Doklam / Donglang: cuando China e India llegaron (literalmente) a las manos

Versión para impresiónVersión para impresión

Blog Mosaico

El lago Pangong, o Pangong Tso (Tso significa “lago” en ladhaki) está situado en la cordillera del Himalaya, a más de 4.000 metros de altitud. Con una longitud de 135 kilómetros, se extiende entre las fronteras de China e India, país que controla un tramo de 45 kilómetros de la masa acuática. Los 90 kilómetros restantes se encuentran bajo el dominio de China.

La zona, muy frecuentada por turistas, fue escenario en las primeras horas de la mañana del día 15 de agosto, de una pelea en la que tomaron parte un considerable grupo de individuos. El espectáculo, ya de por sí nada edificante, adquiere ciertos tintes cuanto menos preocupantes habida cuenta que los protagonistas de la contienda eran miembros en servicio activo de las fuerzas armadas de la República Popular China y de la India.

El altercado, que coincidió en el tiempo con la celebración del día de la Independencia de la India, duró unos 30 minutos y además de los puños, fueron empleados piedras, barras metálicas en incluso algunas culatas de fusil. Después del incidente ambas partes se retiraron e informaron de que había lesionados entre sus miembros.

El suceso fue un capítulo más de las tensiones entre China e India iniciadas a mediados del pasado mes de junio cuando las autoridades de Bhutan descubrieron a miembros de las fuerzas armadas de China construyendo un camino a través de la meseta de Doklam, región que los chinos denominan Donglang,  un territorio en disputa entre China y Bhutan. Esta disputa se sustenta en gran medida en unos términos no demasiado claros contenidos en un acuerdo sobre las fronteras suscrito en 1890 entre la dinastía Qing y Gran Bretaña.

Mapa de la zona. Fuente https://www.nytimes.com/2017/07/26/world/asia/dolam-plateau-china-india-bhutan.html

India, que no tiene reclamaciones sobre la zona, desplegó efectivos  militares con el fin de detener las obras lo que derivó en un despliegue similar por parte de China que acusaba a India de invasión . Desde el gobierno de Nueva Delhi se aseguraba que su intervención fue consecuencia de la voluntad de ayudar a su aliado Bhutan, país que no mantiene relaciones diplomáticas directas con China, realizándose los contactos entre ambos a través de su misión diplomática en la capital india.

El pequeño reino de Bhutan ha estado históricamente vinculado a la India. Estado miembro de la ONU desde 1971, ha firmado tratados con el poder colonial británico en 1910 y con la India en 1949 y 2007. Las fuerzas armadas de Bhutan son entrenadas y financiadas por sus vecinos indios lo que es buena muestra de la importancia estratégica que para el gobierno de Nueva Delhi posee este país situado al sur de la cordillera del Himalaya haciendo frontera con China. La dependencia de Bhutan respecto de India se evidencia asimismo en el plano económico: el 85%  de las exportaciones del reino tienen como destinatario a la India y de ese país importan directamente el 75% del total de los productos destinados al  comercio interior de Bhutan.

Tras el despliegue en la zona de tropas indias, se hicieron públicas unas declaraciones de Wu Qian, portavoz del Ministerio de Defensa chino, pocos días antes de la celebración del 90º aniversario de la fundación del Ejército Popular de Liberación de China, denominación oficial de las fuerzas armadas chinas. Wu Qian hizo referencia a este episodio empleando un lenguaje duro y recalcando la fortaleza de los medios militares chinos para asegurar su soberanía nacional afirmando que era “más fácil sacudir una montaña que sacudir el Ejército Popular de Liberación". Además, advertía a la India de no tentar a la suerte ni aferrarse a fantasías.

El enfrentamiento entre China e India también fue tratado en programas de entretenimiento. Xinhua, agencia de noticias estatal china, publicó a mediados de agosto en un programa llamado “The Spark” un vídeo titulado “Los siete pecados de la India” en el que abiertamente se burlaban de ese país. El presentador del video, Dier Wang, afirmaba: "Cuando todo el mundo trata de despertar a India, China se dio cuenta de que es imposible despertar a alguien que finge estar dormido".

El video fue recibido en la India con una mezcla de humor y acusaciones de racismo y contestado poco después con otro vídeo en el que se burlaban a su vez del presidente chino Xi Jinping.

