Análisis estratégico del Daesh en Libia

Versión para impresiónVersión para impresión

Análisis GESI, 23/2015

Desde hace más de un año, el Observatorio sobre la actividad yihadista en el Magreb/Sahel Occidental del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI) de la Universidad de Granada ha seguido con atención la marcha de los acontecimientos en un área de especial interés para la seguridad española.

Como parte de esta línea de trabajo, iniciamos una nueva serie de documentos que vigilarán la evolución del autoproclamado Estado Islámico en Libia. Con este fin aplicaremos tres técnicas analíticas estructuradas para el análisis de inteligencia, en concreto: el análisis DAFO, la creación de indicadores y la elaboración de escenarios simples. Estas técnicas nos ayudarán a estructurar buena parte de la información que el Observatorio ha ido recopilando mensualmente sobre la actividad yihadista en el Magreb/Sahel.

En este primer documento explicamos cómo hemos aplicado las tres técnicas a nuestro objeto de estudio. No introducimos las técnicas en sí. Para entenderlas recomendamos la lectura del libro de Richards J. Heuer y Randolph H. Pherson (2011), Structured Analytic Techniques for Intelligence Analysis.

 

El Daesh en el mapa del conflicto interno libio

Antes de aplicar las técnicas analíticas es conveniente identificar los principales actores del conflicto libio. El mapa conceptual que aparece a continuación (en sí mismo otra técnica analítica) ayuda a representarlos de manera gráfica.

En otros trabajos anteriores ya hemos hablado sobre Ansar Al Sharia y el Daesh en Libia y sobre las ramificaciones del Daesh Libia sobre Túnez. No obstante, si lo que se busca es un análisis más profundo y actualizado de los protagonistas de la guerra civil libia, conviene consultar fuentes adicionales como, por ejemplo, los trabajos del Instituto Español de Estudios Estratégicos, el International Crisis Group, el Institute for Security Studies de la Unión Europea, el International Institute for Strategic Studies de Londres, la revista CTC Sentinel,  o el German Institute for International and Security Affairs.

 

Mapa conceptual de los actores armados del conflicto civil libio

(las flechas indican enfrentamiento entre entidades)

 

Pulse aquí para ampliar la imagen

 

El mapa conceptual representa los principales actores del conflicto armado libio. A la vista de su enorme fragmentación se entiende que el enviado especial británico, Jonathan Powell se refiriese a Libia como la Somalia del Mediterráneo. La mayoría de los elementos del mapa no son actores unitarios sino agrupaciones de milicias de adscripción mudable, que de manera consciente no hemos desagregado en el mapa, pues antes que analizar en profundidad la guerra civil, nuestra intención consiste en presentar a grandes rasgos el contexto bélico y político donde opera el Daesh-Libia.

Los dos principales polos de enfrentamiento son el antiguo Congreso Nacional General (CNG) con sede en Trípoli, cuyo mandato ya ha expirado, y la actual Casa de Representantes (CR) con sede en Tobruk, con mandato también extinto.

El CNG fue resultado de las elecciones de julio de 2012, que dieron la mayoría a los islamistas de Hermanos Musulmanes y a sus aliados tribales de Libia occidental. El CNG creó una milicia política denominada Escudo Libia (Libya Shield), distinta al ejército libio regular, y aprobó una polémica ley que impedía que quienes hubieran ocupado puestos de responsabilidad en el régimen de Gadafi lo continuaran haciendo en el nuevo gobierno, en las empresas estatales, en el poder judicial y en las fuerzas armadas y de seguridad.  Ambas medidas agravaron el clima de tensión e inestabilidad que se había venido prolongando desde la caída de Gadafi. Las elecciones de junio de 2014 permitieron la creación de un nuevo parlamento (la Casa de Representantes) donde Hermanos Musulmanes y sus aliados pasaron a ser minoría (30 de 188 escaños).

La facción islamista, temerosa de sufrir una represión similar a la padecida por Hermanos Musulmanes en Egipto tras el golpe de Al Sisi, utilizaron a sus milicias de Escudo Libia para formar una nueva coalición armada (Amanecer Libio, Libya Dawn) que tomó el control de Trípoli tras seis semanas de combates. La coalición Amanecer Libio ha aglutinado milicias islamistas y milicias tribales no islamistas, la más poderosa de estas últimas es la de Misrata, que progresivamente se ha ido desmarcando de la agrupación.

Amanecer Libio es por tanto una coalición de circunstancias e inestable a la que une el rechazo a la Casa de Representantes. Al mismo tiempo, no todas las fuerzas que han luchado dentro de la coalición reconocen al antiguo CNG. Ansar Al Sharia, por ejemplo, lucha contra las fuerzas de la Casa de Representantes pero tiene su agenda política propia, al margen de la del CNG, cuya autoridad tampoco acata.

También actúan por libre otras milicias yihadistas, como por ejemplo, el Consejo de la Shura de los Muyahidin de Darna, que tras aliarse inicialmente con el Daesh en esta población en el otoño de 2014, acabó expulsándole de gran parte de la ciudad en junio de 2015. Por eso aparecen enfrentadas simultáneamente con el Daesh y con la Casa de Representantes.

El otro polo político del conflicto es el que gira en torno a la  Casa de Representantes (House of Representatives, HoR en la mayor parte de las fuentes internacionales), como ya hemos dicho con sede en Tobruk. Cuenta con el reconocimiento de la comunidad internacional y con el apoyo militar de Egipto y de Emiratos Árabes Unidos. Emiratos y Qatar están librando una guerra por delegación en Libia apoyando respectivamente al gobierno de Tobruk y al de Trípoli. Y, al menos en el caso de EAU, violando incluso el embargo de armas establecido por Naciones Unidas.

El mandato político la Casa de Representantes ha expirado en octubre de este año. Se trata de otra coalición inestable que agrupa a milicias del sur, del oeste y, sobre todo, del este del país. En su seno hay monárquicos, nacionalistas libios, y federalistas del este que buscan una mayor autonomía para la Cirenaica.

La coalición también incluye a las milicias de Zintan, las Al Sawa'iq y las de Al Qa'qa al oeste del país, que combaten a las fuerzas de Amanecer Libio en Trípoli. También se adscribe a la coalición la milicia de Ibrahim Jadhran, conocida como las Fuerzas de Auto-Defensa de la Cirenaica, que controla buena parte de las instalaciones de exportación de hidrocarburos al este del país. Al igual que las otras, con agenda propia y actuando a menudo al margen de las demás milicias.

Uno de los principales jefes militares de esta segunda coalición es el General Haftar, que en la práctica actúa más por cuenta propia que siguiendo las directrices políticas de la Casa de Representantes. En mayo de 2014 puso en marcha la operación Dignidad (Karma en árabe) contra Ansar Al Sharia y otras milicias islamistas en Bengasi, a las que pese a algunos éxitos no ha logrado desalojar por completo de la ciudad. Desde septiembre de 2015 está llevando a cabo la operación Doom, sin el consentimiento de la Casa de Representantes y en coalición con milicias locales e incluso grupos salafistas (lo cual impide presentar el conflicto libio como una lucha entre dos bandos: el islamista y el secular). Haftar fue un alto responsable militar en la época de Gadafi que desertó en la década de 1980 y al que algunos acusan de querer convertirse en el nuevo dictador del país.

Y en medio de este marasmo político opera el Daesh. El mapa conceptual nos muestra una clave fundamental en el análisis estratégico de este grupo en Libia y es su carácter marginal en términos de fuerza y control de territorio. El Daesh es uno más de los actores que compiten a día de hoy en el convulso escenario libio, y lo hace fuera de las grandes coaliciones y en confrontación con todos ellos. La gran ventaja a su favor es precisamente la guerra civil, que desvía la atención y recursos de las diferentes milicias, y que impide el monopolio de la violencia por parte de lo que queda en pie del Estado libio.

En este contexto el Daesh es un actor menor, aunque no irrelevante. A pesar de su debilidad en términos numéricos y de presencia en coaliciones, el Daesh es una organización terrorista capaz, altamente letal, y con una presencia extendida en el norte de Libia. Constituye un asunto grave en términos de seguridad, tanto para Libia como para los países vecinos (particularmente para Túnez, que ya ha sufrido dos atentados importantes en 2015 vinculados a este grupo). Pero está lejos de representar una amenaza estratégica similar a la que plantea en Siria y en Irak.

 

Análisis DAFO del Daesh en Libia

El análisis DAFO nos permite identificar los puntos fuertes y débiles del Daesh en Libia, tanto en su dimensión interna (fortalezas/debilidades) como externa (oportunidades/amenazas).

Pulse aquí para ampliar la tabla

A partir de los resultados del DAFO extraemos los que, a nuestro juicio, serían los cinco ejes estratégicos del éxito o fracaso del Daesh en Libia:

1) Fortaleza/debilidad del Estado libio. La ausencia de una autoridad estatal fuerte genera un clima permisivo a las actividades y a la expansión territorial del Daesh. El Daesh utiliza el derrumbe del Estado libio para afianzar su presencia en el país.

2) Fortaleza/debilidad del resto de Estados magrebíes y del Sahel Occidental frente al Daesh. El Daesh es un actor no estatal carente del apoyo directo de otros Estados. Puede competir con otros actores no estatales o contra las fuerzas armadas de Estados débiles, pero su expansión territorial se ve frenada ante ejércitos competentes. En consecuencia, el Daesh es capaz de irradiar inestabilidad al resto de países del Magreb a través del terrorismo, pero no de la conquista territorial.

3) Despliegue/ausencia de despliegue militar extranjero en Libia. En nuestra opinión una hipotética intervención militar occidental en Libia haría más mal que bien. Ya fuese una misión de peacekeeping/peacebuilding tras un eventual acuerdo entre las partes contendientes (tarea que no descartan las autoridades europeas), o una misión de combate directo contra el Daesh. En ambos casos el Daesh podría capitalizar el rechazo social que antes o después acabaría generando la presencia de fuerzas occidentales en territorio libio.

Respecto a una intervención militar de fuerzas terrestres de países árabes, se trata de un escenario por ahora improbable. Ha habido ataques aéreos puntuales por parte de Egipto y de Emiratos Árabes Unidos. Pero, salvo que se produzca un vuelco completo de la situación que convierta al Daesh en el actor predominante del escenario libio, no es de prever una intervención terrestre egipcia, argelina o de otros países de la zona. Egipto tiene graves problemas internos y además al Daesh en la Península del Sinaí. Argelia prefiere dedicar sus fuerzas armadas a combatir el yihadismo en su propio territorio, no fuera de él. Túnez carece de capacidad suficiente como para intervenir en solitario en Libia. Y el resto de países de Oriente Medio se encuentran inmersos en la guerra regional por delegación focalizada en Siria, Irak y Yemen. En cualquier caso las consecuencias de una intervención militar por parte de un país de mayoría islámica sobre el Daesh serían a nuestro juicio ambivalentes. Supondría una amenaza militar para el grupo, pero éste podría lograr apoyos locales frente a la injerencia extranjera.

4) Unificación/fragmentación de los grupos yihadistas en Libia y en el Magreb/Sahel Occidental. Por el momento, es previsible que continué la fragmentación en el campo yihadista como resultado –entre otros factores– de la estrategia polarizadora del Daesh. En caso de revertirse esta tendencia, se elevaría el perfil de la amenaza terrorista del Daesh en el Magreb, y el Daesh sí que podría lograr conquistas territoriales puntuales en el Sahel Occidental aprovechando la debilidad de Mali y la alianza con grupos yihadistas que operan en la región.

5) Auge/caída/consolidación del Daesh en Oriente Medio. El Daesh es parte de una organización más amplia y lógicamente lo que suceda en su núcleo, localizado en Siria/Irak y con extensiones en el Sinaí y Yemen, le afectará de manera significativa. Las consecuencias también serían ambivalentes. El derrumbe del Daesh en Siria/Irak dañaría gravemente su marca y atractivo frente a otros grupos yihadistas. Es decir, dificultaría la unificación del frente yihadista en Libia y en las regiones circundantes a no ser que el desastre volviera a los líderes del Daesh más proclives a las alianzas. Pero por otra parte, una eventual pérdida de los territorios que controla a día de hoy en Siria e Irak iría seguido probablemente de un éxodo de militantes a otros lugares donde el Daesh ya está presente, en especial el Sinaí, Yemen y Libia.

