¿De qué depende la capacidad operativa de Hamás?

Versión para impresiónVersión para impresión

Análisis GESI, 28/2017

Resumen: Análisis de la estructura que presenta la organización terrorista Hamás y cómo ésta estructura le ha permitido alcanzar objetivos y perpetuarse cerca de 3 décadas en La Franja de Gaza y Cisjordania.

Constando la estructura de tres metafactores que son: los recursos materiales, medidos por la capacidad de financiación de la misma, los recursos humanos, que son tanto los integrantes que participan en la organización como la base de apoyo de la misma y la situación estratégica y estructura de mando y control que presenta la organización, es decir la estructura jerárquica vertical, el control de un territorio físico, la gestión de sus recursos, etc. Que permiten contextualizar la situación de la organización al mismo tiempo que son medidas de sus fortalezas y debilidades.

Partiendo de la estructura anterior, se analiza el número de atentados perpetrados por la misma durante el periodo de tiempo comprendido entre 2001-2015, empleando como medida el número de lanzamiento de cohetes y morteros. Realizando un análisis de la reducción o aumento de los mismos en función de las fortalezas/debilidades, de las medidas antiterroristas llevadas a cabo por Israel y del panorama internacional.

Palabras clave: Capacidad Operativa, Hamás, Fortalezas y Debilidades.

*****

 

1.- INTRODUCCIÓN: OBJETIVOS Y ESTRUCTURA DE HAMÁS

1.1.- Objetivos.

Hamás es un movimiento de resistencia islámico que pretende acabar con la ocupación israelí y por consiguiente lograr la liberación de los territorios ocupados. La organización no solamente entiende como territorios ocupados la Franja de Gaza y Cisjordania, sino que incluye a su vez aquellos que conforman el Estado de Israel. Por lo que en otras palabras, pretende la destrucción del mismo. Bajo esta premisa, cualquier negociación de paz entre la Autoridad Palestina (AP) e Israel no llegará nunca a buen puerto, al ser boicoteada por Hamás que no admite la existencia del Estado de Israel y no cesará en su empeño de expulsar y destruir al enemigo sionista (Levitt, 2007). La ideología y principios de la organización, provienen de la Hermandad Musulmana de Egipto. Ésta se trata de  una organización creada en 1928 a manos del egipcio Hassan al-Banna con un objetivo de defender el “verdadero Islam”, es decir, inculcar el Corán y la Sunna como punto de referencia para dirigir, orientar y ordenar la vida pública y privada (Mutti, 2013). Los fundadores de Hamás, el jeque Áhmed Yasín  y el jeque Abdel Aziz al-Rantissi, formaron parte de esta organización. Hecho que permite explicar las semejanzas en las doctrinas de sendas organizaciones (Levitt, 2007). Siendo durante el transcurso de la Primera Intifada (1987) cuando la organización se dio a conocer al mundo.

1.2.- Estructura.

Hamás se encuentra constituida en tres partes o alas, que le permiten actuar in situ mediante diversas acciones, e.g. terrorismo, presentarse a las elecciones del país como partido político y financiarse libremente o con menos impedimentos en diversos países del mundo como en la Unión Europea (UE), Países Árabes, China, entre otros. Esta estructura fraccionada la proporciona ciertas ventajas como por ejemplo, sembrar la duda de si realmente es o no una organización terrorista tal y como se puede ver tras la última actuación de la UE de retirar a Hamás de la lista de organizaciones terroristas (Suanzes, 2014). A continuación, se presenta una descripción breve de las alas:

- Una dedicada al Dawa, término árabe que significa llamamiento hacia Dios. Esta parte de la organización se dedica a prestar ayuda humanitaria, al desarrollo de la región, etc., es decir a crear bienestar social y a financiarse.

- Una dedicada a la lucha contra el hipotético enemigo (los judíos), dedicada la planificación y puesta en marcha de acciones terroristas, secuestros de israelíes e incluso la busca, captura y ejecución de palestinos sospechosos de colaborar con Israel.

- Una dedicada a la política, con el objetivo de legitimizar y darse a conocer como un movimiento legal y democrático. El éxito de esta ala se vería en las elecciones de 2006 en las que obtuvieron 76 diputados de 132 que se compone la Asamblea Legislativa, otorgándoles por ende mayoría absoluta (El Mundo, 2006). Tras estos resultados hubo una serie de enfrentamientos entre Hamás y la AP que derivaron en una escisión del territorio Palestino ya que Hamás gobierna la Franja de Gaza mientras Mahmud Abbas (Al-Fatah) gobierna Cisjordania (Gray, 2010).

Para concluir, no debemos caer en la tentación o creencia de que son partes escindidas y diferentes de la misma. Hay que entender que Hamás es un todo y que cada una de sus partes no actúan de manera segregada o separada, sino  que constituyen  una misma estructura y con un mismo fin. Por ello citaremos la célebre frase pronunciada por Ahmed Yassin en 1998 “Hamás es un solo cuerpo y no podemos separar las alas del cuerpo. Si lo hacemos, será incapaz de volar” (López Alonso, 2007).

 

2.- OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN

Desde la creación de la organización hasta ahora han pasado casi tres décadas. Si tenemos en cuenta la situación de la región, hasta 2005 un ejército permanente y desde esa fecha en adelante un control y bloqueo en la frontera de Franja de Gaza y Cisjordania que limitan el tránsito de persona y la disposición de material, cómo es posible que la organización siga activa y no solo eso, sino que permanezca con una alta capacidad operativa, medida ésta en incidentes. Los incidentes hacen referencia a las operaciones abortadas con éxito y a las operaciones exitosas que hayan conseguido o no sus objetivos; por ejemplo: se abatió al atacante antes de llevar a cabo su acción, el explosivo detonó antes de tiempo causando la muerte del perpetrador en exclusiva, etc. (e.g. Emergui, 2016b; Fuerza de Defensa de Israel, 2014; Goyre, 2015; Sanz, 2016).

