Apuntes sobre las políticas de prevención del extremismo violento en el Reino Unido

Versión para impresiónVersión para impresión

Blog Mosaico

Una vez más, el salafismo yihadista ha vuelto a irrumpir en la agenda pública. El causante, un joven británico de padres refugiados y de origen Libio que llegaron al Reino Unido huyendo del régimen de Muamar Gadafi. Además del probable influjo de la propaganda yihadista difundida con gran virulencia por  el engendro califal, es razonable pensar que detrás de la radicalización  de Salman Abedi existan elementos vinculados a la cuestión identitaria.

Como es habitual, el Daesh ya ha reivindicado el atentado perpretado por un “soldado del califato” en el “desvengonzado concierto”. Un acto mas de los “esfuerzo por aterrorizar a los incrédulos” en respuesta a “las agresiones contra la tierras musulmanas”. Un total de 22 victimas mortales y un balance aproximado de 60 heridos. El ataque más letal desde el atentado del 7J liderado por Siddique Khan.

El Reino Unido se sabe objetivo prioritario del yihadismo y a pesar de todas las medidas implementadas la realidad demuestra lo sumamente difícil que es evitar en ultima instancia  atentados terrorista en propio suelo a pesar de los avances. El propio comunicado del Daesh, con su habitual retórica donde las invocaciones a Dios se mezclan con amenazas, advierte que "lo que se avecina será aún más duro para los fieles de la cruz y sus aliados, con el permiso de Dios". 

En mayo de 2008, la Oficina de Seguridad y Contraterrorismo del Home Office del Reino Unido publicó un documento titulado "Prevención del extremismo violento", en el marco de la Estrategia Contraterrorista Contest desarrollado en 2003. El plan tenía como princpios básicos el "Prevenir, Perseguir, Proteger y Reparar" y sus principales líneas de actuación pasaban por:

  • Socavar la ideología extremista.
  • Apoyar las voces mayoritarias y moderadas.
  • Neutralizar a quienes promueven el extremismo violento.
  • Apoyar a los individuos vulnerables.
  • Aumentar la capacidad de las comunidades para hacer frente y resistir a los extremistas.
  • Afrontar eficazmente los agravios, sean reales o imaginados.
  • Desarrollar el entendimiento, el análisis y la información, y mejorar las comunicaciones estratégicas.

En junio del 2011 se publicó una ampliación del anterior plan. Cada uno de los conceptos fue ampliado en cuatro documentos diferenciados. División acertada que posibilitaba una mayor separación de las actuaciones , al no confundir las cuestiones relacionadas con la prevención, la creación de recursos de inteligencia, la respuesta a los atentados y el posterior tratamiento de víctimas.

Así, esta revisión se justificó en base a la necesidad de evaluar lo anteriormente realizado, y trazar una estrategia a futuro, teniendo en cuenta que el anterior plan no había sido del todo eficaz. La estrategia de prevención de la Oficina de Seguridad y Contraterrorismo del Home Office del Reino Unido comienza con una serie de aseveraciones, razonadas a modo de introducción:

  • Que el Reino Unido se enfrenta a la amenaza terrorista. Que toda organización terrorista necesita reclutar y radicalizar.
  • Que ahora se posee más información sobre los procesos de radicalización, y que es indispensable realizar políticas de prevención.
  • Que detrás de la radicalización violenta, siempre se esconde una ideología que sanciona la violencia, explotando vulnerabilidades personales y factores locales.
  • Que el combate contra la radicalización puede provenir del desarrollo y expansión del sentido de pertenencia a Reino Unido, y a los valores por los representados.
  • Que detrás de los procesos de radicalización y de la ideología terrorista, pueden encontrarse organizaciones extremistas de carácter legal.

En el apartado dedicado a los principios rectores, se vuelve a incidir en el concepto de prevención, abordando todas las formas de terrorismo, pero dando prioridad según el grado de amenaza hacia la seguridad nacional. La prevención también incluye el extremismo aun cuando no sea de carácter violento en la praxis, cuestión que afecta de manera indisoluble a la libertad de expresión. Así, el trabajo con este tipo de organizaciones y comunidades extremistas es coordinado por el Departamento de Comunidades y Administración Local:

  • La prevención significa evitar, y para ello se depende de sobremanera del éxito de las políticas de integración. No obstante, la sola integración no logrará la prevención. Además, las políticas de integración no deben ser utilizadas con la finalidad de monitorizar  a las comunidades  tal y como se  denuncio, pues causar esa impresión puede generar el rechazo de la comunidad. El marco estratégico de la prevención debe ser eminentemente local, y para ello se necesita el compromiso de las autoridades locales con la seguridad nacional.
  • Debe evitarse que las políticas sociales de prevención sean financiadas desde el Ministerio del Interior. Deben establecerse mecanismos de evaluación a todos los niveles sobre programas, y subvenciones sin que ninguna organización considerada como radical o extremista deba recibir ningún tipo de apoyo económico. Debe evitarse el despilfarro del pasado.

De los anteriores puntos, se desprende que las políticas de integración desarrolladas por el gobierno han sido criticadas por algunos sectores, por sospechar que estas tenían por objeto la creación de un sistema de recolección de información, aun cuando no exista constancia alguna que corrobore dichas críticas. El objetivo principal de la llamada Estrategia de Prevención del 2011 pasa por responder al desafío ideológico del terrorismo, evitar que las personas ingresen en sus criminales estructuras, apoyar y asesorar a dichas personas, y trabajar con las comunidades vulnerables y susceptibles de convertirse en fuentes de reclutamiento. Así, los principales objetivos del plan británico incluyen:

  • El desafío ideológico: se ha de desafiar la ideología terrorista e interrumpir su capacidad de difusión. Pese a que se admiten progresos en este campo, se admite no haber llegado a las personas más susceptibles a la propaganda, no haber reconocido la forma en que la ideología terrorista hace uso de las ideas expuestas por las organizaciones extremistas, y no se han entendido completamente las implicaciones que este hecho conlleva. Se incide en la necesidad de recabar apoyos para la refutación entre sujetos de autoridad en los países de origen. Debe perseguirse la apología.
  • Apoyo a personas susceptibles de radicalizarse: como ya se ha repetido de manera reiterada, la radicalización no es un proceso momentáneo, sino que responde a una graduación, a un proceso. Durante el transcurso de ese proceso, es posible intervenir  a fin de evitar que personas vulnerables transcurran por la senda del extremismo. Es evidente que existen algunas analogías entre los planes y desarrollos científicos, desde la criminología a fin de realizar políticas de prevención del delito, y los planes de prevención del extremismo violento. El problema de estos últimos es que, en no pocas ocasiones, son acusados de restringir la libertad de expresión. Los planes de prevención deben aunar diferentes organismos, y recurrir a la experiencia de las fuerzas de seguridad, autoridades locales y comunidades. Las personas que deben atender a sujetos vulnerables han de gozar de credibilidad y capacidad de influencia.
  • El trabajo con sectores clave: el trabajo de prevención incluye una amplia gama de sectores. Las aéreas prioritarias son las de la educación, las creencias, la salud, la justicia y las ONGs. Internet debe incluirse como un sector en sí mismo, aun cuando esto pueda resultar redundante. Al igual que otras áreas de prevención, los programas deben ser proporcionales a los riesgos. Es necesario buscar el compromiso de estos sectores, y no debe haber espacios donde el extremismo pueda florecer sin hacerle frente.

Sobre la implementación, el plan asegura que la coordinación se realizará por la Oficina para la Seguridad y la Lucha Contra el Terrorismo (OSCT), en el Ministerio del Interior. La implantación se ha de realizar sobre los riesgos, y no sobre los datos puramente demográficos. Es esencial cambiar el papel que ha de jugar la policía en la estrategia de prevención. Parece razonable concluir que el plan invita a seguir  trabajando en los desarrollos relativos al concepto de policía de proximidad. El Home Office publica habitualmente textos y manuales de sumo interés relacionados con la prevención  que el autor de estas líneas recomienda leer pues su lectura puede ayudar al desarrollo de otros planes de la misma naturaleza. El trabajo y la capacitación del Reino Unido en esta materia son indiscutibles. Si algo demuestra el atentado de Manchester es que la  comisión de atentados terroristas es inevitable y que ningún plan es infalible.

 

Román Echániz es Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, Experto profesional en Seguridad Ciudadana, Investigación y Prevención de la Criminalidad , y en Civilización, Historia y Religión Islámica.