Cualquier alteración sustantiva en uno o varios de estos ejes estratégicos tendrá efectos de gran calado sobre la evolución del Daesh en Libia y, potencialmente, en los dos escenarios regionales en los que se inserta el país (Magreb y Sahel Occidental). Por tanto, a partir de estos factores hemos elaborado y vigilado la siguiente relación de indicadores.

 

Indicadores sobre la evolución del Daesh en Libia

La tabla recoge el listado y seguimiento de los indicadores desde el octubre de 2014, momento en que pusimos en marcha el Observatorio y en el que se hizo patente la presencia del Daesh en Libia. Puede consultarse una actualización de los indicadores en los meses siguientes en la página principal del Observatorio sobre la actividad yihadista en el Magreb/Sahel Occidental

Pulse aquí para ampliar la tabla

1) Fortaleza/Debilidad del Estado Libio. Agrupa cuatro indicadores:

a) Fragmentación territorial del poder político. El conflicto bélico y la pluralidad actual de actores armados que participan en él provocan que Libia sea de facto un Estado fallido, lo cual abre una ventana de oportunidad a la expansión territorial del Daesh. También impide el arraigo de la democracia y supone un grave obstáculo para el avance de la economía y la normalización interna e internacional del país.

b) Nivel de hostilidad entre los dos principales polos políticos (Tobruk y Trípoli). El nivel de hostilidad hace referencia tanto a la actividad de armada de uno contra otro, como a la dificultad para alcanzar el acuerdo auspiciado por Naciones Unidas. A lo largo de este último año la lucha entre ambos bandos ha experimentado una moderada tendencia a la baja, muy probablemente a causa del desgaste militar del conflicto. Pero a pesar de ello no se ha logrado un acuerdo de paz. El 20 de octubre de 2015 expiró el plazo para aprobar el borrador propuesto por Naciones Unidas sin que las partes hayan optado por él.

c) Avances del bando de mayoría islamista. Se refiere al parlamento de Trípoli, cuyas fuerzas protagonizan –como ya hemos señalado– la denominada coalición Amanecer Libio contra las fuerzas de Tobruk. En ella también participan actores no islamistas, como por ejemplo las milicias de Misrata, pero la presencia destacada en esta coalición de grupos que difunden el islam político (en algunos casos en su versión más extrema como Ansar Al Sharia) es un hecho que merece atención de cara a la evolución futura del país y a la expansión del autoproclamado Estado Islámico. Tal como refleja el cuadro de indicadores, los avances militares de la operación Amanecer Libia se han ido estancando en los últimos meses.

d) Continuidad de las exportaciones de hidrocarburos. La economía libia es enormemente dependiente de esta fuente de ingresos. Aproximadamente el 95% del PIB pertenece a este sector y cerca del 80 por cien de los libios son empleados del Estado. La guerra y la inestabilidad han reducido la producción de hidrocarburos en un setenta por cien respecto al nivel previo al inicio de la revuelta contra el régimen de Gadafi. Libia vive gracias a las reservas de divisas y su duración constituye una incógnita. La pérdida de esta fuente de ingresos hundiría por completo la economía del país.

e) Control de territorio y de ciudades en Libia por parte del Daesh. Uno de los aspectos más alarmantes de la presencia del Daesh en Libia es que ha combinado las acciones terroristas con el control territorial, aunque a una escala significativamente menor de la lograda en Siria/Irak. En noviembre de 2014 el Daesh se hizo con el control parcial de la ciudad de Darna. En junio de 2015 fue expulsado de Darna pero todavía mantiene el control de algunos barrios en Sirte, tras aplastar otra rebelión contra ellos en el mes de agosto.

f) Ataque y control de infraestructuras críticas por parte del Daesh. Relacionado con los indicadores anteriores, merece una atención particular por el impacto que tiene sobre la economía libia (en especial las relacionadas con la producción exportación de hidrocarburos) y porque aumenta el perfil del Daesh como actor del conflicto interno libio. El control de infraestructuras tiene consecuencias ambivalentes para el grupo. Le confiere poder y atractivo a la hora de ganar ciertos apoyos y, al mismo tiempo, le convierte en una amenaza para los demás contendientes.

g) Ataques del Daesh contra intereses internacionales dentro de Libia. Por ejemplo, embajadas o trabajadores extranjeros. Este tipo de acciones perjudica a la economía del país y a su normalización internacional.