Por una parte, se podría justificar que el alto número de incidentes se deben a la voluntar que presenta Hamás de atacar al enemigo sionista en cualquier lugar donde se encuentre, elemento que es inherente al movimiento al ser uno de sus objetivos principales. Sin embargo, la voluntariedad de atacar a Israel no es justificación suficiente para explicar este fenómeno. Tomando como ejemplo a Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) la retórica de atacar a Occidente se encuentra extendida, pero pese a ésta, el número de ataques perpetrados contra Occidente son ínfimos (Torres, 2011). Debiendo existir otras variables que medien o puedan explicar el número de incidentes, a parte de la voluntad de perpetrarlos. En primera instancia se pueden asociar el número de incidentes con una laxitud de las fuerzas de seguridad, en otras palabras de una relajación de las medidas antiterroristas; atendiendo por una parte a las operaciones realizadas por las Fuerzas de Seguridad Israelí (Israeli Defense Forces, IDF) como son las operaciones Invierno Caliente (2008) y Plomo Fundido (2008) muestran que el número de cohetes lanzados por Hamás se ve reducido el año siguiente tras la ejecución de la operación, de 2.048 lanzamientos en 2008 a 569 lanzamientos en 2009 (Israel Security Agency, s.f.e). A su vez, podemos ver que su actuación en materia antiterrorista de las IDF es proactiva atacando las bases e infraestructuras donde los radicales emiten su mensaje y así evitan que adoctrinen, capten y radicalicen a otros individuos (Tucker2003; Israeli Missions Around the World, 2007); consecuentemente, no puede ser la única explicación del número de incidentes perpetrados una laxitud de las medidas antiterroristas. Volviendo por ende a nuestra hipótesis de partida, deben existir variables que medien o puedan explicar el número de incidentes, a parte de la voluntad de perpetrarlos y de la actividad más o menos eficaz de las IDF. Es más, estas variables deberán guardar una relación estrecha con la situación de la organización, constituyendo sus fortalezas y debilidades, pudiéndolas clasificar en tres. Por un lado la disponibilidad de mando único, una estructura sobre el terreno, la capacidad de gobernar y controlar un territorio, etc. constituyen la situación estratégica y estructura de mando y control. Por otro, los recursos que dispone la organización ya sean económicos, explosivos, municiones, armas, militantes, personal entrenado etc., pudiendo establecer una división entre recursos materiales y recursos humanos.

El objetivo del escrito es demostrar que el número de incidentes que es capaz de llevar a cabo Hamás se encuentra ligado a las actuaciones llevadas por Israel y a las fortalezas/debilidades que presenta la organización en ese momento. Para ello enmarcaremos las variables: actuaciones de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), situación estratégica y estructura de mando y control, recursos humanos y recursos materiales dentro de los acontecimientos de los últimos 10 años (2001-2015).

 

3.- SITUACIÓN DE LA ORGANIZACIÓN: FORTALEZA/DEBILIDAD DE HAMÁS

Las fortalezas de la organización, son todos aquellos factores que contribuyen a la realización de acciones terroristas y al mantenimiento de la organización, tales como la financiación, compra de armas, personas para ejecutar las acciones, difusión de dogmas, ideas, valores, etc. Cuyas variables ya se han clasificado en tres metavariables que a continuación serán desgranadas.

3.1.- Recursos materiales.

Son todos aquellos materiales clave que permiten operar a la organización, como por ejemplo la liquidez que permite sufragar las actividades de las células, adquisición de armas o explosivos, construcción de infraestructuras de entrenamiento, lugares de refugio, son un ejemplo de todos aquellos materiales o recursos que una organización necesita disponer para poder operar de manera eficaz. Si queremos ser operativos en el análisis de los recursos clave, se debería resumir éstos a un concepto que sea capaz de aglutinarlos todos, éste es la capacidad de financiación, es decir el dinero del cual dispone la organización. Se escoge este recurso frente a otros porque a través de éste se pueden obtener la gran mayoría de los demás recursos materiales. Con el objetivo de obtener ese recurso, Hamás hace valer uno de los principios fundamentales del Islam, que es el Zakat (dinero que debe donar todo musulmán a las personas pobres y necesitadas), a su vez, emplea otros medios como son el contrabando, el robo y la solicitud de ayuda económica a estados. El dinero que obtiene es empleado indiferenciadamente para las metas y objetivos que precisen en ese momento, un ejemplo es la construcción de una base militar a través del dinero obtenido de la organización World Vision (El Mundo, 2016c).

Para poder beneficiarse del Zakat y de ayudas económicas de diferentes estados de manera lícita,  Hamás ha creado una serie de organizaciones pantalla o “ONGs” que recaudan dinero para Palestina con el fin de ayudar a su desarrollo y crecimiento. Estas le permiten recaudar diferentes tipos de ingresos en países del mundo musulmán como en occidente, los países asiáticos, etc. para ayudar a desarrollar la región, construir hospitales, escuelas, etc. Un ejemplo de estas organizaciones de caridad son: la Palestinian Relief and Development Fund (Interpal),  Holy Land Foundation for Relief and Development (HLF), The World Assembly of Muslim Youth (WAMY) y la Unión del Bien/Coalición de Caridad.

Además, se financia a través del apoyo directo o indirecto de otros gobiernos como: Irán, Egipto, Arabia Saudita y Qatar (Infobae, 2015; O´Brien, 2003; Schoffstall, 2015). Sin embargo, y a pesar de los recursos que obtiene de los fondos zakat, la organización no duda en emplear otras acciones con las que obtener recursos y material tales como: el contrabando, el robo o extorsión a otras ONGs. Un ejemplo de ello son los túneles con los cuales Gaza se conecta a Egipto que proporcionan unos 600 millones anuales (Cohen, 2014), el robo a ONG de mantas, alimentos y recursos de primera necesidad (El Economista, 2009)  o el desvió de fondos de una ONG (World Vision) para su causa (Emergui, 2016a).

