Enseñanza de la inteligencia: errores en el uso del análisis DAFO (SWOT)

Versión para impresiónVersión para impresión

Blog Mosaico

El análisis DAFO (SWOT analysis)[1] es una de las técnicas estructuradas que se emplean con frecuencia en análisis de inteligencia. Procede del mundo de las escuelas de negocios y es, ante todo, una herramienta de apoyo a la planificación estratégica. 

Como muchas otras técnicas procedentes de las más diversas disciplinas, ha sido adaptada con éxito para su uso en inteligencia y figura entre las técnicas estructuradas que recomiendan Heuers y Pherson en un reciente libro de referencia[2]. Lo que pasa es que en el tránsito del mundo de la empresa al de la inteligencia puede haberse perdido parte de su sentido original. Lost in translation...

El DAFO presupone la existencia de una decisión. Y presupone, así mismo, la existencia de una entidad (empresa, organización) que va a tomar la decisión. Un decisor racional tendrá en cuenta los factores que esta técnica considera incluso aunque no sea consciente de estar utilizando DAFO. Por eso, DAFO puede ayudarnos a comprender las opciones de un decisor racional (nuestro objetivo analítico) y, en conjunción con otras técnicas, valorar la probabilidad de que adopte o no una decisión concreta. También puede servirnos para estimar la probabilidad de éxito de una decisión ya tomada o que pueda llegar a tomarse.

Puede hacer asimismo que “suene el timbre de alarma” cuando del estudio de un caso parezca deducirse que nuestro objetivo no adopta sus decisiones sobre la base de un riguroso análisis DAFO. Ello puede deberse a que sigue un método no racional o alternativo (que deberemos intentar comprender si queremos prever sus posibles pasos futuros) o, quizá, a que nos faltan datos (intelligence gaps).

El análisis DAFO es una de las técnicas que los alumnos de análisis de inteligencia utilizan muy a menudo. Quizá por su simplicidad. Es también una técnica que no siempre se utiliza bien. Veamos algunos de los errores que a veces se encuentran en ejercicios analíticos:

  • El primero de ellos sería cuando no existe un “sujeto” claro de la acción. Por ejemplo, cuando se utiliza el análisis DAFO para estudiar las posibilidades de crecimiento del terrorismo fundamentalista en el mundo. Aquí no hay “sujeto”, a no ser que se considere como tal un concepto como es el “terrorismo fundamentalista”. El alumno puede escribir sobre “debilidades”, “amenazas”, “fortalezas” y “oportunidades”, pero ello carecerá de sentido a no ser que se identifique el concepto “terrorismo fundamentalista” con una organización terrorista concreta (con Al Qaeda, por ejemplo).Y entonces, en realidad, no estaríamos llevando a cabo un análisis DAFO del terrorismo fundamentalista, sino de Al Qaeda[3].
  • El segundo error posible se da cuando no existe ninguna decisión que adoptar. Por ejemplo, cuando se pretende realizar un análisis DAFO sobre un país en general, haciendo abstracción de la forma en que ese país pretende actuar, de los objetivos concretos que pretende alcanzar[4]. En el análisis DAFO, la decisión o proyecto siempre están detrás de todos los pasos, de forma que cuando hablamos de “debilidades” o de “fortalezas” nos referimos a las que nos van a permitir (o no) llevar a cabo con éxito el proyecto. No tiene demasiado sentido hablar de “debilidades” del país (o de la organización) en general, porque ocurre en ocasiones que lo que es una “debilidad” en un determinado contexto (para desarrollar un determinado proyecto) puede ser una “fortaleza” en otro.
  • Un tercer error puede deberse a la combinación del DAFO con otras técnicas analíticas. La combinación en sí es positiva y, en ciertos casos, permite mejorar la potencia de nuestra máquina analítica. Un ejemplo clásico es cuando se utiliza PEST[5] como preparación para DAFO. Lo que pasa es que hay que ser consciente de la utilidad del instrumento que utilizamos, así como de la forma en que puede combinar con otros. En algún caso se utilizan los resultados de un DAFO para alimentar un ejercicio de construcción de escenarios (considerando debilidades, fortalezas, etc. como “drivers”) y, aunque no es imposible, sí es bastante más difícil de lo que a primera vista puede parecer[6]. Porque, entre otros factores, en la construcción de escenarios centramos nuestra atención en las “variables”, mientras que gran parte de lo que aparece en una matriz DAFO son “constantes”. 

Una conclusión rápida. Las técnicas estructuradas son muy útiles y su aplicación al análisis de inteligencia nos permite aumentar el rigor hasta llevarlo hasta niveles próximos a los de las ciencias sociales. Pero no son, en ningún caso, “máquinas de pensar” capaces de reemplazar a una mente humana formada, alerta y crítica. Y, en cualquier caso, antes de usarlas conviene leer con cuidado las instrucciones.

José Miguel Palacios es Teniente Coronel de Infantería y Doctor en Ciencias Políticas


[1] Colaboradores de Wikipedia. “Análisis DAFO”. Wikipedia, La enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=An%C3%A1lisis_DAFO&oldid=9813... (descargado 24 de abril de 2017).

[2]  Richards J. Heuer Jr y Randoph H. Pherson (2011). Structured Analytic Techniques for Intelligence Analysis. Washington DC: CQ Press. Pp. 288-290.

[3]  El lenguaje de la comunicación política ha contribuido a introducir un poco de confusión en este aspecto. Por ejemplo, cuando la administración Bush declaró la “guerra al terror”. Es decir, a un concepto, más que a un enemigo.

[4]  En algunos casos, las decisiones u objetivos del objeto de nuestro estudio no son explicitadas, aunque estén ahí y sean fácilmente comprensibles por el lector en función del contexto. Ver, por ejemplo, Javier Jordán (2016). “El Dáesh en Oriente Medio, una amenaza en evolución”. Panorama Estratégico 2016. Madrid: Instituto Español de Estudios Estratégicos. pp. 156 y ss. El objetivo implícito de Dáesh es, en este caso, su desarrollo como organización en los aspectos (para)militar, político, económico e internacional.

[5] Colaboradores de Wikipedia. “Análisis PEST”. Wikipedia, La enciclopedia libre. https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=An%C3%A1lisis_PEST&oldid=9778... (descargado 24 de abril de 2017).

[6]  Para un buen ejemplo de uso de ambas técnicas puede verse la obra citada de Javier Jordán. En ella se utiliza un análisis DAFO como punto de partida para un ejercicio de construcción de escenarios. A señalar que los resultados del DAFO son tenidos en cuenta (de manera nada trivial), pero no se trasladan mecánicamente a la construcción de los escenarios.