Finalmente, el 28 de agosto  a través de un comunicado India anunciaba el repliegue de sus tropas de la meseta de Doklam / Donglang. Tanto China como India se consideraron vencedores del conflicto. El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wan Yi se mostró satisfecho de que India “aprendiese la lección”. El 5 de septiembre, el presidente chino Xi Jinping, y el primer ministro indio Narendra Modi rebajaron la tensión entre ambos países en un encuentro mantenido en la ciudad china de Xiamen, en el marco de de la Cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). El mandatario chino hizo hincapié en la necesidad de de una relación “sana y estable” entre ambas potencias.

El episodio vivido en la de meseta de Doklam / Donglang emergió meses después de otro desencuentro entre China e India, esta vez a cuenta de más ambicioso proyecto económico elaborado por China: OBOR (One Belt, One Road) también conocido como la “nueva ruta de la seda”, acrónimo que corresponde con las siglas en inglés de la expresión china Yidai yilu (Una Franja, Una Ruta). Fue presentado por el presidente chino Xi Jinping a mediados de mayo de 2017. El escenario elegido fue una cumbre que se celebró en Beijing y que contó con la presencia de más de una treintena de jefes de Estado. El mandatario chino anunció una inversión de 124.000 millones de dólares para establecer y reforzar vínculos comerciales entre China y Europa, Asia y África. Esta iniciativa se enmarca en el establecimiento de un contrapunto al TPP (Trans-Pacific Partnership) acuerdo comercial que circunscribe a los países del Pacífico pero que excluye a China. El TPP se inició durante la presidencia de Barack Obama aunque el actual presidente de EE.UU., Donald Trump, retiro a su país del acuerdo. OBOR plantea el establecimiento de una “ruta de la seda marítima” por los mares de los países emergentes del sur y del sudeste asiático que llegaría hasta África y Sudamérica. De esta forma, China continúa implementando su estrategia de desarrollar su marina mercante y de aumentar la adquisición de terminales portuarios desde Isla Margarita (Panamá) hasta El Pireo (Grecia) llegando incluso a Dar es Salaam (Tanzania) o Gwadar (Pakistán).

La ruta marítima se complementaría con una “franja económica” formada por circuitos terrestres a través de Asia Central, Rusia y Pakistán. Durante su discurso de apertura, Xi Jinping hizo referencia a la historia milenaria de China e invocó “el espíritu de la Ruta de la Seda” inspirado por la “paz” y por  la “cooperación”.

Imagen del proyecto One Belt One Road. Fuente https://www.merics.org/en/merics-analysis/china-mapping/china-mapping/

La postura india, refractaria al mensaje de Beijing, se hizo evidente pocos días después de de la presentación del ambicioso proyecto de China. El 23 de mayo, durante la 52ª Reunión Anual del Banco Africano de Desarrollo celebrada en Gandhinagar, capital del estado indio de Guyarat, fue presentado el AAGC (Asia-Africa Growth Corridor), auspiciado por India y Japón. Esta iniciativa tiene como objeto la creación de nuevos corredores marítimos que sirvan de unión entre África, India y los países del sur y del sudoeste de Asia. La iniciativa AAGC surgió en noviembre de 2016 en una declaración conjunta emitida por los primeros ministros Narendra Modi y Shinzo Abe. Ambos gobernantes incidían en su voluntad de trabajar de manera conjunta y de cooperar con otros países para crear corredores comerciales entre África y Asia conectando en una primera fase al continente africano con India y países del sudeste asiático como Bangladesh, Myanmar, Camboya y Laos. Es muy probable que en la génesis de este proyecto se tuviesen muy en cuenta datos como que el intercambio comercial China-África pasó de de los 10.000 millones de dólares en el año 2000 a los 220.000 en 2014.

Mapa del proyecto Asia-Africa Growth Corridor. Fuente http://indianexpress.com/article/explained/to-counter-obor-india-and-japan-propose-asia-africa-sea-corridor-4681749/

El episodio vivido en la meseta de Doklam / Donglang, fue el colofón, hasta la fecha, de las complicadas relaciones fronterizas entre ambos países cuyo cénit fue una guerra fronteriza en 1962. China pudo haber implementado este movimiento táctico para, por un lado testar el alcance de la reacción de India y comprobar el nivel de la implicación internacional y, por otro, reforzar su papel de potencia mundial, resolviendo la disputa de manera pacífica coincidiendo con la cumbre de los BRICS celebrada en territorio chino. La histórica convivencia e intercambio cultural sino-indio puede contribuir a futuro en suavizar las tensiones entre ambos estados, aunque las ambiciones globales de ambas potencias, los dos países más poblados del mundo, en unión de dos visiones geopolíticas contrapuestas y las tensiones en sus fronteras pueden provocar que en el corto o medio plazo se repitan capítulos de corte similar.