Todo ello le permite obtener los fondos necesarios para pagar a sus integrantes, comprar armas, construir infraestructuras, mover a sus activistas dentro de Palestina, sobornar a funcionarios públicos, proporcionar asistencia sanitaria y necesidades básicas a la población, etc.

3.2.- Recursos humanos.

Los recursos humanos de una organización, son todos los individuos que pertenecen a la misma, y presentan unas competencias necesarias para gestionar la organización, fabricar explosivos, entrenar a nuevos miembros, falsificar documentos, edición y difusión de propaganda, recaudación y gestión de fondos económicos, etc. Además, las organizaciones terroristas, presentan un conjunto de individuos que los apoyan y que legitiman sus acciones, sin pertenecer a la organización (McCauley & Moskalenko, 2008). Sin embargo, en el caso de Hamás es algo diferente, esto se debe al contexto y situación en la que se encuentran los palestinos. Se trata de una sociedad vigilada, controlada y limitada por un despliegue militar en la frontera, donde la propia organización terrorista gobierna en una parte del país, dependiendo la población de ésta. Para más inri, atendiendo a la situación de Gaza y Cisjordania, éstas ofrecen pocas esperanzas de desarrollo personal, de mantener una vida equilibrada o incluso de un trabajo. Con tasas de paro que rondan el 46%, problemas de vivienda, saneamiento, asistencia médica básica, etc. (Rivas Torres, 2015; Sanz, 2016). Situación que priva a los individuos y les lleva a un estado de frustración y con necesidad de salir de ésta, cayendo en el discurso de los radicales y uniéndose o apoyando a los mismos (Trujillo, González-Cabrera, León, Valenzuela, & Moyano, 2006; Trujillo, Moyano, León, Valenzuela, & González-Cabrera, 2006).

Para comprender el adoctrinamiento de la población, hay que volver la vista a los años 70 y 80 del siglo pasado. En sus inicios, la organización se granjeó la lealtad y gratitud de la población a través del Dawa, al introducirse en barrios pobres y prestar ayuda humanitaria a sus habitantes, aprovechándose de la gran pobreza de la región y la incapacidad de la AP de llegar a todos. Al mismo tiempo en las mezquitas y lugares de encuentro se divulgaba un mensaje de odio y discriminación hacia los judíos; radicalizando y por consiguiente normalizando las conductas, emociones y cogniciones antisemitas (Israel Security Agency, s.f.a). Un ejemplo de estos mensajes es la muestra de gratitud a las personas que se han sacrificado por la causa, honrando la muerte de los mártires (Wilson & Sober, 1994) y la educación al odio en festivales (Hatzad, 2016). De esta manera, la población recibe una ayuda y una serie de creencias y dogmas que le permiten explicar y comprender la situación a través de mensajes que muestran diferencias ilegítimas y desiguales entre ambos grupos (Banaji & Nosek, 2004),

En segunda instancia, la asistencia otorgada por Hamás se ve intensificada en aquellos individuos que realizan una contribución a su causa, ya sea a través de facilitarles sus viviendas como pisos francos, permitirles alojar explosivos y armas en los patios de los colegios, no colaborar con las fuerzas de seguridad israelíes, etc. (de San Román, 2009; Israel Security Agency, s.f.c); adquiriendo la organización un conjunto de personas que les facilitan el trabajo, al no deber esconderse, ni pasar a la clandestinidad, ya que la sociedad los admira y apoya, facilitándoles por ende un conjunto motivado de posibles aspirantes a suplir a los miembros activos cuando estos mueren o son detenidos (Israel Security Agency, s.f.a), llegando incluso a pagar a las familias cuando un miembro de la misma ha perecido o está en prisión por realizar un atentado contra la población israelí (Israel Security Agency, s.f.a).

De esta forma se explica cómo una población apoya y legitima el terrorismo, convirtiéndose en una fuente de apoyo en tiempo de debilidad y cómo emplean y explotan el sufrimiento y malestar de su gente a favor de su causa.

3.3.- Situación estratégica y estructura de mando y control.

Este factor hace referencia a la estructura que presenta la organización, es decir, la estructura de mando, la capacidad de hacer prevalecer objetivos grupales frente a individuales, gestión de sus infraestructuras, la posesión de las mismas, la presencia de un líder, etc.; así como el control de un territorio.

En primer lugar, cabe destacar que aquellas organizaciones que constan de líderes que ordenan y establecen las líneas y objetivos de actuación, presentan una mayor probabilidad de éxito frente a aquellas que no presentan líderes, entendiendo éxito como mayor cantidad de ataques y letalidad de los mismos. Un ejemplo de ello lo podemos ver en Al-Qaeda Central que fue capaz de ejecutar diversos ataques al disponer de una estructura de mando y control la cual proponía objetivos y limitaba las acciones de sus células, eso sí, permitiéndoles cierta capacidad de decisión. Al mismo tiempo disponía de unas bases operativas sobre las que realizar o planificar sus acciones y comunicarlas a las células de destino. Ejemplo de ello son los atentados del 11-S de 2001 al encontrarse en Afganistán y los atentados de 11-M de 2004 y 7-J de 2005 al encontrarse en Pakistán (Reinares, 2010). En conclusión, un terrorismo sin líderes o una organización basada en una red horizontal, es inviable a la hora de desempeñar operaciones complejas que requieran la coordinación, cooperación y comunicación de diversos miembros de la organización, a su vez, disponer de un territorio físico en el que entrenarse, gestionar las operaciones o llevarlas a cabo aumenta la posibilidad de ejecutar las operaciones con mejores resultados (Gunaratna & Oreg, 2010).