 

2) Intervención militar extranjera en Libia.

a) Intervención militar de otros países musulmanes en Libia. Constituye una amenaza directa contra el Daesh, pues como ya hemos señalado éste es fuerte frente a adversarios débiles pero no  contra ejércitos convencionales competentes. Por el momento, este tipo de intervención no se ha dado salvo las excepciones de los bombardeos egipcios tras el asesinato de cristianos coptos procedentes de ese país, publicitada en febrero de 2015. El año anterior aviones de Emiratos Árabes Unidos basados en Egipto también bombardearon a grupos yihadistas en Libia.

b) Intervención militar de países occidentales en Libia. No se ha producido y no está prevista a corto plazo (aunque Roma y la Unión Europea ha considerado la opción por el flujo de inmigrantes que transita Libia y arriba a las costas italianas). Pero no obstante, conviene vigilar este indicador. Como ya hemos señalado, la presencia de tropas occidentales sería utilizada por el Daesh para presentar su lucha como defensa de la tierra del islam. Lo cual aumentaría el atractivo de Libia como lugar de destino de yihadistas extranjeros.

c) Atentados terroristas altamente letales del Daesh en Libia en territorio europeo o contra el tráfico naval en el Mediterráneo. Es otro indicador que a día de hoy carece de valores positivos, pero que en caso de producirse podría favorecer un despliegue militar occidental en Libia. Conforme a esto, se he calificado por ahora como nulo en los indicadores.

 

3) Unificación/fragmentación de los grupos yihadistas en el Magreb/Sahel Occidental.

a) Hostilidad hacia otros grupos yihadistas. El Daesh se caracteriza por su afán monopolizador. Es un factor a seguir pues, como ya se ha señalado, dificulta la creación de un frente unido yihadista en Libia (que por ejemplo aúne a Al Qaida en el Magreb Islámico con el Daesh). Por el momento, esta eventualidad continúa siendo muy remota.

b) Alianza/adhesión de otros grupos/escisiones yihadistas. El Daesh ha logrado atraerse a grupos que se han desgajado de otras organizaciones yihadistas. Por ejemplo procedentes de Ansar Al Sharia (especialmente de Ansar Al Sharia en Túnez) o de Al Qaeda en el Magreb (el grupo Soldados del califato en Argelia). La continuidad al alza de esta tendencia debilitaría al resto de grupos y permitiría la creación del frente yihadista pero con la marca exclusiva del Daesh. Sin embargo, pese a haberse producido algunas defecciones marcadas en la tabla, no constituye hoy por hoy una tendencia en alza.

c) Expansión de actividades del Daesh en Libia a otros países del Magreb. De momento se ha materializado en atentados terroristas, como los ejecutados en Túnez en marzo y junio de 2015. Aunque han sido ataques puntuales (no una campaña sostenida en dicho país como la de Al Qaeda en el Magreb a través de las katiba Oqba Ibn Nefaa) su impacto sobre el sector turístico está siendo devastador.

d) Expansión de actividades del Daesh en Libia a otros países del Sahel Occidental. Por el momento, el Daesh no ha realizado actividades en esta área regional donde operan otros grupos yihadistas rivales.

4) Evolución del Daesh en Oriente Medio.

a) Atractivo del Daesh en Siria/Irak frente a Libia. Preferencia de destino de los voluntarios extranjeros. Por el momento quienes desean unirse al Daesh priorizan Siria/Irak sobre Libia, lo cual debilita su potencial en el país magrebí.

b) Continuidad del Daesh en Siria/Irak. Como ya hemos señalado, el auge o caída del epicentro del Daesh en Siria e Irak afectaría de manera doble a su filial en Libia: de modo positivo, redirigiendo el flujo de militantes al país magrebí; y negativa presentando al Daesh como una marca derrotada, privada de los apoyos que ahora mismo está recibiendo desde Siria/Irak. Por ello las consecuencias son ambivalentes: la consolidación del Daesh en Siria/Irak beneficia al Daesh en Libia en términos de marca y de respaldo de la organización matriz, pero convierte a Libia en un teatro secundario.

 

Escenarios simples

Como último elemento de nuestro análisis estratégico ofrecemos una propuesta de escenarios simples. Los motores de cambio se inspiran en los ejes estratégicos identificados por el DAFO y desagregados en los indicadores.

Pulse aquí para ampliar la tabla

La tabla representa seis escenarios. No están ordenados por probabilidad pues no van acompañados de un trabajo prospectivo que otorgue probabilidades a los indicadores, ni a los motores de cambio (drivers). Es más bien una primera aproximación a un trabajo de esas características.

Pero a pesar de esa carencia, el diseño de los escenarios simples nos permite visualizar seis posibles resultados de la interacción de los motores de cambio que iremos vigilando a partir de ahora. Por el momento, nos encontramos en el escenario 1, y salvo que se produzcan alteraciones en los motores de cambio, nuestra valoración es que la situación se mantendrá inestable en el interior del país sin un contagio grave al resto de la región. Esa ha sido la tendencia desde que el Daesh se hizo presente hace algo más de un año.

Sin embargo, un motor de cambio que en el medio plazo podría alterar sustancialmente la situación sería una caída aún mayor de la exportación de hidrocarburos o el agotamiento de las reservas de divisas. Libia importa la mayor parte de sus bienes de consumo, incluyendo los alimentos. El colapso económico provocaría un desastre humanitario que agravaría aún más el conflicto político. De ese modo, nos desplazaríamos al escenario 2. Desafortunadamente, este nos parece el escenario más probable después del escenario 1.

El escenario 3 sería el deseable, pero hoy por hoy pensamos que tiene mucho de wishful thinking. Albergamos serias dudas sobre su viabilidad a corto y medio plazo. El panorama político-militar se encuentra enormemente fragmentado, sin que ningún bando sea capaz de imponerse de manera definitiva al otro. Una intervención militar extranjera debería ser ‘consecuencia de antes’ que ‘causa previa’ de dicho acuerdo. Es decir, peacekeeping/peace building, en lugar de peace enforcement. Lo contrario consideramos que podría ser ‘consecuencia de’ o ‘causa de’ los escenarios 4-6. Y aun así, como ya hemos señalado al comentar los indicadores, somos escépticos sobre los beneficios de un despliegue militar internacional en el avispero libio. Los últimos tres escenarios serían los menos deseables primero para Libia, después para la región y, por último, para todos los actores que a día de hoy protagonizan o siguen de cerca el conflicto libio (Estados del Magreb, del Sahel y de Europa del Sur). Por el momento, les otorgamos una probabilidad baja a tenor de la evolución experimentada por los indicadores relacionados con los motores de cambio que llevarían a ellos.

Sea como fuere, si la situación tiende a desplazarse a un escenario diferente del actual, la explicitación y sistematización de los motores de cambio realizada en este análisis, nos puede ayudar a detectar la transición a tiempo. Por eso, a partir de ahora los documentos mensuales del Observatorio de la actividad yihadista en el Magreb/Sahel Occidental de GESI incluirán una actualización del DAFO, de los indicadores y de los escenarios simples. Por supuesto, todas las sugerencias de nuestros lectores serán bienvenidas.

Javier Jordán es Profesor Titular de Ciencia Política en la Universidad de Granada e investigador visitante en el Instituto Español de Estudios Estratégicos. E-mail: jjordan@ugr.es

Alberto Bueno es doctorando en Ciencia Política y Secretario académico del Máster en Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional de la Universidad de Granada. E-mail: kalbert@correo.ugr.es

Editado por: Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). Lugar de edición: Granada (España). ISSN: 2340-8421.

Licencia Creative Commons
Bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported