El auge del Estado Islámico relanza la presencia de España en la propaganda yihadista

Versión para impresiónVersión para impresión

Tras la última actualización de la base de datos de “Referencias a España en la comunicación pública yihadista” se observa como el año 2015 finalizará registrando el número más alto de menciones a nuestro país desde 2007. En total se han detectado 22 referencias procedentes de 20 videos, audios y comunicados escritos elaborados por este tipo de organizaciones terroristas.

No obstante, el periodo que está a punto de finalizar no se diferenciará por la novedad de los temas tratados. El mito de Al Andalus como tierra que debe ser reintegrada al Islam continua siendo el asunto estrella en este discurso.  Al igual que en años anteriores, continúan muy presentes las referencias a los atentados del 11 de marzo en Madrid como una de las “victorias” de los muyahidín contra sus enemigos.  La novedad inquietante la constituye las varios alusiones a España como integrante de la coalición internacional que combate a los yihadistas en el escenario sirio/iraquí.

El principal elemento de cambio se encuentra en la autoría de estos mensajes. El 60% de todos las menciones de 2015 tienen su origen en una única organización: el Estado Islámico. Es la primera vez que una única organización produce un número tan elevado de menciones a nuestro país en un solo año. El incesante aparato propagandístico de Estado Islámico ha desplazado a Al Qaeda Central y sus filiales regionales como la principal fuente de referencias a España en el imaginario radical. De hecho, si eliminásemos a esta organización del recuento, 2015 habría concluido como uno de los años con menor actividad propagandística hacia nuestro país de todo el histórico.

Este simple recuento estadístico es un indicador relevante de cómo el centro de gravedad de la amenaza yihadista hacia nuestro país no sólo se ha desplazado hacia Oriente Medio, sino que ha sido asumido por una nuevo actor que ha relanzado la importancia de España dentro del imaginario radical.