Con respecto a Hamás, ha operado casi en exclusividad en la Franja de Gaza y Cisjordania, haciéndose con el control de Gaza entre 2006-2007. Además, Hamás ha mantenido siempre una organización jerárquica, es decir una relación vertical entre los líderes y los miembros. Debido a su fraccionamiento en alas, siempre ha tenido más de una cabeza operando o gestionando acciones, lo cual le ha permitido continuar con su misión pese a la pérdida de sus fundadores. Desde su fundación en 1987, en primera instancia con los jeques Áhmed Yasín  y Abdel Aziz al-Rantissi, han dirigido la organización, centrándose cada uno de ellos en alas diferentes, cuando en 2004 sendos fueron abatido por acciones realizadas por las IDF, el poder quedó en manos de Ismail Haniya dedicado a la dirección política y es el presidente de Franja de Gaza y Khaled Meshaall también dedicado a la dirección política. Sin embargo como hemos adelantado antes, la organización presenta una serie de líderes que permiten mantener la cohesión entre sus escalafones inferiores y superiores como son el caso Marwan Isa y Mohamed Deif, ambos líderes del brazo armado de Gaza y Salah al-Aruri líder de las operaciones que se llevan a cabo en Cisjordania. Es decir, Hamás siempre ha tenido un conjunto de líderes que han guiado a sus integrantes para alcanzar sus objetivos, éstos han establecido prioridades y estrategias de actuación en función de cada momento, permitiéndoles llevar a cabo acciones de diversa envergadura como son el lanzamiento de misiles contra diversas regiones de Israel desde Gaza y asesinatos de población civil mediante el empleo de armas de fuego (BBC, 2009a; BBC, 2009b; El Mundo, 2016a; El Mundo, 2016b). Por último cabe mencionar que la organización sufrió fuertes enfrentamientos internos tras la muerte de Áhmed Yasín debido a las diferencias existentes entre dos grandes bastiones de la organización, el compuesto por Mousa Abu Marzook y los seguidores y simpatizantes de Khaled Meshaall, pero al final resolvieron las diferencias y continuaron con la radicalización y el empleo de la violencia contra el estado de Israel.

 

4.- RELACIÓN ENTRE INCIDENTES, MEDIDAS ANTITERRORISTAS Y SITUACIÓN DE LA ORGANIZACIÓN

Se establece unas relaciones entre el número de incidentes con la situación de la organización (fortalezas/debilidades) y las operaciones realizadas por Israel para reducir el número de lanzamientos (medidas antiterroristas). La medida que se emplea para medir el número de incidentes es el número de lanzamientos de cohetes y morteros realizados por Hamás hacia población israelí. Se contabiliza el número de lanzamientos independientemente del objetivo que deseasen, el motivo del lanzamiento o si impacto en el objetivo. El número de lanzamientos total está compuesto por el número de lanzamientos anuales de cohetes como de morteros, durante los años 2001 a 2015, no se tendrá en cuenta el año 2000 y anteriores a éste debido a que no hubo lanzamientos (Israel Security Agency, s.f.d; Israel Security Agency, s.f.e); siendo la diferencia más prominente entre un mortero y un cohete el alcance potencial del mismo. En las siguientes gráficas, Gráfica 1, 2 y 3, se pueden observar el número de lanzamientos de cada modalidad de armamento (cohete/mortero) y la suma total de cada uno de ellos.

Gráfica 1. Evolución del número de lanzamientos de mortero desde 2001-2015

La gráfica muestra la evaluación del número de lanzamientos de mortero durante el período 2001-2015. Los datos han sido extraídos de Israel Security Agency (s.f.d; 2016).

 

Gráfica 2. Evolución del número de lanzamientos de cohetes desde 2001-2015

La gráfica muestra la evaluación del número de lanzamientos de cohetes durante el período 2001-2015. Los datos han sido extraídos de Israel Security Agency (s.f.e; 2016).

 

Gráfica 3. Evolución del número total de lanzamientos desde 2001-2015

La gráfica muestra la evaluación del número de lanzamientos totales durante el período 2001-2015. Los datos han sido extraídos de Israel Security Agency (s.f.d; s.f.e; 2016).

Analizando la Gráfica 3, podemos ver como entre los años 2001-2003 hay una  cierta estabilidad en los lanzamientos, duplicándose el número de lanzamientos en los años 2004 y 2005, con respecto con los años anteriores y triplicándose con respecto a los años 2001-2003 durante los años 2006 y 2007, continuando esa tendencia hasta el año 2009, durante el cuál se redujeron el número de lanzamientos a una cuarta parte con respecto al año anterior. Manteniéndose esa tendencia a la baja hasta los años 2012 y 2014, en el cual hay un repunte considerativo siendo el tercer año y primer año con más lanzamientos respectivamente.

Una vez analizado el número de lanzamientos, pasaremos a enmarcarlos junto con las variables de interés que nos servirán de explicación de la reducción o aumento del número de incidentes.  Para ello analizaremos los lanzamientos en los siguientes segmentos cronológicos:

Años 2001-2003. Este segmento temporal viene precedido del inicio de la Segunda Intifada (2000) y finaliza antes de que el estado de Israel comunique su retirada unilateral de los territorios de Franja de Gaza y Cisjordania. A lo largo de este período cabe destacar las siguientes fortalezas de la organización: con respecto a su capacidad de financiación, ésta se encuentra favorecida por un conjunto de organizaciones pantalla como son la Coalición de Caridad y la Holy Land Foundation for Relief and Development (HLF), entre otras. Además de la financiación proveniente de Irán, las buenas relaciones con Irán también le permiten un mayor entrenamiento de sus actores más radiales al ser entrenados y realizar operaciones con Hezbolá, mientras que los actores que legitiman y apoyan sus acciones se encuentran motivados en su apoyo a la misma al percibir que Hamás es la única organización que puede hacer realmente daño a Israel (Levitt, 2007), pudiendo realizar los primeros lanzamientos de morteros en 2001 y de cohetes en 2002. Esta situación obliga a Israel a poner en marcha la Operación Escudo Defensivo (2002), cuyo objetivo era la destrucción de los lugares de lanzamientos y de túneles, logrando sólo objetivos a corto plazo y no pudiendo dañar la red de la organización, al continuar con los mismos durante 2002 y el posterior aumento en el año 2003.

Años 2004-2005. Fragmento temporal en el que Israel anuncia y se retira de los territorios ocupados (Franja de Gaza y Cisjordania), duplicándose el número de lanzamientos con respecto al periodo anterior. Esto se debe a que a nivel de recursos humanos y materiales, la organización continúa creciendo y expandiéndose, pudiendo desarrollar mejores infraestructuras de entrenamiento, de lanzamiento, depósito de armas, contrabando, etc. (recursos materiales) y a su vez este control y mejora de nuevas infraestructuras le permite por un lado mejorar la capacidad operativa de sus militantes, captar, reclutar y radicalizar a nuevos militantes y difundir de mensajes de odio y discriminación (recursos humanos). La escalada de violencia en 2004 obliga a Israel a poner en marcha la Operación Arco Iris (2004) y a poner en marcha dos operativos con los que elimina a los Jeques Ahmed Yasín y  Abdel Azizi al-Rantissi. Situación que desencadenó en una lucha interna entre el grupo de Khaled Meshaall y Mousa Mohammed Abu Marzook, finalizando la misma sin una ruptura entre ellos y continuando con su objetivo. La Operación Arco Iris, al igual que la Operación Escudo Defensivo, se mostró ineficaz a la hora de deteriorar la red global de la organización, ocasionado solamente daños puntuales y contra los lugares de abastecimiento, lanzamiento, etc.

Años 2006-2009. Este periodo se inicia en 2006 por las elecciones que ganó Hamás ese mismo año, continuado en 2007 con el enfrentamiento directo y expulsión de la Autoridad Palestina, quedando con el control de la región hasta la fecha. Esta situación conlleva que Hamás queda con el control de un espacio físico (Franja de Gaza) lo cual le permite no sólo controlar y construir edificios, campos de entrenamiento, túneles empleados para el contrabando o infiltrarse en territorio Palestino, etc., sino también puede adoctrinar y radicalizar a la población; mejorando por ende sus fortalezas en todos los sentidos, ya que la capacidad de financiación de la misma continua sin ser impedida e incluso promovida en diversos estados como Irán o Qatar. Esta situación se ve plasmada en un aumento progresivo y continuado del número de lanzamiento en los siguientes años, aumentando hasta los 3.716 lanzamientos en 2008. Con respecto a las actuaciones que llevó a cabo Israel, llevó una Operación en 2006 (Lluvia de Verano) y dos en 2008 (Operación Invierno Caliente y Operación Plomo Fundido). Con respecto a la primera Operación llevada a cabo en 2006 fue semejante a las anteriores realizadas. Sin embargo, las Operaciones llevadas a cabo en 2008 permitieron una reducción importante del número de lanzamientos. Esto se debió a que en esa misma fecha Estados Unidos declaró ilegal al HLF (Federal Bureau of Investigation, 2008), ) y la Coalición de Caridad (U.S. Department of the Treasure, 2008), el éxito en la reducción del número de incidencias proviene no sólo de la destrucción de almacenes, túneles, lugares de lanzamiento, enfrentamiento directo con militantes y muerte de los mismos, sino que también se atacó la capacidad de rearme y reconstrucción de la misma; llegando a dañar la estructura global de la organización. Hechos que obligaron a que la organización redujera su actividad durante el siguiente año.

Años 2010-2015. Este periodo se inicia con una revolución en el Mundo Árabe conocida como Primavera Árabe, movimiento que busca una mayor libertad y una apertura de los regímenes imperantes, siendo un ejemplo de esta situación la caída del régimen de Muhammad Husni Sayyid Mubarak en Egipto (2011), el levantamiento contra Bashar Háfez al-Ásad en Siria (2011) que se ha acabado convirtiendo en un conflicto que perdura hasta la fecha y las reformas sociales realizadas en el reino marroquí que otorgan mayor libertad y separación de poderes llevadas a cabo por el rey Mohamed VI en 2011 para hacer frente a los movimientos sociales que solicitaban libertad. Todas estas situaciones de cambios convulsos en las sociedades árabes hacen peligrar sus fuentes de financiación y las relaciones que tenía con esos estados, cuyo objetivo deja de ser la causa palestina y se centran en su propia supervivencia. Estos hechos, hacen que la organización se debilite económicamente y estratégicamente al reducirse sus contactos o capacidad de influencia, junto con la debilidad en la que se encuentra la organización promovida por el ataque directo a sus fuentes de financiación, a sus estructuras (túneles, almacenes, campos de entrenamiento, etc.), la pérdida de actores radicalizados, etc., dejan a Hamás en un estado expectante del devenir de los acontecimientos, reduciendo el número de lanzamientos sin que el estado israelí intervenga para ello. Sin embargo con la estabilización de otras regiones como Marruecos y principalmente la llegada de Mohamed Mursi Isa al-Ayyat de la mano de los Hermanos Musulmanes al poder con las elecciones egipcias de 2012 le permite salir de ese aislamiento político y estratégico bajo en el que se encontraba. Ya que por un lado se trata de una organización que presenta su misma ideología y a su vez se encuentra en contacto directo con la región de Franja de Gaza, permitiendo iniciar nuevas hostilidades contra Israel y casi cuadriplicar el número de lanzamientos en 2012 con respecto a los del año anterior. Situación que obliga a Israel a intervenir en la región mediante la Operación Pilar Defensivo (2012), cuyos objetivos eran la destrucción de túneles y de lugares de lanzamiento, obteniéndose un alto el fuego permanente gracias a la intervención egipcia y a la estrategia de la IDF de asesinar selectivamente a los líderes de Hamás. La operación realizada desgasta principalmente a la organización en las variables de situación estratégica y estructura de mando y control y recursos humanos requiriendo la misma de un tiempo para recomponer su daña red. A ello, debe sumarse el golpe de estado en Egipto en 2013 a manos de Abdelfatah al SiSi, la ilegalización de los Hermanos Musulmanes y  el ataque directo del nuevo gobierno egipcio a Hamás en las sedes y edificios que posé en territorio Egipcio, así como bloqueos en el paso fronterizo de Rafah, derrumbe de túneles, lucha contra el contrabando con el que se financia la organización, etc. deteriora todavía más a una organización ya debilitada. Todo lo anterior, junto con el deterioro de las relaciones con uno de sus máximos patrocinadores, Irán y aliados, Hezbolá, impide que pueda utilizar otras vías para recomponerse. La pérdida de esta alianza estratégica se debió a sus posturas enfrentadas de la guerra siria, al retirar el respaldo al presidente Bashar Háfez al-Ásad y apoyar a los insurrectos de Siria. Todas estas situaciones sitúan a la organización en una situación vulnerable con falta de infraestructuras, fondos para la compra de armas, problemas económicos para realizar sobornos y pagar a sus miembros, falta de personal cualificado y con experiencia en combate que pueda formar a nuevos reclutas, escasos contactos en el plano internacional, etc. reduciéndose a 74 lanzamientos en el año 2013. La situación de debilidad puede originar una lucha interna entre miembros o una pérdida del apoyo poblacional al aparecer un grupo más comprometido con la causa, hecho que les puede llevar a perder el apoyo social; única fortaleza que aún les queda junto al gobierno de la Franja de Gaza (McCauley & Moskalenko, 2008). Por ello, llevan a cabo una escalada de violencia para romper el estatus quo, aumentando a 4.692 lanzamientos durante el año 2014. Situación que obliga a Israel a poner en marcha dos operaciones, una en Cisjordania el 2 de Junio de 2014 (Guardián del Hermano) que consistió en la búsqueda intensiva y arresto de miembros de Hamás en Cisjordania y otra en Gaza el 7 de Julio de 2014 (Margen Protector) con el objetivo de neutralizar el lanzamientos de proyectiles, el sistema de túneles y las infraestructuras militares de la organización. Los resultados de las operaciones reflejan que en 2015 solamente hubo 29 lanzamientos los más bajos desde que se iniciaron.

 

4.- CONCLUSIONES

Una vez enmarcadas las acciones históricas más relevantes que han transcurrido desde el periodo 2001-2015. Se puede dar respuesta al objetivo planteado que era demostrar que el número de lanzamientos que puede realizar Hamás depende de su situación estratégica, recursos materiales y recursos humanos y ligados estos a las actuaciones realizadas por Israel.

 En base a los hechos acaecidos, se observa que la mayor parte de los lanzamientos ocurren cuando la organización presenta una situación de solidez económica, con lazos fuertes a nivel internacional y con un conjunto de individuos entrenados para el combate, viéndose incapaz de realizar lanzamientos en la situación contraria, sobre todo cuando se encuentra sin aliados en la esfera internacional. Mientras que las actuaciones de Israel como por ejemplo Operación Plomo Fundido presentaron éxito sólo cuando consiguieron debilitar la red general de la organización y no sólo un conjunto de la misma, viéndose aumentada su eficacia por la intervención de los Estados Unidos al declaran ilegal una de sus principales organizaciones pantalla.

Esta situación permite establecer que el número de incidentes que es capaz de realizar la organización Hamás, medido mediante el lanzamiento de morteros y cohetes, se ve determinado por la situación en la que se encuentra en ese momento la organización, es decir, por los recursos materiales que presenta, el conjunto de individuos que la apoya y milita en ella y por la capacidad de sus líderes de establecer objetivos y hacerlos valer como la disposición de un territorio sobre el que operar y hacer regir sus normas y dogmas. A su vez, las actuaciones de Israel o la de otros estados como Egipto o Estados Unidos median en su capacidad operativa pero de manera indirecta, ya que directamente afectan a las fortalezas de la organización, que son éstas quien en última instancia permiten que la organización puede llevar a cabo sus acciones (De la Corte, 2006); pudiéndose añadir la variable: voluntad de atacar a Israel, que actuaría de manera indirecta sobre la capacidad operativa de la organización. Al influenciar las acciones y metas que ésta presente (Ver Grafico 4).

Gráfico 4.

 

Por último cabe destacar aquellas acciones que han debilitado en mayor medida la capacidad operativa de la organización, son aquellas que se han realizado con ayuda de otros estados al asfixiarla tanto económicamente  como en su capacidad de maniobra; destacando aquellas que han destruido los túneles que empleaba para abastecerse de armas y contrabando, a la vez que estados como Egipto que antes eran afine a ésta le atacaban de manera directa las infraestructuras que poseían en su territorio. Por lo que la forma más eficaz en función del análisis realizado de debilitar a la organización no es una operación unilateral contra la misma ya que eso hace que estados árabes u otros estados del mundo que no la apoyaban o financiaban directamente se posicionen de su parte y le ayuden en las labores de reconstrucción, permitiéndole construir nuevamente sus infraestructuras y obteniendo un apoyo público y social hacia su causa, dándole una mayor capacidad de maniobra. Hechos que pueden observarse tras las Operaciones Escudo Defensivo y Arco Iris cuya eficacia a la hora de reducir el número de lanzamientos fue mínima y siendo el resto de operaciones realizadas como Plomo Fundido o Margen Protector exitosas por otros factores no integrados en exclusividad a las Operaciones como atacar sus fuentes de financiación, la Primavera Árabe, las dificultades prexistentes, etc.; siendo la mejor acción de actuación el aislamiento del plano internacional y de la esfera económica, cuya línea de actuación sería la obtención de acuerdos con los gobiernos en los que operan para que sean estos quienes realicen las acciones más confrontativas, mientras el gobierno de Israel debe centrarse en la lucha contra los mecanismos de financiación, evitación de la radicalización por ejemplo apoyando a grupos contrarios a la radicalización y un mayor control sobre la construcción y uso de las infraestructuras, a la vez que intenta llegar a acuerdos con diversos  estados que respaldan su actuación en Gaza o Cisjordania cuando la situación ha alcanzado tal grado de violencia que se ve obligado a intervenir. De esa forma evitará el posicionamiento de los estados en contra de medidas lícitas y de defensa de su seguridad nacional.

