¡Roma no se hizo en un día!

Versión para impresiónVersión para impresión

El pasado 4 de julio publicaba en este blog un comentario titulado “Seguridad Nacional 2.0”. En él adelantaba lo que desde mi punto de vista depararía la nueva etapa que se iniciaba con el nombramiento del General Miguel Ángel Ballesteros Martin como director del Departamento de Seguridad Nacional. Un nombramiento que recaía en una persona de reconocido prestigio profesional en el ámbito de la seguridad y del pensamiento estratégico.

Durante este periodo se ha producido una reunión del Consejo de Seguridad Nacional durante el mes de julio en la que se aprobó el Informe Anual de Seguridad Nacional 2017; y hasta cinco reuniones de los diferentes Consejos y Comités Especializados de los que ha ido informando puntualmente la página web del Departamento de Seguridad Nacional.

De los resultados alcanzados en estas reuniones, quizás los más importantes sean la ratificación de la validez de la Estrategia de Seguridad Marítima Nacional y los trabajos para la próxima publicación de la revisión de la Estrategia de Ciberseguridad Nacional y de la Estrategia de Seguridad Aeroespacial Nacional.

Sin embargo, lo más más sorprendente de estas reuniones ha sido la participación del General de Brigada de la Guardia Civil D. Manuel Contreras, nombrado Autoridad Coordinadora para hacer frente a la migración irregular en el Estrecho de Gibraltar, en el Consejo de Seguridad Marítima Nacional celebrado el día 10 de octubre y no en el Comité Especializado de Inmigración cuya reunión se celebró el 21 de septiembre.

En el fondo esta situación no debería causar sorpresa, puesto que la Orden del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad que hizo público el Acuerdo del Consejo de Ministros por el que se disponía la creación de esa Autoridad de Coordinación no citaba ni una sola vez al Comité Especializado de Inmigración, ni al Consejo de Seguridad Nacional, ni a su órgano de trabajo permanente, el Departamento de Seguridad Nacional), ni tampoco al Sistema de Seguridad Nacional.

Más cerca en el tiempo, se ha producido la comparecencia del director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno para presentar el estado de situación del Sistema de Seguridad Nacional, la Estrategia de Seguridad Nacional 2017 y el Informe Anual de Seguridad Nacional 2017.

Esta comparecencia, como el propio director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno afirmaba en su introducción, fue atípica. Atípica por presentar una Estrategia de Seguridad Nacional diez meses después de su publicación; por dar a conocer un Informe Anual de Seguridad Nacional referido al año 2017 casi finalizando 2018; pero sobre todo, por presentar un estado de situación del Sistema de Seguridad Nacional en el que no se hizo ni una sola referencia al grado de desarrollo en el que se encuentran los cinco objetivos establecidos en la Estrategia de Seguridad Nacional, ni tampoco a aspectos pendientes de desarrollar de la Ley de Seguridad Nacional tan necesarios como la contribución de recursos y la gestión de crisis en el marco del Sistema de Seguridad Nacional.

Finalizaba aquel comentario señalando que muchos e importantes son los retos que aún tiene que afrontar la Seguridad Nacional en España, fruto de una falta de cultura estratégica y de Seguridad Nacional en el seno de la Administración General del Estado. Una cultura de Seguridad Nacional que permita abandonar de forma definitiva concepciones obsoletas e insostenibles para hacer frente, en el marco del Sistema de Seguridad Nacional, a unas amenazas que poseen cada vez un carácter más transversal y asegure la necesaria agilidad en la gestión de situaciones de crisis.

Quizás ese fomento de la cultura de Seguridad Nacional en el seno de la Administración General del Estado permita recuperar una mayor periodicidad en las reuniones del Consejo de Seguridad Nacional, que en los últimos doce meses solo ha encontrado ocasión para reunirse en dos ocasiones.

Los meses transcurridos arrojan un balance de luces y sombras sobre la construcción del Sistema de Seguridad Nacional. Además, el tiempo restante de Legislatura, con la publicación prevista de dos estrategias cuya implementación dependerá del conceso entre partidos tras el proceso electoral si no quieren ser únicamente meros documentos declarativos, no recomienda plantearse grandes objetivos como ya advertíamos en su momento.

No obstante, el Departamento de Seguridad Nacional, como órgano de trabajo permanente del Consejo de Seguridad Nacional, sigue teniendo un ímprobo trabajo para hacer cultura de Seguridad Nacional, fundamentalmente en el ámbito de la Administración General del Estado, y corregir algunas de las sombras a las que hemos hecho referencia en este comentario.

¡Roma no se hizo en un día!

Samuel Morales es Teniente Coronel de Infantería de Marina (DEM) de la Armada Española y antiguo alumno del Máster On-line en Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional de la Universidad de Granada