¿Qué se ha hecho después del 11-M?

Versión para impresiónVersión para impresión

Análisis GESI, 1/2011

Siete años después de los atentados de Madrid conviene repasar los avances policiales que se han realizado en relación a la autoría de la masacre, y las investigaciones, procedimientos judiciales y sentencias dictadas relacionadas con el 11 de marzo.

Aclaramos previamente que, al margen de los procedimientos seguidos a raíz de los atentados del 11 M, se iniciaron, a nivel particular por los comisarios Sánchez Manzano y Rodolfo Ruiz, diversas acciones civiles en reclamación de la protección de su derecho al honor. Y una querella interpuesta por una Asociación contra dos funcionarios de policía. Estos procedimientos no tienen ninguna relación con la busca y captura de los criminales que cometieron los atentados, y no deben ser confundidos con ninguna investigación de la Audiencia Nacional (única competente para los delitos de terrorismo).

Las actuaciones policiales y judiciales tras el 11 M han sido numerosas y exhaustivas, y algunas de ellas aún en el 2011, siguen estando activas y abiertas. Por ello no es acertado considerar que “hay que investigar el 11 M ; hay que reabrir el 11 M”. La investigación sobre los atentados de Madrid sigue abierta, y seguirá abierta, al menos, mientras queden perfiles genéticos por determinar. Se han seguido practicando detenciones, se siguen analizando perfiles de ADN y huellas que figuraban como anónimas en escenarios como Leganés o varios coches, dictando procesamientos, y condenando a personas directa o indirectamente relacionadas con el 11 M.

El juez Juan del Olmo, tan injustamente criticado, dirigió con gran acierto la instrucción judicial del sumario 20/04, derivado directamente de los atentados de Madrid. Dicho procedimiento culminó, después del juicio seguido durante seis meses, con la sentencia del Tribunal Supremo que, avalando la instrucción de la causa y ratificando en lo esencial la sentencia de la Audiencia Nacional, condenó a dos acusados como autores materiales y a un tercero como cooperador necesario, además de los condenados como integrantes y colaboradores de la organización terrorista.

Pero también el juez Del Olmo abrió varios procedimientos para seguir investigando el 11 M. Y el mismo día que dictó auto de procesamiento respecto a los posteriormente condenados por la Audiencia Nacional (condenas ratificadas en su mayoría por el Tribunal Supremo), dictó otra resolución que dio origen a once procedimientos diferentes. Así:

1) Se dedujo testimonio por delito contra la salud pública contra varias personas que fueron juzgadas y absueltas por el Juzgado Penal 2 de Avilés en 21 de septiembre de 2010

2) Se dedujo testimonio contra M.T. por falsificación de documento oficial, que se remitió al Juzgado competente para su enjuiciamiento

3) Se abrió otro procedimiento contra A.W., el cual está actualmente en busca y captura (por su relación con los atentados del 11 M)

4) Se abrieron procedimientos independientes contra A. Hriz, contra H. Ahmidan y contra M. Belhadj, , los cuales, a raíz de la denuncia española y de la busca y captura internacionales, fueron condenados posteriormente en Marruecos a penas que oscilan entre los ocho y los veinte años por su relación con los atentados de Madrid)

5) Se abrió procedimiento contra los “huidos” del 11 M, Daoud Ounane, Mohamed Afalah, Said Berraj y Mohamed Belhadj (este último localizado y condenado posteriormente)

6) Finalmente, toda la información que se encontraba en ese sumario 20/04 que guardaba relación con otras personas investigadas se remitió al Juzgado Central de Instrucción 5, para su unión a dos sumarios en el que se estaban investigando otras células islamistas que, de una u otra forma, se hallaban conectadas con los atentados de Madrid.

Pero no sólo se ha producido esta labor judicial en relación y como consecuencia del sumario 20/04, de los atentados de Madrid.

Paralelamente a las investigaciones sobre los atentados de Madrid la Policía española, a raíz de las investigaciones sobre los atentados de Casablanca de 2003 descubrió un “nido” de adoctrinamiento, apoyo logístico y refugio de terroristas. Era “Al KAALA”, la fortaleza, investigada por el Juzgado Central de Instrucción 5, que abrió las Diligencias Previas 152/2004. Se descubrió asimismo la relación entre esta célula instalada en Santa Coloma de Gramanet y la red de escape de los autores materiales de los atentados. Dicho sumario terminó en la sentencia de la Audiencia Nacional nº 31/2009 por la que condenan a K. AHBAR y a S. TAHTAH por integración en organización terrorista a 9 años de prisión; a M. I. como colaborador y a T.H.H. por falsificación de documento público. Finalmente el Tribunal Supremo ratificó la condena de tres de los cuatro acusados, absolviendo a M.I. En los hechos probados de esta sentencia de la Audiencia Nacional se establece que “entre los huidos, miembros del grupo terrorista al que pertenecían los autores materiales de los atentados ocurridos en Madrid que recibieron el referido apoyo, están Mohamed Afalah, Daoud Ouhnane , Said Berraj, Otman El Mouhib y Abdelillah Hriz. Todos ellos pasaron en diversas fechas por la casa Al Kaala y permanecieron allí un tiempo indeterminado, ocultos a la policía, como también siguieron recibiendo apoyo económico del grupo una vez que se encontraron fuera de España”.