 

5.- DISCUSIÓN Y LIMITACIONES

El modelo presentado puede ser útil y por consiguiente aplicable a toda organización terrorista, solo hay que enmarcarlo en su contexto, situación y objetivos que presenta. De esta manera, permite focalizar y emplear los recursos que presenta un estado para originar el mayor daño posible a la estructura que presenta la organización, limitando por ende su capacidad de actuación. Las conclusiones a las que he llegado son semejantes a otras realizadas por estudios, como el llevado por High Level Military Group (2015) que estudió como primer objetivo el cumplimiento de la Ley de Conflictos Armados (LOAC) por parte de Israel durante la operación Margen Protector en 2014, concluyendo que la intervención militar llevada a cabo por Israel cumplió ampliamente lo estipulado por dicha ley y que la acción militar compuesta por ataque aéreo y despliegue terrestre consiguió reducir el número de ataques perpetrados por Hamás, al destruir los túneles e infraestructuras militares, lo cual es beneficio a corto plazo pero no soluciona el problema a medio y largo plazo. En otro estudio llevado a cabo por Jordán (2015) que comparó el número de incidentes llevados a cabo por diferentes organizaciones terroristas en suelo europeo y estadounidense propone que la voluntariedad real de las organizaciones es lo que hace que focalicen sus acciones en un territorio o en otro. Si atendemos a AQMI, ésta presenta su interés en el Magreb Islámico y pese a su retórica no ha atacado a occidente salvo en contadas ocasiones. Un cambio en ese paradigma hará que ataque o se centre en regiones diferentes a las actuales. Esa idea queda recogida en el esquema propuesto al actuar la voluntariedad como variable mediadora entre fortalezas/debilidades y capacidad operativa.

Sin embargo, es necesario realizar nuevas investigaciones para la organización que nos ocupa en particular, que empleen más de una medida de letalidad como por ejemplo armas de fuego, atentados suicidas, detonaciones, puñaladas, etc. para poder conocer si realmente se ha visto afectada la organización en todo su conjunto o solo esa acción (Israel Security Agency, s.f.b). A su vez, se deben realizar otras investigaciones que permitan especificar cuáles son los puntos fuertes y débiles de otras organizaciones, así como cuáles son las acciones antiterroristas que más las debilitan para poder establecer un margen de actuación eficaz y eficiente que permita deteriorarlas a medio y largo plazo.

 

Alejandro Álvarez Pérez es psicólogo general sanitario con experiencia en clínica como en experimental, habiendo colaborado en diversos proyectos llevados a cabo en la Universidad de Granada.

 

6.- REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

BBC (2009a), “Q&A: Gaza conflict”, January 18.

BBC (2009b), “Hamas rocket attacks war crimes”, August 6.

Cohen, Eli (2014), “La corrupción de Hamás”, El medio, 10 de julio.

De la Corte, Luis. (2006). “El terrorismo visto desde las teorías sobre los movimientos sociales”. Revista de Psicología Social, Vol. 21, No. 2, pp. 185-190.

de San Román, Pablo (2009), “La ONU deja de enviar ayuda a Gaza por las confiscaciones de Hamás”, El Diario Exterior, 8 de febrero.

El Economista (2009), “Hamás confisca parte de la ayuda humanitaria de la ONU en Gaza”, 4 de febrero.

El Mundo (2006), “Los resultados oficiales confirman una aplastante victoria de Hamás”. 26 de enero.

El Mundo (2010), “Escándalo sexual y corrupción al descubierto en la Autoridad Palestina”, 11 de febrero.

El Mundo (2016a), “Atacantes palestinos matan a tiros a 4 personas en Tel Aviv”, 8 de junio.

El Mundo (2016b), “De luchar en Irak y Afganistán a morir como turista en Israel”, 9 de marzo.

El Mundo (2016c), “La base militar que Hamas construyó con el dinero de una ONG de ayuda humanitaria”, 8 de agosto.

Emergui, Sal (2016a), “El director de una ONG internacional, acusado de desviar fondos para financiar el brazo armado de Hamas”, El Mundo, 4 de agosto.

Emergui, Sal (2016b), “Dos muertos y seis heridos en un ataque armado en Jerusalén”, El Mundo, 9 de octubre.

Federal Bureau of Investigation. (2008). “No Cash for Terror: Convictions Returned in Holy Land Case”. Disponible en https://archives.fbi.gov/archives/news/stories/2008/november/hlf112508 consultado el 2 de julio de 2017.

Fuerza de Defensa de Israel. (2014). “8 Ataques terroristas que deberías de conocer” 25 de noviembre. Disponible en https://www.idfblog.com/spanish/8-ataques-terroristas-que-deberias-de-conocer/ consultado el 8 de abril de 2017.

Goyre, Lucas. (2015), “Cronología del horror: sólo en 13 días Israel sufrió 27 ataques terroristas”, Infobae, 13 de octubre.

Gray, Amber. (2010), “HAMAS: Non-Violent Political Activities”, Global Security Studies, Vol. 1, No. 3, pp. 125-129.

Gunaratna, Rohan. & Oreg, Aviv. (2010), “Al Qaeda's Organizational Structure and its Evolution”, Studies In Conflict & Terrorism, Vol. 33, pp. 1043-1078.

Hatzad (2016), “Educación al odio 8º Festival Infantil Palestino Jan Yunes (Gaza)”, 28 de agosto.

High Military Group. (2015), “Evaluación del conflicto de Gaza de 2014”, Friends of Israel Iniciative.

Infobae (2015), “Irán revive sus relaciones con el grupo terrorista Hamas para intimidar a Israel”, 22 de abril.

Israel Security Agency (s.f.a), “"Dawa" – Hamas' Civilian Infrastructure and its Role in Terror Financing”. Disponible en http://www.shabak.gov.il/english/enterrordata/reviews/pages/dawa%E2%80%93hamas-report.aspx consultado el 8 de abril de 2017.

Israel Security Agency (s.f.b), “Fatalities and injuries in the last decade”. Disponible en  https://www.shabak.gov.il/English/EnTerrorData/decade/Fatalities/Pages/default.aspx consultado el 8 de abril de 2017.

Israel Security Agency (s.f.c), “Hamas Exploitation of Medical Institutions”. Disponible en http://www.shabak.gov.il/english/enterrordata/reviews/pages/hamasshield.... consultado el 8 de abril de 2017.

Israel Security Agency (s.f.d), “Mortar Shell launching attacks”. Disponible en http://www.shabak.gov.il/English/EnTerrorData/decade/Mortar/Pages/default.aspx consultado el 8 de abril de 2017.

Israel Security Agency (s.f.e), “Rocket Launching”. Disponible en http://www.shabak.gov.il/English/EnTerrorData/decade/Rocket/Pages/default.aspx consultado el 8 de abril de 2017.

Israel Security Agency (2016), “2015 Annual Summary Terrorism and CT Activity Data and Trends. March 10, disponible en  http://www.shabak.gov.il/english/enterrordata/archive/annual/pages/2015annualsummary.aspx consultado el 8 de abril de 2017.

Israeli Missions Around the World. (2007). “Anti-terror operations in Nablus. Israel”, February 27, disponible en http://embassies.gov.il/MFA/FOREIGNPOLICY/Terrorism/Palestinian/Pages/Anti-terror%20operations%20in%20Nablus%2027-Feb-2007.aspx consultado el 8 de abril de 2017.

Jordán, Javier. (2015). “Incidencia del terrorismo yihadista en Estados Unidos y Europa Occidental. Un análisis comparado”, Revista Española de Ciencia Política, Vol. 37, pp. 89-117.

Jost, John., Banaji, Mahzarin. & Nosek, Brian. (2004), “A Decade of System Justification Theory: Accumulated Evidence of Conscious and Unconscious Bolstering of the Status Quo”, Political Psychology, Vol. 25, No. 6, pp. 881-919.

Levitt, Matthew. (2007), Hamás: política, beneficencia y terrorismo al servicio de la yihad, Barcelona: Belacqua.

López Alonso, Carmen. (2007), Hamás. La marcha hacia el poder, Madrid, España: La Catarata.

McCauley, Clark. & Moskalenko, Sophia. (2008), “Mechanisms of Political Radicalization: Pathways Toward Terrorism”, Terrorism and Political Violence, Vol. 20, pp.415-433.

Mutti, Claudio (2013), “¿El Islamismo contra el Islam?”, EURASIA, 13 de febrero.

O´Brien, Timothy. (2003), “U.S. Presses Saudis to Police Accounts Used to Aid Palestinians”, The New York Times, June 24.

Reinares, Fernando. (2010), “The Madrid Bombings and Global Jihadism”, Survival, Vol. 52, No. 2, pp. 83-104.

Rivas Torres, Mercè (2015), “Gaza y Cisjordania, cada vez más divididas”, Internacional, 23 de octubre.

Sanz, Juan Carlos. (2016), “Un palestino mata a tiros a dos israelíes en Jerusalén”, El País, 10 octubre.

Schoffstall, Joe (2015), “Qatari Group Accused of Funding Hamas Hires D.C. Lobbyist”, The Washington Free Beacon, August 4.

Suanzes, Pablo. (2014), “El Tribunal de Justicia de la UE ordena retirar a Hamas de la lista de organizaciones terroristas”, El Mundo, 17 de diciembre.

Toameh, Khaled Abu (2015), “¿Qué están haciendo los palestinos con el dinero estadounidense?”, Gatestone Institute, 24 de agosto.

Torres, Manuel. (2011). “The evolution of the discourse of Al Qaeda in the Islamic Maghreb: themes, countries and individuals”, Mediterranean Politics, Vol. 16, No. 2, pp. 279-298.

Trujillo, Humberto Manuel., González-Cabrera, Joaquín., León, Cristóbal., Valenzuela, Carolina & Moyano, Manuel. (2006), “De la agresividad a la violencia terrorista: Historia de una patología psicosocial previsible (parte I)”, Psicología conductual, Vol. 2, No. 12, pp. 273-288.

Trujillo, Humberto Manuel., Moyano, Manuel., León, Cristóbal., Valenzuela, Carolina., & González-Cabrera, Joaquín. (2006), “De la agresividad a la violencia terrorista: Historia de una patología psicosocial previsible (parte II)”, Psicología conductual, Vol. 2, No. 14, pp. 289-303.

Tucker, Jonathan. (2003) “Strategies for Countering Terrorism: Lessons From the Israeli Experience”, National Criminal Justice Reference Service, disponible en https://www.ncjrs.gov/App/publications/abstract.aspx?ID=200119 consultado el 8 de abril de 2017.

U.S. Department of the Treasure. (2008). “Treasury Designates the Union of Good (HP-1267)”. Disponible en https://www.treasury.gov/press-center/press-releases/Pages/hp1267.aspx consultado el 25 de octubre de 2016.

Wilson, David Sloan. & Sober, Elliot. (1994). “Reintroducing group selection to the human behavioral sciences”, Behavioral and Brain Sciences, Vol. 17, No. 4, pp. 585-654.

 

Editado por: Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI). Lugar de edición: Granada (España). ISSN: 2340-8421.

Licencia Creative Commons
Bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported