El comienzo del conflicto yugoslavo en el archivo de Felipe González

Versión para impresiónVersión para impresión

Me parece una buena noticia que el Presidente Felipe González haya abierto su archivo personal, lo haya volcado en internet y lo haya puesto así a disposición de los investigadores y, en general, de cualquier ciudadano que pueda interesarse por su contenido[1]. Sobre todo, porque los documentos que contiene son contemporáneos de los hechos a los que se refieren y no han sufrido, por tanto, ese proceso de racionalización posterior con el que a menudo intentamos que reflejen una línea de pensamiento y de actuación perfectamente coherente. En realidad, las decisiones se adoptan casi siempre sobre la base de informaciones incompletas y por personas que tienen una determinada visión del mundo y están sometidas a todo tipo de presiones y condicionantes. Es un proceso imperfecto que, sin embargo, funciona.

Entre las joyas del archivo están los cuadernos de trabajo de González. Contienen anotaciones breves en las que González sintetizaba los puntos más importantes de las entrevistas que mantenía y de las reuniones a las que asistía. Reflejan muy bien las impresiones del Presidente en el momento en que se producían los hechos, aunque, por excesivamente esquemáticas, no llegan siempre a explicar el porqué de sus decisiones posteriores.

El tema de la reacción ante el comienzo del conflicto yugoslavo puede ayudarnos a comprender lo que podemos encontrar en los cuadernos del Presidente González, así como las limitaciones de este tipo de material. Algunas ideas rápidas:

  • La postura europea se adopta en la reunión del Consejo Europeo celebrada en Luxemburgo el 28 de junio, es decir, al día siguiente de que empezaran los enfrentamientos[2]. En la mayor parte de las intervenciones se parte del respeto a la integridad territorial yugoslava, pero en ninguna se ofrece un apoyo claro a las autoridades federales, ni se censuran abiertamente las acciones de las repúblicas secesionistas. Mitterrand y González estaban más por el respeto de las fronteras existente, mientras que Kohl parece algo más frío, aunque se trata solo de diferencias de matices. Es curioso que sea el Primer Ministro griego el que señale que el “nacionalismo serbio [es] muy duro” y plantee abiertamente que quizá la separación sea inevitable. Poco a poco va formándose una postura común, basada en la relativización de la defensa de la integridad territorial yugoslava (“el respeto a la integridad territorial es la condición necesaria, pero no es suficiente”). El consenso final se basa en tres ideas: 1) no (relativo) a las declaraciones unilaterales (relativo en el sentido de que se empieza a hablar de “moratoria”, no de “retirada”); 2) no absoluto al uso de la fuerza (que había sido la opción elegida por las autoridades yugoslavas para intentar controlar la situación); 3) voluntad europea de mediar entre las partes. La versión del debate que encontramos en los cuadernos de González coincide, sustancialmente, con la publicada en la prensa de la época[3], aunque ofrece detalles sobre cómo se va convergiendo hacia la postura finalmente adoptada y cuál fue el papel/peso de cada uno de los países.
  • Es importante la influencia norteamericana en la adopción de la postura europea. Y no solo en 1995, 1994 o 1992, sino incluso en los momentos iniciales del conflicto. El Secretario de Estado norteamericano Baker había viajado a Yugoslavia en la última semana antes de la declaración de independencia y en el despacho que el Presidente González mantiene con el 25 de junio con el Ministro de Asuntos Exteriores Fernández Ordóñez este le comenta los puntos principales de la carta en la que Baker explicaba los resultados de su misión. Los dos puntos que el Presidente González destaca son: “principio de integridad territorial” y “posible desintegración territorial yugoslava”[4]. La posibilidad de que Yugoslavia se acabara desintegrando (algo que dejaría sin sentido el respeto a su integridad territorial) se tomaba muy en serio en Washington desde, al menos, el otoño de 1990 y había sido el punto central del NIE 15-90 (Yugoslavia transformed) del National Intelligence Council[5].
  • No existe en los cuadernos de González ningún tipo de alusión a las posibles consecuencias para España de las declaraciones unilaterales de independencia, así como de la posible desintegración yugoslava. En aquellos años el orgullo por lo conseguido desde la transición era la actitud dominante y, de hecho, se hablaba del “modelo español” como un posible ejemplo para los países de lo que entonces se llamaba aún “Europa del Este”[6].
  • Según los cuadernos[7], el Presidente González discutió el tema de Yugoslavia exclusivamente con el Ministro de Asuntos Exteriores. Entre finales de junio y finales de julio de 1991 no hay registrado ningún encuentro con el Ministro de Defensa, del que dependía formalmente el CESID. Sí con el Vicepresidente Serra, que probablemente mantuviera el control efectivo del Servicio, pero en las entrevistas entre González y Serra no hay ninguna alusión al tema

José-Miguel Palacios es Coronel de Infantería y Doctor en Ciencia Política.


[2] Ver Cuaderno de notas (1990-1991). Dieciocho. Pg. 53 y ss. En https://archivo.fundacionfelipegonzalez.org/es/catalogo_imagenes/grupo.do?path=1060110 (acceso: 31.08.2018).

[3] Ver, por ejemplo, MONTEIRA F. y CEMBRERO I. (1991). Yugoslavia al borde de la desintegración. La CE propone mediar y amenaza con suspender su ayuda si no hay paz. El País, 29.06.1991. https://elpais.com/diario/1991/06/29/internacional/678146420_850215.html (acceso: 31.08.2018).

[4] Ver Cuaderno de notas (1990-1991). Dieciocho. Pg. 47.

[5] Puede accederse a su versión desclasificada en la dirección https://www.cia.gov/library/readingroom/docs/1990-10-01.pdf (acceso: 31.08.2018).

[6] Ver, por ejemplo, MICHNIK, A; GARTON ASH, T.;KIS, J. (1989). Mil palabras. El País, 07.07.1989. https://elpais.com/diario/1989/07/07/opinion/615765608_850215.html (acceso: 31.08.2018).

[7] Ver Cuaderno de notas (1990-1991). Dieciocho. También, Cuaderno de notas (1991-1992). Uno. https://archivo.fundacionfelipegonzalez.org/es/consulta/registro.do?id=57185 (acceso: 31.08.2018).