También como consecuencia de diferentes operaciones policiales, entre ellas la “Tigris”, se incoaron otras diligencias que culminaron en el juicio seguido ante la Sección Primera de la Audiencia Nacional y la sentencia que condena a O. N. y a cuatro personas más como integrantes en organización terrorista. En los hechos probados de dicha sentencia se expresa, sin titubeos, el apoyo que los imputados dieron a la célula que cometió los atentados de Madrid , al considerar que “Las acciones descritas en el relato de hechos probados significan que los acusados estaban a disposición de los fines de la organización de manera permanente, llevando a cabo tareas de apoyo, acompañamiento, consejo, sostén económico y logístico, de provisión de dinero y de documentos falsos, incluso de armas y explosivos, en definitiva de cobertura a personas que huían de la persecución penal después de haber intervenido, en algún grado, en graves atentados contra personas y bienes como los ocurridos en Casablanca y en Madrid, en los años 2003 y 2004”. Esta sentencia ha sido casada (anulada) por el Tribunal Supremo, en sentencia de 15 de febrero de 2011, al entender el Altísimo Tribunal la invalidez de determinadas pruebas en aplicación de nuestro sistema de protección de derechos constitucionales. No obstante la absolución de los acusados, el Tribunal Supremo determina como hechos probados que los acusados “formaban parte de la red que operaba en Santa Coloma de Gramanet, que durante los años 2004 y 2005 dieron cobijo, cobertura económica y facilitaron la salida del país a individuos que habían intervenido en los atentados del 11 de marzo.”

Además se iniciaron otras diligencias en el año 2005 en el propio Juzgado Central de Instrucción 6, a raíz de las investigaciones realizadas sobre la actividad de las células de Santa Coloma de Gramanet. En estas diligencias previas se han acumulado el resultado de diferentes investigaciones sobre huidos del 11 M; se han practicado otras diligencias; se han cursado denuncias oficiales para la detención de diferentes personas en relación con los atentados del 11 M, y se ha desgajado otro procedimiento en relación a la cobertura económica de los huidos del 11 M, cuyo juicio se celebrará en este mes de marzo. Estas diligencias siguen abiertas, siguen activas y están dando resultados.

Merece la pena destacar que, como consecuencia de la investigación policial ESPAÑOLA, se obtuvieron indicios claros y evidentes de la participación de otras cuatro personas en los atentados de Madrid. Se logró, a partir del cruce de perfiles genéticos y lofoscópicos (huellas) obtener nueva información. Estas personas, obviamente, no podían ser juzgadas en el mismo procedimiento de los atentados de Madrid, al ser la llegada de la información posterior a dicho juicio. Y por ello, al margen de haberse seguido procedimientos independientes en España, y dado que ni Argelia ni Marruecos aceptan la entrega de sus nacionales para ser enjuiciados en España, se cursó denuncia oficial por ESPAÑA, siendo condenados finalmente:

  • Farid Chebira, condenado por el Tribunal Criminal de Argel en sentencia de 29.3.2007 a la pena de 10 años de prisión por pertenencia a banda armada en el extranjero (organización terrorista).

  • Abdelilalh Hriz, condenado por su participación en los atentados de Madrid a la pena de 20 años de prisión por el Tribunal de Rabat [Marruecos] en sentencia de fecha 18-12-2008.

  • Hicham Ahmidan, condenado asimismo como integrante en organización terrorista a diez años de prisión por el tribunal antiterrorista de Salé (Marruecos).

  • Mohamed Belhjad, condenado por el Tribunal de Rabat a la pena de ocho años de prisión, por integración en la organización terrorista que cometió los atentados de Madrid.

En la actualidad se encuentran pendientes de juicio: (1) Abdelaziz El Merabet, contra el que la Justicia española ha presentado ante las autoridades marroquíes en fecha 10 de junio de 2010 una denuncia oficial por su presunta implicación en los atentados de Madrid; (2) Moutaz Almallah Dabas, pendiente de celebrar juicio en marzo de 2011, y (3) La red de apoyo económico a los huidos del 11 M, procedimiento cuyo juicio se celebrará en marzo de 2011, y en donde están imputados cuatro acusados.

Permanecen aún en busca y captura Othman El Mouib, Mohamed Afalah, Daoud Ouhane y Said Berraj, habiéndose recibido información sobre la posible inmolación de los tres primeros en atentado terrorista en Irak. Respecto de Hammad Lahsini, se cursó denuncia oficial para averiguación de paradero. Hoy se encuentra a disposición de las autoridades belgas y está procesado por su participación en la red de apoyo económico a los huidos del 11 M, en el juicio pendiente de celebrarse este mes de marzo.

Se pone de manifiesto, pues, que a partir de los atentados del 11 de marzo no sólo se abrió el sumario 20/04, que dio origen al macro proceso de los atentados de Madrid. Fueron abiertos hasta 11 procedimientos distintos; dictadas dos sentencias en España y cuatro en el extranjero; realizadas más de 18 operaciones policiales, cursadas al menos cinco denuncias oficiales a otros países en base a los resultados obtenidos por la Policía española, y actualmente aun hay pendientes de juicio tres causas diferentes, y varias buscas y capturas. Las diligencias de investigación del 11 de marzo SIGUEN abiertas y activas; las operaciones policiales que derivan en los diferentes procedimientos judiciales (más lentos por la propia configuración necesariamente garantista), van dando sus frutos. Y todavía se obtendrán en el futuro nuevos datos que permitan castigar a todas aquellas personas que participaron en la terrible matanza de Madrid.

Nada puede paliar el sufrimiento de las víctimas . Nada puede borrar el horror de la masacre. Pero que sirvan estas líneas para poner en su conocimiento los esfuerzos que Policía, Guardia Civil, Fiscales, Jueces y Magistrados, abogados, investigadores, periodistas y personas relacionadas con el mundo académico y de la docencia y estudio continúan realizando para castigar a los culpables.

 

María Ponte es Directora de María Ponte Equipo Jurídico (Madrid) y profesora del Master Oficial en Estudios sobre Terrorismo de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR).

Editado por: Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). Lugar de edición: Granada (España). ISSN: 2340-8421.

Licencia Creative Commons
Bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported