembre - Octubre, 2012. p. 3.

[4] Ibíd. p. 11.