La Defensa Nacional en el Proyecto de Presupuesto Nacional Argentino 2017

Versión para impresiónVersión para impresión

Blogs

Siguiendo los mecanismos estipulados por las leyes de la República Argentina, el Gobierno de Mauricio Macri envió el Proyecto de Presupuesto Nacional para el año 2017 al Congreso Nacional quien será el encargado de evaluarlo y decidir, o no, su aprobación para la posterior entrada en vigencia.

“En el ámbito de las políticas de defensa, se fortalecerán las políticas de modernización de la formación y de la capacidad operativa de las fuerzas armadas. En lo que concierne a la lucha contra el narcotráfico, se promoverá la colaboración de las fuerzas armadas en el marco de lo permitido por la ley, en el apoyo logístico del control del aire con aviones y radares. También se potenciarán las capacidades de asistencia y de respuestas para casos de emergencias y se continuará apoyando la participación argentina en la Antártida y en misiones de paz.” explica el comunicado de Prensa que se emitió tras la presentación de dicho presupuesto al abordar la cuestión de la defensa nacional.

Como primer punto, podemos observar que la distribución jurisdiccional del gasto le asigna al Ministerio de Defensa prácticamente 94 mil millones de pesos argentinos, lo que supone un incremento poco mayor al 22% con respecto al Presupuesto del corriente año.

Adentrándonos en los números que el Proyecto de Presupuesto Nacional de Argentina para el año 2017 destina al punto 3.2.2: Servicios de Defensa y Seguridad, que “comprende las acciones correspondientes a la defensa nacional, el mantenimiento del orden público, el tratamiento de personas en reclusión penal y las tareas de inteligencia”, distribuyen en cuatro conceptos los poco más de 126 mil millones de pesos argentinos que se le asignan a dicho punto.

A Defensa se le designan 50.599,7 mil millones de pesos argentinos y dentro de ésta función se destacan tareas esenciales que permiten el desarrollo de las capacidades operacionales de las tres ramas de las Fuerzas Armadas Argentinas: Ejército, Armada y Fuerza Aérea, quienes tienen previsto para el próximo año profundizar el adiestramiento personal y alistamiento de los medios y recursos con el fin de disponer de una capacidad de disuasión tal que desaliente amenazas sobre los intereses vitales de la República Argentina.

El Ejército Argentino, propone para el 2017, la realización de 18 días de adiestramiento en campaña y 40 días en guarnición. A su vez, continuará con la modernización de Helicópteros Bell UH-1H transformándolos al modelo HueyII. También se dispone la adquisición de vehículos de combate blindados a rueda. En  cuanto a la compra de estos últimos, desde el año 2015 se especula con la llegada de más de 100 unidades de VN1 chinos aunque este tema se ha dilatado más de lo preciso, incluyendo rumores de búsqueda de otros modelos por Europa. Lo cierto es que los 218 millones de dólares presupuestados encajan con el monto que se manejaba en 2015 para la llegada y el ensamblado de los Leopardos chinos.

En lo que compete a la Armada Argentina, se orientará el empleo de los medios navales para contribuir de manera directa y efectiva al control del mar y al desarrollo de acciones en apoyo de la comunidad. También, continuará la renovación del equipamiento y las mejoras ya iniciadas, incluyendo el avión de transporte mediano-versión patrulla marítima, patrullero oceánico multipropósito, buque polar y buque multipropósito, entre otros. En cuanto al primero, serán 188 millones de dólares los destinados a adquirir un modelo; la competencia está entre el C-295M y el C-27J Spartan. En lo relativo al OPV, la partida será de 400 millones de dólares y la cuestión ronda en que dicha adquisición se efectivice y terminé con el largo ciclo de indefinición que presupuesto tras presupuesto no se concreta. A su vez, 70 millones de dólares son los asignados para la categoría de buque multipropósito aunque aún no ha habido avance, aunque la surcoreana Daewoo podría finalmente proveer de la “Clase Makassar”.

Por último, la Fuerza Aérea aspira a la renovación que comprende el avión entrenador primario/básico, aeronaves tipo Caza Interceptor y de transporte de alcance mediano. Se prevé el cumplimiento de los compromisos asumidos con la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” S.A. (FAdeA S.A), de mantenimiento y producción de aeronaves, la instrumentación de procesos de ampliación y continuidad productiva en el mediano plazo, así como la participación en proyectos con industrias aeronáuticas internacionales.

Al hilar en fino acerca de los números que brinda el Proyecto del Presupuesto Nacional para el año 2017, nos encontramos por ejemplo que casi 324 millones de dólares (cerca de 6 mil millones de pesos argentinos) serían los destinados a obtener un avión caza interceptor, una larga novela que tiene a la República Argentina prácticamente imposibilitada de defender su soberanía por aire. Aún no hay una definición de adquisición pero son varios quienes pugnan por quedarse con el contrato: KAI F50 coreanos, los M-346 Master italianos y hasta EMB314 Super Tucano brasileros, entre otros posibles proveedores. Mientras que, en cuanto al futuro avión de entrenamiento primario-básico, todo parece indicar que serán los T-6C+ Texan II estadounidenses tras la aprobación del Congreso de ese país para vender veinticuatro unidades a la Argentina en una operación que rondará los 300 millones de dólares.

Juan Cruz Simonetta es Coordinador del Observatorio de Asuntos Estratégicos y Militares de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario, Argentina.